Viaje a China: Circuito China Express 9 días. Ext Phuket 13 días

Duración 9 día/s, 7 noche/s
Desde 2.087 €
Ver disponibilidad
Circuito: China Express 9 días. Ext Phuket 13 días
DURACIÓN: 9 día/s, 7 noche/s
Desde 2.087 €
Ver disponibilidad
China aguarda tu llegada, viajero

Si tuvieras que explicar todo lo que esperas de tu gran viaje a China, ¿por dónde empezarías, viajero? El ajetreo y el bullicio de las calles de sus grandes ciudades sería un buen comienzo, aunque también podría serlo la espiritualidad de sus templos, o la animada actividad comercial de sus mercados y bazares. O, por qué no, su patrimonio histórico y cultural, o su gastronomía, o sus paisajes naturales… Este viaje tiene un importante extra. Después de ver y sentir mucho en la tierra china, ya que estás cerca, podrás acabar el viaje en Phuket, la maravillosa playa de Tailandia.

Itinerario

Día 1: España - Beijing. Adelante, viajero, hoy empieza todo

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Creemos que la mejor manera de disfrutar al máximo el viaje que te espera es empezar a vivirlo desde este mismo momento.


Ha empezado el día en que viajarás al lejano Oriente. Por tanto, no esperes a llegar allí para disfrutarlo. Activa el modo viajero en cuanto te levantes de la cama y empieza a imaginar y soñar. Te esperan unas experiencias inolvidables. Si lo haces de esta forma, incluso los aburridos trámites que tendrás que hacer en el aeropuerto: facturación, controles policiales, esperas… pasarán a formar parte de tu aventura.


Durante las horas que te faltan hasta que el avión tome tierra en la capital de la República Popular China, podrás dormir a bordo, o volver a repasar tus guías de viaje o tus notas y, por supuesto, soñar con lo que está por venir. De cualquier forma, antes de que te des cuenta, la voz del comandante anunciará que estás a punto de aterrizar. ¡Estás en China!

Día 2: Beijing. La capital de China te saluda

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando se emprende un vuelo largo, como el que tú has hecho, siempre parece que no va a terminar nunca por las ganas que uno tiene de llegar.


Sin embargo, seguramente, verías una o dos películas, habrás empleado parte del tiempo en leer esa novela que tanto te gusta, repasar tu itinerario de viaje e, incluso, habrás podido dormir algunas horas, ¿a que sí? Lo cierto es que, antes de que te des cuenta, empezarás a sentir movimiento a tu alrededor y la voz del comandante anunciará que en unos momentos aterrizarás en Beijing. ¿Nervioso? Es normal, en cuanto pongas pie en tierra, te darás cuenta de que no eres capaz de leer los carteles escritos en chino y de que las personas con las que te cruzas tienen unos rasgos diferentes a los tuyos.


Viajero, ya puedes creértelo ¡Has llegado, por fin, a China!En cuanto recojas tus maletas de la cinta de equipajes y cumplas los trámites de inmigración, encontrarás a alguien que te estará esperando para llevarte al hotel. Una vez en el establecimiento elegido, podrás registrarte e ir a tu habitación para dejar tus cosas. Después, hasta mañana, no tendrás más obligaciones que las que tú mismo quieras marcarte: descansar, reponerte de la diferencia horaria, conocer el hotel, irte a la calle a dar un paseo… Simplemente, hacer lo que quieras ¡Beijing te está esperando!

Día 3: Beijing. Recorre las increíbles calles de Beijing

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Este segundo día en tierras chinas no lo olvidarás, te lo aseguramos. Empezarás con un estupendo desayuno y luego realizarás unas visitas que te ayudarán a entender mucho mejor lo que significa esta gran ciudad, capital de China. Como curiosidad, te diremos que Beijing no forma parte de ninguna región, sino que está, directamente, bajo el control central de la República Popular China.

