Viajes y circuitos a Camboya

Descubre los mejores circuitos y viajes a Camboya

Disfruta de todas las ventajas y comodidades que te ofrecen estos viajes organizados a Camboya. Los circuitos y viajes más completos a una joya del Sudeste Asiático. Descubre el inmenso templo de Angkor Wat, admira las vetustas ruinas de Ta Prohm, vive una experiencia única navegando por el río Tnlé Sap y saborea una de las gastronomías asiáticas más interesantes del continente. Goza, sin complicaciones, de estos viajes a Camboya.

CIRCUITOS
7 circuitos
Camboya: Vietnam con encanto y Camboya

Camboya, 11 días

Visitando: Hanoi, Bahía de Halong, Hoi An, Ho Chi Minh y Siem Reap

Disfruta de un viaje diez a Camboya y Vietnam con este circuito. Navega por la bahía de Ha-Long, adéntrate en los túneles de Saigón y visita los Templos de Angkor.

Camboya: Camboya: Territorio Khmer

Camboya, 11 días

Visitando: Phnom Penh, Siem Reap, Battambang y Sihanoukville

Goza de un gran viaje en Camboya. En este circuito conocerás Phnom Penh, la gran ciudad del país, visitarás el bello templo Angkor Wat y descansa en la costa de Sihanoukville.

Camboya: Esenciales de Vietnam y Camboya

Camboya, 13 días

Visitando: Hanói, Bahía de Halong, Hoi An, Hue, Ho Chi Minh y Siem Reap

Vive una experiencia en el Sudeste Asiático en Camboya y Vietnam. Navega por el Delta del Mekong, adéntrate en el túnel de Cu Chi en Ho Chi Minh y piérdete en la jungla para visitar los Templos de Angkor.

Camboya: Vietnam, Cruce del Mekong y Camboya

Camboya, 14 días

Visitando: Hanói, Bahía de Halong, Da Nang, Hoi An, Hue, Ho Chi Minh, Mekong, Can Tho, Chau Doc, Phnom Penh y Siem Riep

¡Bienvenido a esta maravilloso viaje a Camboya y Vietnam! En este viaje vas a navegar por la bahía de Ha-Long, pasear por el puerto de Hoi An y admirar el palacio real en Phnom Penh.

Completo
Camboya: Camboya y Myanmar

Camboya, 12 días

Visitando: Siem Reap, Yangon, Mandalay, Bagan, Heho y Lago Inle

Explora dos países casi vírgenes: Camboya y Myanmar. Descubre el templo Angkor Wat, adéntrate en la pagoda Kuthodaw y conoce las pagadas a orillas del lago Inle.

Camboya, una joya en el mundo

En este increíble país del sureste asiático es donde descansan los fascinantes Templos de Angkor, un maravilloso complejo construido por el hombre que poco a poco ha sido engullido por la naturaleza. Sentirse pequeño en este entorno idílico es algo natural, ya que los Templos de Angkor, más que templos, son enormes ciudades que durante el Imperio Khmer acogieron a miles de personas.

Camboya está llena de rincones únicos dignos de conocer. Su parte más rural, la de los verdes arrozales, contrasta con la parte más moderna de ciudades como Siem Reap o Phnom Penh por todo esto Camboya es una joya en el mundo, un país de ensueño y aventura.
Phnom Penh no sólo es la capital de Camboya, sino que además es la más grande del país. De hecho, en esta vibrante urbe viven alrededor de dos millones de habitantes. No es de extrañar que sea una de las ciudades favoritas de los lugareños y de los visitantes, ya que su interior acoge una mezcla de tradición y modernidad. Al pasear por sus encantadoras calles llenas de edificios coloniales franceses repartidos por los grandes bulevares tendrás la oportunidad de conocer el estilo de vida de sus gentes. Un buen plan es ir a Sisowat Quay, pararse en uno de sus cafés locales y observar cómo transcurre la vida alrededor de esta ciudad. Conocer la historia que esconden algunos de los edificios de Phnom Penh es comprender la crónica de su vida. Uno de ellos es el Tuol Sleng, también llamado S-21 o el Museo de los Crímenes Genocidas, un instituto que durante el régimen comunista se convirtió en prisión. En este bloque el régimen comunista torturó y aniquiló a miles de personas entre los años 1975 y 1979. Para profundizar en esta terrible etapa se puede visitar los campos de exterminio de Choeung Ek, un monumento conmemorativo en el que hay enterradas más de 8.000 personas víctimas del ejército de Pol Pot.

