Viajes y circuitos a Finlandia

Descubre los mejores circuitos y viajes a Finlandia

Pon rumbo al norte con un viaje a Finlandia y vive una experiencia viajera sin igual. Explora con los circuitos a Finlandia todos los rincones de Helsinki, su capital, maravíllate con los espectaculares parques nacionales que hay por todo el país, y déjate seducir por el espíritu nórdico. Disfruta con la rica y variada gastronomía finlandesa, contempla el espectáculo de la aurora boreal y conoce en persona el lugar donde trabajan los elfos de Santa Claus con estos viajes organizados a Finlandia.

CIRCUITOS
14 circuitos
Rusia: Mini Tour Helsinki y San Petersburgo

Rusia, 6 días

Visitando: Helsinki, Tallin, Porvoo, San Petersburgo

Déjate sorprender por Helsinki, disfruta cada rincón de la mágica Tallin, pasea sin prisa por las calles empedradas de Porvoo y acaba tu viaje entre palacios, avenidas e iglesias en la siempre elegante San Petersburgo.

Rusia: Rusia Clásica y Helsinki

Rusia, 10 días

Visitando: Moscú, San Petersburgo, Helsinki

Rusia y Finlandia son los protagonistas en este circuito de 10 días donde conocerás la catedral de San Basilio en Moscú, pasearás por la avenida Nevsky en San Petersburgo y explora el enigmático parque de Suomenlinna en Helsinki.

Suecia: Perlas del Báltico y Fiordos

Suecia, 11 días

Visitando: Helsinki, Estocolmo, Fiordos, Bergen, Oslo

Descubre el Báltico en dos de sus mejores países: Suecia y Finlandia. Conoce uno de los símbolos de Helsinki, su catedral, elige si ir o no a pasear por Tallin y surca el archipiélago de Estocolomo.

Finlandia: Rusia clásica y Perlas del Báltico

Finlandia, 13 días

Visitando: Moscú, San Petersburgo, Helsinki, Báltico y Estocolmo

Coge tu mejor bufanda y tu abrigo más calentito, y pon rumbo a las lejanas e insólitas tierras de Rusia para conocer Moscú y San Petersburgo. Después, continúa tu viaje a orillas del Mar Báltico, explorando lo mejor de Helsinki y Estocolmo.

Suecia: Perlas del Báltico y Rusia Imperial

Suecia, 13 días

Visitando: Estocolmo, Helsinki, San Petersburgo, Moscú

Vive una experiencia increíble conociendo Suecia, Finlandia y Rusia. Descubre un galeón real en Estocolmo, navega por el mar Báltico hasta llegar a Helsinki y descubre el metro en Moscú, un Palacio Subterráneo.

Noruega: Sol de Medianoche y Oslo

Noruega, 9 días

Visitando: Cabo Norte, Laponia, Lofoten y Oslo

Descubre el norte de Noruega y sus fenómenos naturales. Disfruta del sol de medianoche en Cabo Norte, avista ballenas en Vesterålen y conoce a Papá Noel en Rovaniemi.

Capitales Bálticas: Todo Fiordos y Perlas del Báltico

Capitales Bálticas, 13 días

Visitando: Oslo, Fiordos, Bergen, Stavanger, Estocolmo, Helsinki

Vive una experiencia única en este viaje por los principales países de Escandinavia. Admira las cascadas de las Sietes Hermanas, admira el fiordo Storfjord y disfruta de Suomenlinna en Helsinki.

12

El hogar de Santa Claus y de las auroras boreales

Desde las animadas y cosmopolitas calles de Helsinki hasta las inhóspitas tierras de Laponia, en el norte. Desde la sabrosa y sorprendente cocina finlandesa hasta la entrañable figura de Santa Claus. Y desde la sugerente oferta cultural de sus núcleos urbanos hasta el maravilloso espectáculo de la aurora boreal… ¡Sácale todo el jugo a la gran Finlandia!