Al primer lugar al que te dirigirás al salir del hotel, será a la impresionante Ciudad Prohibida, que, en realidad se llama Museo del Palacio Imperial, aunque todo el mundo la conoce como Ciudad Prohibida ya que solo la familia real y los cortesanos podían entrar en ella. El resto del pueblo solo podía hacerlo contando con un pase especial. La Ciudad Prohibida es un apabullante conjunto de edificaciones mandado edificar, en 1406, por el emperador Yong Le. Hasta el año 1911 residieron en ella veinticuatro reyes. Decimos que este lugar es apabullante o colosal y es cierto, ya que la Ciudad Prohibida tiene una extensión de setenta y dos hectáreas y la constituyen casi mil edificaciones, concretamente novecientas ochenta, con más de nueve mil habitaciones. Impresionante, ¿verdad? Los edificios más conocidos y espectaculares son: el Salón de la Armonía Central, el Salón de la Armonía Conservada y el Salón de la Armonía Suprema.



A continuación, irás a conocer unos hermosos edificios que sirvieron, durante siglos, de lugar de reposo para la familia del emperador. Se trata del Palacio de Verano, Patrimonio de la Humanidad desde 1998 y que fue erigido en 1750. Sus trescientas hectáreas de extensión están llenas de parques, edificios, teatros y puentes. Con esto darás por terminado tu día y regresarás al hotel a descansar.

Día 4: Beijing. ¿Listo para ir a conocer la Gran Muralla?

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Viajero, hoy vas a conocer una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Sí, hoy pisarás la Gran Muralla China, que tiene el honor de pertenecer a este exclusivo club, junto con el Taj Mahal de la India, Chichén Itzá, en México, el Coliseo de Roma, Petra, en Jordania, la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro y Machu Picchu, en Perú. Emocionante, ¿no es verdad? Así pues, lo primero un estupendo desayuno, no olvides tu cámara de fotos y estarás listo para experimentar algo realmente único.


Los chinos edificaron la Gran Muralla para defenderse de los enemigos que tenían al norte, como manchúes y mongoles. Cuenta con una antigüedad de más de dos mil años y es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Desgraciadamente, una gran parte de este impresionante muro defensivo se ha perdido. De los 21.196 kilómetros que se cree que llegó a medir, hoy en día solo se mantienen en pie unos diez mil. Uno de los trozos más impactantes y que mejor han resistido el paso del tiempo está cerca de la capital y es, precisamente allí, donde irás hoy.


Cuando hayas terminado tu comida, volverás a Beijing para ver, desde fuera, algunas de las instalaciones deportivas de los Juegos Olímpicos celebrados en la capital en el año 2008. Por ejemplo, el Estadio Nacional o “Nido de Pájaro”, llamado así porque, debido a la enorme trama metálica que lo rodea, parece un auténtico nido. Este lugar fue el corazón de los Juegos. También podrás contemplar el Centro Acuático Nacional, llamado “Cubo del Agua”. Por fuera tiene el aspecto de una caja hecha con miles de burbujas y es obra de PTW Architects. ¿Ya ha terminado el día? No, viajero, aún te queda disfrutar de una estupenda cena de bienvenida en la que disfrutarás de un exquisito pato laqueado al estilo de Pekín.

Día 5: Beijing - Xian. Dejando atrás la capital

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

¿Nostalgia por tener que dejar atrás la Gran Muralla? Tal vez sea así, pero te aseguramos que aún te quedan muchas cosas increíbles que descubrir en el lejano Oriente.


Vamos paso a paso. Antes de ir a conocer el último de los lugares que no te puedes perder en la capital china, disfrutarás del magnífico desayuno-buffet de tu hotel. Ahora, vas a maravillarte ante el espectáculo que ofrece el Templo del Cielo, al sur de la Ciudad Prohibida y que es Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Este templo es el mayor de todo el país y su construcción data de 1420. Su grandiosidad te hablará de los esplendorosos tiempos pasados de Beijing. Lo constituyen varias edificaciones, de las que la más bonita y famosa es el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Concluida la visita al Templo del Cielo, comerás y luego, pondrás rumbo a la ciudad que alberga el grandioso ejército de soldados de terracota.


