Viajes y circuitos a Costa Rica

Descubre los mejores circuitos y viajes a Costa Rica

Costa Rica tiene un sinfín de buenas razones para invitar al viajero a que la descubra. Conoce la biodiversidad de Costa Rica con estos circuitos pensados para ti. A pesar de su pequeño tamaño geográfico, Costa Rica posee un gran porcentaje de variedad en fauna y flora mundial, definiéndola como el paraíso natural mejor conservado del globo terráqueo. Su diversidad paisajística es otra de las razones. Con los viajes organizados a Costa Rica conocerás sus volcanes, playas, selvas, ciudades y pueblos preciosos, praderas de un verde exuberante son algunos de los escenarios que te podrás encontrar en este increíble destino.

CIRCUITOS
4 circuitos
Costa Rica: Esencias del Trópico y Guanacaste

Costa Rica, 11 días

Visitando: San José, Parque Nacional Tortuguero, Volcán Arenal, Monteverde y Guanacaste

Visita lo mejor de Costa Rica en este circuito de 11 días. Observa la desovación de las tortugas en el Parque Tortuguero, admira el volcán Arenal y avista un quetzal en Monteverde.

Costa Rica: Tortuguero, Arenal, Monteverde y Manuel Antonio

Costa Rica, 11 días

Visitando: San José, Parque Nacional Tortuguero, Volcán Arenal, Monteverde y Manuel Antonio

Goza de un viaje sin igual a Costa Rica con este circuito. Tírate en tirolina por la selva cerca del volcán Arenal, cruza los puentes colgantes en el Bosque Nuboso de Monteverde y báñate en las playas de Manuel Antonio.

Costa Rica: Costa Rica especial mayores

Costa Rica, 9 días

Visitando: San José, Parque Nacional Tortuguero y Arenal

Costa Rica salvaje te está esperando para que la conozcas cómodamente. Piérdete en la plantación de café en Doka, navega en barco por el Parque Nacional Braulio Carrillo y pasea por los bellos jardines del Tilajari.

El lugar donde te espera la pura vida

Es difícil que encuentres un país con una riqueza natural similar a Costa Rica. ¿Sabes que es la nación del mundo con más terreno bajo protección? ¡Un tercio de su superficie está englobada dentro de una reserva natural! ¿Sabes que, pese a ocupar apenas una décima parte de España, Costa Rica te ofrece doce ecosistemas diferentes? ¿Dónde puedes encontrar algo así, querido viajero? Y es que en Costa Rica se concentran varios microclimas, el terreno es extremadamente variado –desde volcanes a llanuras, pasando por bosques y playas- porque, no lo olvides, el país esté enclavado en una de las áreas más movidas del planeta. En definitiva, la Madre Naturaleza le ha dado mil privilegios a la región pero ojo, también ha contado con un aliado poco habitual: la voluntad popular y las administraciones, que desde hace mucho tiempo han demostrado un interés extremo por conservar la riqueza natural del país. Todo ello ha permitido que viajero con B como tú puedan viajar ahora a Costa Rica para encontrar lo que ellos llaman ‘Pura Vida’. ¿Quieres saber por qué? Lo vas a descubrir en cuanto aterrices en San José.

Dominando las llanuras del norte del país se encuentra el impresionante Volcán Arenal, convertido sin duda en uno de los símbolos del país, especialmente desde que el 29 de julio de 1968 decidió despertar de su letargo y abandonar siglos de inactividad. Desde entonces no ha parado de expulsar cenizas, humo e incluso lava. De hecho, uno de los mejores espectáculos que se puede contemplar en la región es admirar el volcán en los días despejados y, con un poco de suerte, observar, de noche, cómo brilla la lava que cae por sus laderas. Además, la zona que le rodea es extremadamente rica y te permitirá disfrutar entre una larga lista de opciones para exprimir al máximo tu tiempo.
Otro de sus atractivos de Costa Rica, es el Parque Nacional Tortuguero no sólo vive de las tortugas, sino que además es famoso mundialmente por ellas. Y es que, desde hace siglos, acoge a la mayoría de las especies de tortugas marinas que hay en el mundo para un momento clave de sus vidas: el desove. Guiadas por su instinto, las hembras se aventuran a salir a la playa para enterrar en las oscuras arenas de Tortuguero sus huevos y dejarlos allí hasta que las crías rompan el cascarón y vuelvan corriendo al agua del Caribe. El espectáculo que desarrollan estos animales es uno de los fenómenos naturales que tienes que ver al menos una vez en la vida. Además de esto, en Tortuguero se puede contemplar una enorme riqueza natural surcando las aguas de sus canales que conectan todas las zonas del gran parque natural, situado en la zona más húmeda del país.
Además de los parques naturales, Costa Rico posee playas espectaculares como Playa Jacó, uno de los lugares más turísticos de Costa Rica. Hasta hace unos años, era el principal punto de evasión vacacional de los habitantes del interior del valle central, que acudían allí en sus días libres para disfrutar del mar. Los encantos de la región se fueron haciendo conocidos y ahora es uno de los grandes destinos de playa de Costa Rica. Allí encontrarás todo lo necesario para pasar unos entretenidos días de sol, playa y actividad. Por ejemplo, para un plan tranquilo, se puede disfrutar de la bendita brisa en los tres kilómetros de arena de Playa Jacó o en Playa Herradura. Y si se quiere algo más de actividad, hay muchos planes para escoger: natación, buceo, snorkel, surf, pesca en la orilla, excursionismo, kayak, ala delta, balneario, paseos a caballo…
Costa Rica lleva años siendo un referente para el ecoturismo y buena parte de su buena y merecida fama procede de la excelsa riqueza de la región de Monteverde. Esto es fácilmente comprobable, a medida que se asciende las montañas y uno se adentra en el corazón de la cordillera de Tilarán hasta llegar a los 1400 metros sobre el nivel del mar donde se halla un espléndido bosque nuboso lleno de vida. Este lugar ofrece un sinfín de actividades para disfrutarlo y escoger el plan que mejor se adapte a los gustos del visitante. Desde la adrenalina de las tirolinas hasta la emoción de las caminatas o los paseos a caballos pasando por la posibilidad de avistar decenas de animales, tanto en libertad como el ranario, el serpentario o el centro de mariposas. Los primeros colonos de esta región fueron los cuáqueros. Varias familias de esta escisión de la iglesia anglicana británica tuvieron que ir huyendo de los países a los que llegaban y acabaron en Costa Rica, atraídos por la abolición del ejército y la riqueza de la zona. Ellos fueron quienes decidieron mantener el bosque nuboso y adaptarse a él para llevar una vida tranquila.
Para conocer la costa nada mejor que visitar el parque natural de Manuel Antonio. Pequeño pero matón. Así es el Parque Nacional Manuel Antonio, el que tiene menos extensión de toda Costa Rica pero, a pesar de ello, ofrece una gran biodiversidad, con abundantes especies salvajes y sensacionales playas. Su nombre es un homenaje a un conquistador español y se creó en 1972. El parque mantiene alguna restricción de paso, así que es mejor informarse bien antes de visitarlo. Es la mejor manera de asegurar la conservación de la zona y permitir la supervivencia de la fauna como los coatíes, perezosos, tucanes y guacamayos rojos, entre otros animales. Uno de los grandes atractivos del parque, por el que recibe la mayoría de las visitas, es la posibilidad que tendrás de combinar alguna de las mejores playas del país, como Espadilla Sur, Playa Manuel Antonio o Playa Playitas con una profunda red de bosques donde seguir disfrutando de la intensa naturaleza costarricense.