Finlandia, igual que el resto de los países de Escandinavia, (Suecia, Dinamarca, Noruega e Islandia), destaca por la seguridad, el respeto del medio ambiente, la igualdad entre hombres y mujeres, y una conexión cercana entre el ser humano y la naturaleza. Finlandia es un destino en el que la naturaleza constituye el principal reclamo -cuenta con un total de 40 parques nacionales-, pero no es el único…
Finlandia es un país de deportes al aire libre, de geografía extensa y variada, de música, arte y diversión, un país de arquitectura, diseño e historia, con monumentos antiguos y contemporáneos, es el país de las auroras boreales, de Papa Nöel y sus renos, la cuna de escritores como Sibelius y Waltari… Además, Finlandia cuenta con siete lugares que son Patrimonio de la Humanidad: el Archipiélago de Kvarken, la Ciudad vieja de Rauma, la Fortaleza de Suomenlinna; la vieja Iglesia de Petäjävesi, el sitio funerario de la Edad de Bronce de Sammallahedenmäki, el archipiélago de Kvarkena y la fábrica de tratamiento de madera y de cartón de Verla.
El turismo activo es uno de los principales pilares sobre los que se sostiene el atractivo de Finlandia: a lo largo y ancho de este maravilloso país podemos practicar actividades como tours en moto nieve, flotar en el hielo, realizar un paseo en trineos tirados por huskies, observar las auroras boreales, o disfrutar del sol de medianoche. Uno de los lugares más espectaculares del norte de Europa es Laponia, “el hogar de Papá Noel o Santa Claus”.
Además de los fenómenos naturales y de los impresionantes paisajes que parecen haberse escapado de una postal, una de las visitas que no nos podemos perder en un viaje a Finlandia es la capital del país, Helsinki. Se trata de una de las ciudades más modernas de Europa, en la que la luz, ya sea natural o a través de los espectáculos de luces que se pueden ver en las largas noches de invierno, crea ambientes únicos. Es una ciudad costera con preciosas islas y hermosos parques. Un tercio de Helsinki está cubierto de zonas verdes, como, por ejemplo, el gran Parque Central y sus bosques que se extienden hasta las afueras de la ciudad y que, junto con una veintena de campos de deportes, ofrece grandes posibilidades para realizar actividades al aire libre.
A pesar de su ambiente relajado, Helsinki es una ciudad muy activa, con gran cantidad de restaurantes en los que degustar la carne estrella de la comida finlandesa: la de reno. Y mucho mejor si viene acompañada de puré de patatas… En la capital finlandesa también hay numerosos clubes nocturnos donde pasar una velada muy agradable mientras bebemos una sidra fuerte o un combinado de ginebra y refresco de pomelo.
Helsinki es una ciudad que se puede explorar fácilmente a pie para admirar su grandeza monumental y sus lugares más emblemáticos, como la fortaleza Suomenlinna, la plaza del Senado y la del viejo mercado, la Iglesia de Temppeliaukio, el Estadio Olímpico o el parque Sibelius. Un paseo por Esplanadi, un parque urbano que destaca por sus tiendas de lujo, quioscos de madera, restaurantes de precio alto, edificios históricos como el hotel Kamp y lugares con encanto, como la fuente Havis Amanda.
Comer en Finlandia, donde cada vez hay más presencia de la alta cocina, es degustar platos tradicionales con técnicas de la cocina continental e influencias de las cocinas sueca y rusa, siendo el agua y el café, junto con la leche y el suero de mantequilla, las bebidas más habituales. Hay varios tipos de bebidas alcohólicas caseras como sima (hidromiel), sahti (cerveza tradicional) y kilju (vino de azúcar). Durante las Navidades se bebe un vino caliente con hierbas, llamado glögi, que también se sirve sin alcohol. Las bayas, como la mora y las grosellas negras y rojas, se usan para condimentar licores y para la elaboración de vinos.