Viajes y circuitos a Italia

Descubre los mejores circuitos y viajes a Italia

Para disfrutar de los mejores viajes a Italia solo tienes que dar el paso hacer las maletas y poner rumbo al aeropuerto, del resto nos encargamos nosotros. Con nuestros viajes organizados a Italia tendrás la oportunidad de conocer lo mejor del país, de zambullirte en su historia, de maravillarte con su patrimonio artístico, de gozar con su excelente gastronomía y de recorrer sus más bellas ciudades. Disfruta de un circuito único por Italia y enamórate para siempre de este extraordinario país.

CIRCUITOS
32 circuitos
Italia: Sicilia Clásica

Italia, 8 días

Visitando: Palermo, Cefalú, Catania, Etna, Taormina, Siracusa, Ragusa, Agrigento y Segesta

Te espera un viaje por la isla más grande del Mediterráneo: Sicilia. Disfruta de la naturaleza en el volcán Etna, admira el patrimonio en el anfiteatro romano en Siracusa y adéntrate en la catedral de Monreale de Palermo.

Italia: El Gran Sur Italiano

Italia, 7 días

Visitando: Roma, Nápoles, Sorrento, Positano, Amalfi, Salerno, Pertosa, Paestum y Caserta

El auténtico sur de Italia te dan la bienvenida en esta escapada de 7 días. Descubre las ciudades más bellas de la costa Amalfitana, vive una aventura en las Grutas del Ángel y visita el Palacio de Caserta en la Campania.

Posiblemente, el país más bello del mundo

Arte renacentista, restos arqueológicos, playas espectaculares, ciudades vibrantes, espacios naturales que quitan el hipo y una cocina que se encuentra entre las mejores del mundo… ¿De qué país se trata? De Italia, por supuesto, de la bella, incomparable y única Italia.

Italia es un país extraordinario por un millón de razones diferentes, y solo viajando por todo el país y conociendo cada rincón de esta maravillosa península y de sus islas es posible descubrirlas todas. Para empezar, Italia reúne más lugares Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO que cualquier otro país del planeta: un total de 58. Esta singular nación posee una cultura personalísima, que abarca desde una magnífica gastronomía a su excelencia en el arte, en el diseño industrial y en la moda. Todo ello inmerso en unas ciudades llenas de tradición y en unos paisajes maravillosos.
Italia ha sido el hogar de muchas culturas europeas, como la civilización de Nuraga, los etruscos, los griegos y los romanos. También fue la cuna del Renacimiento, que comenzó en la región de Toscana y pronto se extendió por toda Europa. ¿Quién no ha soñado con visitar Roma, Venecia, Florencia, Nápoles o Milán? ¿Quién no ha fantaseado con contemplar el David de Miguel Ángel o la Galería de los Uffici en Florencia, el Coliseo de Roma, la torre inclinada de Pisa o las calles de Pompeya? ¿Quién no se ha emocionado al imaginarse tomando un café en plazas tan maravillosas como la del Campo en Siena, la de San Marcos en Venecia, o la de San Pedro en el Vaticano?
Los paisajes que se pueden contemplar a lo largo y ancho de Italia son verdaderamente maravillosos, y buenos ejemplos de ello son los de la campiña Toscana, los que proporciona el Vesubio al contraluz de la bahía de Nápoles, las románticas vistas de la isla de Capri o los impresionantes perfiles alpinos. No hay un rincón de Italia donde no haya tesoros que descubrir.
A estas alturas, no cabe ninguna duda de que Italia es el país de la belleza y de la elegancia, la cuna de Dante, de Petrarca y de Boccaccio, el país que vio nacer a Tiziano, a Leonardo da Vinci y a Miguel Ángel. Italia es el país de Giacomo Puccini y de Verdi. Pero también es la cuna de Prada, Gualtiero Marchesi y Renzo Piano; la de Pininfarina y la Giorgetto Giugiaro. El carácter Italiano tiene una inclinación inequívoca por la belleza, y por eso Italia sigue siendo un lugar mágico donde se fusionan la música, la gastronomía, el arte y el simple placer de vivir.
Italia es el escenario de una naturaleza impresionante, de montañas nevadas, de lagos hermosísimos, de playas cuyas aguas turquesas nos hipnotizan, de infinidad de rutas por parques naturales donde sus frondosos bosques nos sumergen en la naturaleza… Italia cuenta, además, con estaciones de esquí de renombre, con senderos e itinerarios que retan a los aficionados al trekking, con preciosas islas como Cerdeña o Sicilia, y con volcanes tan famosos como el Stromboli y el Etna.
La diversidad con que cuenta Italia es un valor añadido para los viajeros ávidos de experiencias. Muchas de sus 20 regiones tienen su propio dialecto, sus costumbres, sus estilos arquitectónicos y sus especialidades gastronómicas. El secreto de la cocina Italiana está en los Ingredientes de temporada de la mejor calidad y en su carácter imaginativo y refinado. Sin embargo, la gastronomía Italiana es mucho más que pasta o pizza. Es la combinación perfecta de simplicidad, calidad del producto y el toque maestro que aporta el espíritu italiano. Así, en cualquier mesa del país podemos encontrar gran variedad de apetitosos antipastos, de deliciosos quesos como el parmesano, el gorgonzola o la mozzarella, y de platos más elaborados como los exquisitos risottos. Y no olvidemos, por supuesto, los licores y los vinos italianos, algunos de ellos considerados como unos de los mejores del mundo.
Roma, la Ciudad Eterna, ofrece al viajero una gran variedad de sensaciones, desde el escalofrío romántico de los paseos por el Tíber a la insólita gastronomía del Trastévere. Desde las vistas de toda la ciudad que se pueden contemplar en lo alto de la cúpula de San Pedro a la emoción que se siente al recorrer las salas de los Museos Vaticanos. Roma ha sido durante siglos el centro político y cultural de la civilización occidental. Es la ciudad santa de la Iglesia católica, ya que dentro de la capital italiana se encuentra el microestado del Vaticano. Otras ciudades italianas importantes que no deberían faltar en un recorrido completo por el país son Florencia, cuyas calles y plazas están repletas de obras maestras del arte renacentista; Milán, centro financiero e industrial y capital de la moda; Nápoles, importante puerto en el Mediterráneo; Turín, centro de la industria automovilística y del diseño industrial; Venecia, la ciudad de los canales; Verona, el lugar donde transcurre la historia de Romeo y Julieta, y tantas otras.