Viajes a Jordania

Descubre los mejores circuitos y viajes a Jordania

Descubre y explora Jordania, de la forma más cómoda y completa con nuestros circuitos. Disfruta de la cultura y la naturaleza con estos viajes organizados que te permitirán visitar lugares mágicos como la "Ciudad Rosa"y su impresionante Tesoro de Petra o la ciudad de Madaba y sus preciosos mosaicos que te enamorarán. Te adentrarás en el famoso desierto de Wadi Rum y flotarás con facilidad en las aguas terapeúticas del profundo Mar Muerto. No lo dudes, visita Jordania.

CIRCUITOS
5 circuitos
Jordania: Lo mejor de Jordania

Jordania, 8 días

Visitando: Amman, Petra, Wadi Rum, Aqaba y Mar Muerto

Empápate de cultura en este circuito por Jordania. Recorre la Ciudad Rosa de Petra, sube a 4x 4 y visita el parque natural de Wadi Rum y siente el poder de las aguas del Mar Muerto.

Israel: Israel y Jordania... Donde todo comenzó especial mayores

Israel, 8 días

Visitando: Tel Aviv, Nazaret, Lago y sus Entornos, Tabgha, Jerash, Petra, Madaba, Monte Nebo, Amman, Jericó, Mar Muerto, Jerusalén, Belén

Conoce los maravillosos rincones de Israel y Jordania. En este circuito visitarás auténticos tesoros como el monte de los Olivos en Jerusalén, el templo del Tesoro en Petra o el disfruta de un baño en el mar Muerto.

Jordania: Un espectacular patrimonio

Jordania es la cuna de la fe, ideal para los interesados en el mundo antiguo y sus misterios y encantos. Anfiteatros romanos, castillos cruzados, mosaicos cristianos o monumentos musulmanes son algunos de los restos que el pasado histórico ha dejado en el país. Además, posee desiertos como el Wadi Rum, oasis, flores primaverales en áridas colinas, cañones por donde fluyen aguas de forma estacional, frondosos bosques, enormes praderas o el punto más bajo del planeta en el mar Muerto.

Situada en Asia, Jordania es una región de Oriente Medio y cuenta con más de 10 millones de habitantes. Es un lugar propiamente desértico, pero también posee bosque mediterráneo y praderas al oeste del país. De hecho, en Jordania se pueden incluso llegar a diferenciar hasta cinco ecorregiones. No obstante, aquello que realmente hace diferente y rico a este país es su gran patrimonio cultural. En esta misma línea, cabe destacar que, gracias a su riqueza arqueológica, Jordania tiene una de las “nuevas siete maravillas del mundo moderno”, Petra y sus increíbles y asombrosas arquitecturas históricas y culturales. También en este país, cuna de la fe, se encuentran preciosos y magníficos Castillos del Desierto como el musulmán Qasr Kharana o el romano Qasr Al-Hallbat. Por otro lado, fruto de la época de las Cruzadas, hay edificaciones emblemáticas en forma de castillos como Ajlun, Karak o Shobak. Por otra parte, no hay que olvidar la belleza natural del país, la tierra de arenisca erosionada, las enormes dunas rojizas, los espectaculares acantilados o los encantadores oasis del asombroso desierto de Wadi Rum, ni tampoco el hecho de que parte de su costa esté bañada por el mar Muerto, donde se encuentra el punto más bajo del planeta (hasta 435 metros de profundidad).

Sin lugar a dudas, Petra, -“piedra” en griego- es uno de los sitios que el viajero ha de señalar en el mapa. Siendo una de las nuevas “siete maravillas del mundo moderno”, esta ciudad excavada y esculpida en la piedra (de ahí su nombre) aguarda un maravilloso patrimonio cultural e histórico. La estructura arquitectónica más emblemática es Al Khazneh (el Tesoro), aunque también se encuentran la espectacular Tumba del Obelisco, el increíble Teatro Romano o la inmensa fachada del Monasterio, de 45 metros de altura.

Otro de los lugares que hay que conocer es la capital del país, Amán, el centro comercial, industrial y administrativo de Jordania. La capital, donde viven más de cuatro millones de habitantes, es una de las ciudades árabes más liberales y occidentales. Está situada en una región montañosa al noroeste de Jordania y en ella encontrarás varios tesoros como el Museo Arqueológico, la antigua acrópolis griega, el palacio Umayyad o el teatro romano. No obstante, el lugar por excelencia que hay que visitar es la Ciudadela, un lugar histórico en el centro de la urbe, uno de los habitados continuamente más antiguos del mundo. En él se aprecian el Templo romano de Hércules, el Palacio Omeya, Cisterna de agua Umayyad, la Iglesia Bizantina, la Torre de vigilancia Ayyubid y el Templo de Hércules.

Pero a pesar de tener grandes centros urbanos, Jordania es un paisaje desértico. Uno de los principales es Wadi Rum, también conocido como el Valle de la Luna, situado a unos 1,600 metros de altitud. Se trata de una región montañosa formada por granito y arenisca al sur del país. Con un paisaje marciano, propio de una película de ciencia-ficción, el desierto es un área protegida y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, aguarda espectaculares formaciones rocosas de más de 1,500 metros de altitud, como Los Siete Pilares de la Sabiduría, nombre que hace honor a un libro de una persona histórica como fue Lawrence.