Una vez hayas dado cuenta de una buena comida, irás a la estación ferroviaria para, en un tren de alta velocidad, dejar atrás Beijing para ir a Xi’an, situada en la zona centro-este del país. Su historia se remonta a más de tres mil años y es la capital de la región de Shaanxi. Durante siglos fue la capital de China y, desde ella, salía la Ruta de la Seda. En Xi’an reposa el maravilloso ejército de soldados fabricados con terracota y a tamaño natural. Xi’an te ofrecerá, también, otras muchas maravillas. Pero todo esto tendrá que esperar hasta la jornada de mañana porque, cuando llegues a tu nuevo destino, no quedará tiempo más que para registrarte en el hotel, tomar posesión de tu habitación y retirarte a descansar.

Día 6: Xian. Con la boca abierta ante los Guerreros de Terracota

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

Lo primero que tienes que hacer hoy es dar buena cuenta del buffet que el hotel habrá preparado para que desayunes y, de esta manera, salir en plena forma y dispuesto a aprovechar, al cien por cien, todo lo que te espera, que no será poco.

¿Empezamos, viajero? Seguro que estarás impaciente por llegar a uno de los lugares más espectaculares de todo el país, el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota. Este lugar, monumento funerario del emperador Qinshihuang es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987 y se encuentra al noreste de Xi’an, aproximadamente a treinta y cinco kilómetros de la ciudad. Su contemplación te dejará, con toda seguridad, sobrecogido. En el siglo III a.C., Qinshihuang ordenó que se construyera un auténtico ejército de terracota, compuesto por más de siete mil soldados, realizados a tamaño natural y acompañados de sus caballos, carros y armas, con la idea de que fueran con él al más allá. A lo largo de dos mil años, este inusual enterramiento se mantuvo en el olvido y, en 1974, unos trabajadores, que estaban trabajando en la zona, lo encontraron por casualidad. Visitarás, no solo el museo en sí mismo, donde podrás ver algunas de las piezas más emblemáticas de los guerreros, además quedarás completamente impresionado cuando entres en el hangar que protege los descubrimientos iniciales. Ten en cuenta, viajero, que existe la posibilidad de que aún se puedan encontrar más partes del ejército.

Terminada esta visita única, será el momento de comer. Cuando lo hagas, seguirás visitando lel santuario más importante de Xi’an, el Templo Jianfu. En este santuario budista está la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, que tiene una altura de sesenta y cuatro metros. Y ahora sí, ya será el momento de volver a tu hotel para gozar de un merecido descanso.

Día 7: Xian - Shanghai. Shanghai te recibe con los brazos abiertos

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Vuelo
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Todo lo que empieza, antes o después, termina. Así pues, después de todo lo que te han deparado las últimas jornadas pasadas en este lejano país y de las emociones que has experimentado en Xi’an, es hora de seguir adelante para conocer una nueva ciudad, que estamos seguros de que te encantará: Shanghai


Empezarás este nuevo día disfrutando del magnífico buffet del desayuno. A continuación, irás al aeropuerto de Xi’an para volar hacia la urbe más universal, abierta al mundo y libre de China, Shanghai. Es la ciudad con mayor número de habitantes del país, en ella viven más de veinte millones de personas. Según Naciones Unidas, ocupa el segundo lugar del mundo en lo que se refiere a población, solo por detrás de Tokio, la capital de Japón. Shanghai está al este de China, en el delta del río Yangtsé y, junto con Tianjin, Chongqing y Beijing, depende directamente del gobierno central, es decir, que no está incluida dentro de ninguna provincia.


En cuanto llegues a Shanghai, será hora de comer y, después, visitarás los sitios más característicos de la ciudad. Primero conocerás los Jardines Yuyuan, en el norte, un hermoso lugar lleno de bonitos edificios y preciosos estanques y que está plagado de historia. Fueron construidos en el siglo XVI, durante la dinastía Ming. Además, tendrás ocasión de realizar visitas relacionadas con la cultura. Tu siguiente lugar a conocer será un impresionante templo budista, donde verás dos efigies de Buda, una sedente y otra en posición horizontal, ambas de un llamativo color verde. Se trata del Templo del Buda de Jade.

