Viajes y circuitos a Japón

Descubre los mejores circuitos y viajes a Japón

Explora los mejores y más completos viajes organizados a Japón, un sinfín de circuitos en los que podrás elegir si descubrir la naturaleza de Japón, sus ciudades más modernas o lo más tradicionales. Enamórate de alguno de estos viajes a Japón y recorre el camino Kumano, disfruta de Tokyo y su vanguardismo y huye del asfalto en Koyag. Ven a vivir la aventura nipona en nuestros circuitos.

CIRCUITOS
4 circuitos
Japón: Osaka y Tokio

Japón, 8 días

Visitando: Osaka, Kyoto y Tokyo.

Descubre un país diferente con este circuito, Japón te espera. Pasea por el bosque de bambú en Osaka, adéntrate el santuario Meiji Jingu en Tokio y entretente asistiendo a un heya.

Japón: Japón de ensueño

Japón, 12 días

Visitando: Tokyo, Kanazawa, Shirakawago, Takayama, Hiroshima, Kyoto y Nara

Explora Japón de la manera más fácil, con este circuito. Sube a la Torre de Tokio, respira aire puro en Takayama y siente la paz en el santuario Fushimi Inari-taisha.

Japón: Japón y la Ruta de Kumano

Japón, 10 días

Visitando: Osaka, Kyoto, Monte Koya, Kumano Hongu, Kawayu Onsen, Misugi, Iga y Tokyo

Siente la esencia de Japón recorriendo el camino Kumano en este circuito. Pasea por el jardín seco del templo de Ryoan-ji, adéntrate en los bosques de Kumano y relájate en un onsen en Misugi.

Japón: Lo mejor de Japón

Japón, 11 días

Visitando: Tokyo, Kyoto, Nara, Fushimi-Inari, Misugi, Iga, Takayama, Shirakawago y Kanazawa

Enamórate del país del sol naciente con este circuito por Japón. Pasea por el barrio de Asakusa en Tokio, conoce el Pabellón de Oro en Kioto y degusta la mejor gastronomía japonesa en Kanazawa.

Un viaje al país del sol naciente

Japón es una combinación de modernidad y tradición. Dos mundos que conviven de forma armoniosa en un país en el que las costumbres de antaño siguen estando presentes en la vida cotidiana de los lugareños. De hecho, aquí también te encontrarás con personas rompedoras, con ganas de salirse de lo estipulado y dispuestos a desafiar las reglas más convencionales. Otro aspecto importante dentro de la cultura japonesa tiene que ver con el honor, el respeto y con el sentido de la obligación. Hay una profunda admiración hacia los mayores y todo aquello que es público o comunitario. Su escritura también es reflejo de su complejidad. Y es que Japón es un país que cuenta con tres tipos diferentes de signos: los kanjis, ideogramas introducidos desde China; los sistemas silábicos de los katakanas y los hiraganas. En este país todo fluye y podrás ser testigo de las artes más tradicionales, como por ejemplo el arreglo floral (ikebana) al mismo tiempo en el que disfrutas de las últimas tendencias de música o moda. Las apariencias aquí no importan y no te dejes llevar por los estereotipos, pues te puedes acabar llevando alguna que otra sorpresa. Vas a visitar un país con un patrimonio histórico inigualable y con una belleza natural única. ¡Prepárate, viajero! Estás a punto de conocer un destino que te dejará con la boca abierta.

Comienza por Tokio, la capital de Japón que es un espectáculo en sí misma. Una mega urbe llena de rascacielos, donde la tecnología más puntera acapara las calles y donde la vida no deja de sentirse a lo largo de las 24 horas diarias. Y es que solo en esta ciudad viven unos nueve millones de personas, un hecho que ayuda a hacer una idea del tipo de urbe que es Tokio. No obstante, lo que más impresiona es pensar que en la conocida como Gran Tokio, la cifra incrementa hasta los 37 millones de habitantes. Esta localidad vive por y para la tecnología.

Casi no hay edificios antiguos, ya que no ‘sobrevivieron’ al gran terremoto que hubo en el año 1923, ni a la II Guerra Mundial, por lo que para conocer la zona más rural y tradicional de Japón se tendrán que viajar a otra parte de la isla nipona.

