Viajes y circuitos a Noruega

Descubre los mejores circuitos y viajes a Noruega

Viaja hasta el extremo septentrional de Europa y descubre las maravillas naturales que atesora con estos viajes a Noruega. Disfruta recorriendo sus pintorescas y bonitas ciudades, y explora con nuestros viajes organizados a Noruega sus fiordos, sus bosques nevados y sus lagos entre montañas. Noruega es un destino pionero en el turismo sostenible y cuenta con tantos sitios espectaculares que necesitarás circuitos de varios días para conocerlos todos.

CIRCUITOS
12 circuitos
12

Siente la llamada del norte

Los viajeros amantes de los espacios naturales únicos encontrarán en Noruega un auténtico paraíso repleto de lugares maravillosos, en los que respirar aire fresco y limpio, y encontrarse con la naturaleza nórdica en estado puro.

Noruega es un país de fiordos impresionantes, de lagos, de bosques y de auroras boreales, de hermosos paisajes y ciudades encantadoras. Aquí se encuentra, por ejemplo, uno de los lugares más asombrosos de toda Europa: el Cabo Norte, conocido por muchos como el Cabo del Fin del Mundo.
Noruega es un país en el que uno puede estar en contacto con fenómenos naturales extraordinarios tales como las auroras boreales o el sol de media noche. Aquí, la naturaleza se adorna de escenarios increíbles, como los fiordos, las montañas (con casi 300 picos de más de 2000 metros de altura), las cascadas y los glaciares.
Recientemente, el país ha experimentado un rápido crecimiento económico, que ha hecho de él uno de los más ricos del mundo. Noruega mantiene el modelo nórdico de Estado del bienestar y posee uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo. Desde 2009, es el país con el Índice de Desarrollo Humano (IDH) más alto del planeta y, según un informe de 2014, elaborado por la publicación The Economist, Noruega es también el país más democrático del mundo.
Noruega tiene grandes reservas de petróleo y posee abundantes recursos naturales, como energía hidroeléctrica, gas natural, minerales, pesca, silvicultura y agua dulce.
La capital de Noruega es Oslo, una ciudad volcada en la conservación del medio ambiente. Es la ciudad más poblada del país, y también su centro político, económico y cultural. Su clima es, gracias a la corriente del golfo, más suave de lo que cabría esperar. Oslo se encuentra en el interior del fiordo llamado Oslofjord, y está rodeada de boscosas colinas, perfectas para caminar y esquiar. Su oferta gastronómica es increíble, desde restaurantes con tres estrellas Michelin hasta locales de ocio en los que trabajan los baristas más premiados del planeta.
En Oslo, como en el resto de Noruega, se rechaza el estrés y el ritmo de vida frenético de otras grandes capitales. Los habitantes de Oslo intentan llevar una vida reposada y tranquila, que les permite disfrutar de su familia y de todo lo que su entorno les ofrece. Sus edificios históricos, sus numerosos museos, sus castillos, sus templos y sus preciosos parques bien merecen una visita.
Todo en Oslo gira alrededor de lo sostenible, del vivir sin prisas, y esa filosofía lo engloba todo. Los mercados, las tiendas y los restaurantes apuestan por lo ecológico. Se han creado huertos urbanos, se promociona el transporte público, y se respira aire puro gracias a sus parques y espacios verdes, que ocupan dos tercios de la superficie de la ciudad. Algunos de los puntos clave de la capital noruega son el Parque Vigeland, un museo de arte al aire libre creado por el escultor Gustav Vigeland, y el Castillo de Akershus, en cuyo interior se encuentran el Museo de la Defensa y el Museo de la Resistencia. Otros museos imprescindibles de la ciudad son el Museo Noruego de Historia Cultural, el Museo de Barcos Vikingos, La Ópera de Oslo, el Museo Munch y la Galería Nacional, en la que se exhibe el famoso cuadro ‘El Grito’.
Otras ciudades que merece la pena visitar en Noruega son: Bergen, la capital de los fiordos, entre cuya oferta gastronómica destaca el marisco de extraordinaria frescura; Flåm, un pueblo de unos 350 habitantes, situado al final del fiordo Aurlandsfjord, al que se puede llegar en un tren, que recorre todo el fiordo, atravesando paisajes increíbles. Tromso, la ciudad más grande del norte de Noruega, en donde se pueden avistar ballenas o ver las fantásticas auroras boreales.
Noruega es, sobre todo, naturaleza virgen y sostenible. Y hay tres lugares en concreto en los que cualquier viajero disfrutará de lo lindo contemplando el apabullante despliegue natural del país. Nos referimos a Geirangerfjord, Svalbard y el Cabo Norte. El primero es un fiordo impresionante que ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, mientras que Svalbard es un conjunto de islas situadas en el extremo norte del país. Por último, Cabo Norte es el punto más septentrional de Europa, donde se encuentran el Océano Atlántico y el Océano Ártico. Aquí se puede pescar en mitad del hielo o ir en busca de las famosas auroras boreales.