Para terminar este primer día en Shanghai, tendrás ocasión de dar un paseo por el muelle de la ciudad, llamado Bund. En este lugar apreciarás las dos diferentes ciudades que forman Shanghai: En un lado del muelle, verás las hermosas edificaciones coloniales y, en la otra orilla del Yangtsé, las imponentes imágenes de los numerosos rascacielos del barrio de los negocios, el Pudong.

Día 8: Shanghai. Tiempo libre para gozar de Shanghai

RÉGIMEN Desayuno
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

¿Qué te apetecería hacer hoy, viajero? Tienes todas las posibilidades al alcance de tu mano porque hoy no tendrás que atenerte a ningún horario. Podrás salir a patear la ciudad cuanto quieras.


Te podemos sugerir, desde volver al muelle a dar un paseo, visitar de nuevo, alguno de los sitios que más te llamaron la atención en la visita de ayer, irte de tiendas e, incluso, ¿por qué no?, dedicar el día a descansar. Shanghai tiene actividades para todos los gustos. Quizás te llame la atención visitar el Museo de Arte, o el Museo de Shanghai, o el Centro de Exposiciones de Urbanismo.


Pero si nada de esto te atrae de forma especial, puedes pasear sin rumbo fijo por el precioso barrio francés o por un lugar, llamado Xintiandi, lleno de casas clásicas que han sido arregladas, restaurantes, cafeterías y todo tipo de establecimientos donde podrás comprar de todo. También puedes acercarte a ver el Gran Teatro. Como verás, esta ciudad tiene muchísimas opciones para un viajero. No sin razón es el corazón de la economía y el comercio de China, además de uno de los más importantes puertos de todo el mundo. Si, además, le añadimos la belleza de sus calles y su siempre vibrante vida, tendremos una de las urbes más extraordinarias de la tierra.

Día 9: Shanghái - España. Agridulce jornada de despedida

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

¿Serías capaz de decir qué ciudad o qué experiencia de este país tan especial te ha gustado más?


Sabemos que es difícil porque los extraordinarios recuerdos de Shanghai, de Beijing o de Xi’an seguro que se han quedado en tu alma para siempre, acompañando a los otros muchos de otras aventuras que has vivido. Pero, inevitablemente, este viaje se termina. Estamos seguros de que, dentro de tu equipaje, además de esos souvenirs, que, seguro que habrás comprado, te llevas momentos y sensaciones inolvidables.


Cuando hayas terminado de desayunar en tu hotel, te pasarán a buscar a la hora que te hayan indicado para llevarte al aeropuerto de Shanghai. Allí, tomarás un avión que, esta vez, te llevará hacia el oeste, hacia casa. Te agradecemos el habernos dejado vivir contigo este imborrable viaje. Estamos seguros de que, en el vuelo de vuelta, empezarás a soñar con la siguiente aventura. ¡Hasta pronto!

Día 1: España - Beijing. Adelante, viajero, hoy empieza todo

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Creemos que la mejor manera de disfrutar al máximo el viaje que te espera es empezar a vivirlo desde este mismo momento.


Ha empezado el día en que viajarás al lejano Oriente. Por tanto, no esperes a llegar allí para disfrutarlo. Activa el modo viajero en cuanto te levantes de la cama y empieza a imaginar y soñar. Te esperan unas experiencias inolvidables. Si lo haces de esta forma, incluso los aburridos trámites que tendrás que hacer en el aeropuerto: facturación, controles policiales, esperas… pasarán a formar parte de tu aventura.


Durante las horas que te faltan hasta que el avión tome tierra en la capital de la República Popular China, podrás dormir a bordo, o volver a repasar tus guías de viaje o tus notas y, por supuesto, soñar con lo que está por venir. De cualquier forma, antes de que te des cuenta, la voz del comandante anunciará que estás a punto de aterrizar. ¡Estás en China!

Día 2: Beijing. La capital de China te saluda

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Cuando se emprende un vuelo largo, como el que tú has hecho, siempre parece que no va a terminar nunca por las ganas que uno tiene de llegar.