No obstante, en Tokio se puede encontrar tiendas con las últimas tendencias, así como sus infraestructuras más punteras, ya sea desde los trenes monorraíl circulando por la ciudad, hasta la última tecnología en los edificios más inteligentes donde la domótica ya es algo usual.

La gastronomía es otro punto fuerte. Esta ciudad está repleta de restaurantes especializados en comida tradicional, pero sobre todo en su plato estrella: el ramen, fideos chinos con caldo que se preparan de formas muy variadas. Te resultará curioso saber que viajarás a la ciudad con más estrellas Michelín del mundo, una característica a tener en cuenta si eres un verdadero foodie.

Para conocer el Japón más rural y huir de la modernidad de Tokio, hay que ir a Kioto que es totalmente opuesto. En esta ciudad donde predomina la tranquilidad que no hay en Tokio. Esta urbe cuenta con una población mucho más reducida, cerca del 1.5 millones de habitantes, y es aquí donde notarás la fuerte espiritualidad que se vive en esta localidad, una esencia que se ve reflejada en los más de 1.000 templos que descansan en ella.

En esta zona lo ideal es moverse en autobús o bicicleta, una forma acertada para poder ir apreciando los edificios históricos, gubernamentales y los templos. En Kioto es donde se siente la verdadera alma de Japón, una ciudad que invita a pasear de forma pausada y a observar el entorno que la componen. Te encantará perderte por las calles del distrito Gion, también conocido como el barrio de las Geishas, así como recorrer las tradicionales calles de Sannen-zaka y Ninen-zaka, dedicadas por entero a la artesanía.

Te espera una ciudad llena de historia en la que también podrás disfrutar de su gastronomía y de una de las tradiciones japonesas más extendida entre los locales: los baños en aguas termales.

Pero muy cerca de esta ciudad tranquila, aparece la inmensa Osaka, con casi dos millones de habitantes. Esta es una de las ciudades más importantes del país gracias a su puerto y su gran centro de actividad industrial. Esta urbe es una especie de combo entre la modernidad de Tokio y la tradicionalidad de Kioto, aunque también cuenta con un toque personal, especialmente por ser el lugar perfecto para ir de shopping y para el ocio nocturno.

Si te gusta la diversión no puedes dejar de visitar su bahía, aquí además se encuentra la noria Tempozan, desde la cual tendrás unas vistas espectaculares de la ciudad. Tampoco puedes perderte el parque en el que se desarrolló en el año 1970 la Expo Universal, un sitio ideal para empaparte del típico diseño paisajístico y volver a casa con ciertas nociones al respecto. Aquí también podrás comer y beber mucho, pues esta ciudad también destaca por tener una estupenda gastronomía japonesa.

Si lo que cuenta es el número de habitantes, Yokohama es la segunda ciudad de Japón más importante del país, ya que acoge cerca de 3,7 millones de personas. Su desarrollo se lo debe a su puerto, ya que antiguamente era un simple pueblo pesquero, pero fue a finales del siglo XIX cuando empezó a desarrollarse hasta llegar a ser una de las ciudades más importantes del país.

Comparada con Kioto o Tokio, es una ciudad que tiene menos atractivos turísticos, pero sí que cuenta con hay algunas atracciones imprescindibles. En Yokohama tienes que subir hasta lo más alto de las Landmark Tower, desde donde tendrás unas magníficas vistas de toda la ciudad. Otra opción puede ser dar un paseo por la zona comercial o visitar alguno de los museos.

Es casi imposible pensar en la historia de Japón sin recordar a Hiroshima y la catástrofe que allí se vivió en el año 1945, ya que fue la primera ciudad que sufrió un ataque nuclear. Un hecho que provocó la muerte de más de 100.000 personas.

Actualmente la huella de este fatídico acontecimiento ha quedado perenne, ya que allí quedó en pie un edificio con una cúpula de acero, al que posteriormente se hizo un Memorial de la Paz, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Aun así, en Hiroshima podrás encontrar actividades de interés, como por ejemplo colecciones de arte moderno de gran calidad artística, así como visitar el castillo de Hiroshima, los jardines Shukkeien o realizar un fabuloso crucero por los ríos de la localidad que te permitirá ver la ciudad desde un punto de vista diferente.