Otra visita, igual de interesante y mucho más alegre es el Palacio Real de Phnom Penh, actual residencia de la familia real. Este recinto compuesto por nueve edificios es donde descansa la popular Pagoda de Plata, cuyo suelo está formado con baldosas de este precioso material. La ruta puede continuar por el Museo Nacional de Camboya, situado enfrente del Palacio Real. Se construyó en el año 1920 y reúne más de 14.000 muestras de material de la dinastía Khmer. Su colección es tan grande que se considera una de las mayores del mundo.

En Camboya, evidentemente, visitarás los Templos de Angkor, pero debes saber que la capital del país también acoge increíbles templos de una belleza exquisita. El más popular es el Wat Phnom que, con una altura de 27 metros, se considera la construcción religiosa más alta de la ciudad.

Siem Reap, una pequeña ciudad cosmopolita ubicada en el norte del país y punto de entrada para conocer los famosos Templos de Angkor, cientos de templos que se extienden por la selva que les rodea. Este complejo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el recinto religioso más grande del planeta, antiguamente eran ciudades del Imperio Khmer que acogían a miles de personas. Destacamos 3 templos del complejo por su conservación o importancia pero en el complejo hay muchísimos más que merece la pena visitar. El templo de Angkor Wat, el único que los monjes no abandonaron del todo y por tanto el mejor conservado, se levanta en 3 alturas con varias estancias de rezo y purificación. El templo de Bayon en Angkor Thom, conocido como el templo de las Caras, hasta 216 caras aparecen en sus torres y relieves. Y el templo de Ta Prohm o Templo de las Raíces, donde la naturaleza se ha adueñado del entorno. La belleza de este enclave es tan espectacular que incluso ha sido escenario de películas como Tomb Raider, de Angelina Jolie.

Aparte de esta experiencia, Siem Reap tiene muchísimo más que ofrecer, en su interior vas a ver bulevares con muchos hoteles, restaurantes locales de exquisita gastronomía y un ambiente nocturno muy atractivo en la concurrida calle de Pub Street. Además, tendrás la oportunidad de conocer su mercado nocturno, lleno de puestos y de vendedores que exponen y promocionan sus productos. Este mercadillo tradicional es ideal para probar la comida típica del país y comprarte algún recuerdo.
No dejes de visitar el lago Tonle Sap, donde te sorprenderán los pueblos flotantes de pescadores.

Battambang te encantará. Esta ciudad es la segunda más importante de Camboya y está muy cerca de Tailandia, por eso tiene una importante actividad económica y comercial. Sus alrededores son sorprendentes y su interior es un oasis de tranquilidad. Sus calles acogen muchísimos edificios de estilo francés y, por eso, se considera que Battambang es una de las ciudades de la época colonial mejor conservadas del país.
El hecho de que el río Stung Sangke divida esta ciudad en dos partes le da un encanto especial. Junto a la ribera podrás conocer algunos de los templos más importantes de la ciudad, como el popular templo Wat Ek Phnom, una muestra del pasado khmer. Cercano a la ciudad también está el Wat Phnom Sampeau, un enclave muy popular que en su interior guarda la Cueva de los Murciélagos. Este recinto también se llama Killing Cave porque los Khmers Rojos la utilizaban para matar a los detenidos y dejaban allí a los cadáveres. De hecho, actualmente este recinto es un pequeño santuario en el que descansan los restos de muchos ejecutados junto a miles de murciélagos que al atardecer salen de la oscuridad para ver el contraste de colores de la puesta de sol y dar la bienvenida a la vida nocturna.

Si quieres descubrir la costa de Camboya tienes que visitar Sihanoukville, el único puerto marítimo internacional del país. Se creó después de que Camboya se independizarse de Francia. Esta zona ofrece sol, playa, tranquilidad, ocio y además tiene una variada oferta cultural. Su interior acoge espectaculares pagodas, ricas en historia. La más populares es la Pagoda de Wat Krom, utilizada por el ejército de Pol Pot como centro de tortura.

La Camboya más rural la encontrarás en Kampong Cham, situada en el noreste de Phnom Penh. Se trata de una ciudad tranquila y pequeña donde los residentes viven su día a día de la forma más tradicional. Esta ciudad mezcla lo antiguo con lo moderno y está llena de edificios coloniales franceses, aunque eso sí, unos muy bien conservados y otros en ruinas. Otra de las construcciones que te gustará conocer será el faro que está en la costa de Kampong Cham, también de la época colonial francesa. Sus tonos son rosados y, si subes a su parte más alta te quedarás boquiabierto, ya que serás testigo de una preciosa estampa que combina el verde de las terrazas de arroz con el intenso color azul del mar.