Viajes y circuitos a Suecia

Descubre los mejores circuitos y viajes a Suecia

Los mejores viajes a Suecia, uno de los países más visitados y mejor valorados de Escandinavia, gracias a su increíble naturaleza, a sus dinámicas y modernas ciudades y a su estilo de vida tranquilo y respetuoso con el medio ambiente. Disfruta de un circuito a esta maravillosa nación del norte de Europa y descubre los encantos de Estocolmo y Göteborg, la belleza de sus parques nacionales y el incomparable espectáculo que supone contemplar la aurora boreal con nuestros viajes organizados a Suecia.

CIRCUITOS
11 circuitos
12

Una tierra increíble con atractivos para todos los gustos

De entre todas las maravillosas cualidades con las que cuenta Suecia, hay una que destaca por encima de las demás: esta bella nación ha sabido combinar a la perfección su espectacular naturaleza y su afán de conservación con una notable vocación de modernidad y desarrollo económico, social e industrial.

Suecia es naturaleza virgen, bosques impenetrables en su extremo norte y soleadas playas y exuberantes tierras de cultivo en el sur, rebaños de renos, miles de lagos, páramos helados, acogedoras cabañas, islas rocosas y tradición vikinga. Suecia es, también, un país escandinavo de Europa del Norte que forma parte de la Unión Europea y que se encuentra entre las naciones más ricas del mundo. Los ciudadanos suecos se enorgullecen de su sistema político y social, y no tienen inconveniente en demostrarlo ante todo el mundo.
Los meses cálidos del verano invitan a tomar el sol, nadar y pasear a pie, en piragua o bicicleta bajo el sol de medianoche. Cualquier oportunidad es buena para disfrutar de la naturaleza, de la brisa del mar en las terrazas de la playa y de unas mariscadas que se prolongan hasta bien entrada la noche. En invierno, el tiempo invita a esquiar, a montar en trineos tirados por perros y a contemplar las auroras boreales. Para practicar esquí de fondo en Laponia, basta con tomar los esquíes y salir; para los deportes de descenso, como heliesquí o snowboard, Åre es la mejor opción. Cuando el tiempo se pone desapacible, siempre quedan los museos, los restaurantes y los locales nocturnos de la cosmopolita Estocolmo o de la animada Göteborg.
La capital del país, y su ciudad más poblada, es Estocolmo, una urbe de gastrónomos, en la que el diseño domina todos los aspectos de la vida. ¿Por qué no hacer que las cosas funcionales sean además bonitas? Estocolmo es conocida por su belleza, su arquitectura, su agua limpia y abierta y sus numerosos parques, jardines y canales. Se asienta sobre 14 islas, y existe un total de 57 puentes que comunican los diferentes barrios de Estocolmo. En la ciudad se localizan importantes universidades, y aquí se celebra cada año la ceremonia anual de los Premios Nobel.
A pesar de su espectacular casco antiguo, conocido como Gamla Stan, la capital sueca es una ciudad moderna y dinámica. Algunos de los lugares de la geografía de Estocolmo que deberían figurar en la lista de visitas de cualquier viajero: Skansen, el primer museo al aire libre del mundo; Vasamuseet, un museo construido para albergar el enorme barco de guerra Vasa que, en su viaje inaugural (1628), se hundió en el mismo puerto; Kungliga Slottet, el imponente Palacio Real de Estocolmo; Millesgården, residencia y estudio del escultor Carl Milles (1875-1955); el Stadshuset, o Ayuntamiento de la ciudad; el Historiska Museet, cuya colección histórica abarca 10 000 años de cultura sueca; Drottningholm, la residencia real; el Moderna Museet, museo de arte moderno, y la Fotografiska.
Göteborg, otro lugar de interés turístico, es una ciudad de contrastes, con elegantes museos, agradables parques, osados diseñadores y cocina vanguardista.
Las ciudades suecas acogen muchas de las actividades de este pueblo laborioso y creativo. No obstante, la naturaleza ha regalado a Suecia unos dones excepcionales que hacen de este país un verdadero número uno entre los destinos turísticos de naturaleza del mundo. Y el mejor ejemplo de ello es la aurora boreal, que se puede contemplar en ciertos puntos del territorio sueco. También resulta impactante la costa de Bohuslän, de una belleza descarnada y agreste. Sus escollos están repletos de aves, y sus pueblos, de vivos colores, destacan entre las rocas.
A veces, la imaginación y el trabajo del hombre colaboran con la naturaleza, para dar lugar a nuevas maravillas. Por ejemplo, en el Glasriket, la destreza de los sopladores de vidrio da lugar a bellas y prácticas obras de arte. O la Inlandsbanan, una histórica línea ferroviaria que funciona solo en verano y que permite contemplar pequeñas poblaciones mineras, profundos bosques verdes y rebaños de renos.
Suecia posee numerosos tesoros incluidos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Entre ellos destacan el Palacio de Drottningholm, residencia de la familia real; el Pabellón chino de Drottningholm; Skogskyrkogården; los Grabados rupestres de Tanum; las Granjas de Hälsingland y las fraguas de Engelsberg.