Sin embargo, seguramente, verías una o dos películas, habrás empleado parte del tiempo en leer esa novela que tanto te gusta, repasar tu itinerario de viaje e, incluso, habrás podido dormir algunas horas, ¿a que sí? Lo cierto es que, antes de que te des cuenta, empezarás a sentir movimiento a tu alrededor y la voz del comandante anunciará que en unos momentos aterrizarás en Beijing. ¿Nervioso? Es normal, en cuanto pongas pie en tierra, te darás cuenta de que no eres capaz de leer los carteles escritos en chino y de que las personas con las que te cruzas tienen unos rasgos diferentes a los tuyos.


Viajero, ya puedes creértelo ¡Has llegado, por fin, a China!En cuanto recojas tus maletas de la cinta de equipajes y cumplas los trámites de inmigración, encontrarás a alguien que te estará esperando para llevarte al hotel. Una vez en el establecimiento elegido, podrás registrarte e ir a tu habitación para dejar tus cosas. Después, hasta mañana, no tendrás más obligaciones que las que tú mismo quieras marcarte: descansar, reponerte de la diferencia horaria, conocer el hotel, irte a la calle a dar un paseo… Simplemente, hacer lo que quieras ¡Beijing te está esperando!

Día 3: Beijing. Recorre las increíbles calles de Beijing

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Este segundo día en tierras chinas no lo olvidarás, te lo aseguramos. Empezarás con un estupendo desayuno y luego realizarás unas visitas que te ayudarán a entender mucho mejor lo que significa esta gran ciudad, capital de China. Como curiosidad, te diremos que Beijing no forma parte de ninguna región, sino que está, directamente, bajo el control central de la República Popular China.

Al primer lugar al que te dirigirás al salir del hotel, será a la impresionante Ciudad Prohibida, que, en realidad se llama Museo del Palacio Imperial, aunque todo el mundo la conoce como Ciudad Prohibida ya que solo la familia real y los cortesanos podían entrar en ella. El resto del pueblo solo podía hacerlo contando con un pase especial. La Ciudad Prohibida es un apabullante conjunto de edificaciones mandado edificar, en 1406, por el emperador Yong Le. Hasta el año 1911 residieron en ella veinticuatro reyes. Decimos que este lugar es apabullante o colosal y es cierto, ya que la Ciudad Prohibida tiene una extensión de setenta y dos hectáreas y la constituyen casi mil edificaciones, concretamente novecientas ochenta, con más de nueve mil habitaciones. Impresionante, ¿verdad? Los edificios más conocidos y espectaculares son: el Salón de la Armonía Central, el Salón de la Armonía Conservada y el Salón de la Armonía Suprema.



A continuación, irás a conocer unos hermosos edificios que sirvieron, durante siglos, de lugar de reposo para la familia del emperador. Se trata del Palacio de Verano, Patrimonio de la Humanidad desde 1998 y que fue erigido en 1750. Sus trescientas hectáreas de extensión están llenas de parques, edificios, teatros y puentes. Con esto darás por terminado tu día y regresarás al hotel a descansar.

Día 4: Beijing. ¿Listo para ir a conocer la Gran Muralla?

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Viajero, hoy vas a conocer una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Sí, hoy pisarás la Gran Muralla China, que tiene el honor de pertenecer a este exclusivo club, junto con el Taj Mahal de la India, Chichén Itzá, en México, el Coliseo de Roma, Petra, en Jordania, la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro y Machu Picchu, en Perú. Emocionante, ¿no es verdad? Así pues, lo primero un estupendo desayuno, no olvides tu cámara de fotos y estarás listo para experimentar algo realmente único.


Los chinos edificaron la Gran Muralla para defenderse de los enemigos que tenían al norte, como manchúes y mongoles. Cuenta con una antigüedad de más de dos mil años y es Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Desgraciadamente, una gran parte de este impresionante muro defensivo se ha perdido. De los 21.196 kilómetros que se cree que llegó a medir, hoy en día solo se mantienen en pie unos diez mil. Uno de los trozos más impactantes y que mejor han resistido el paso del tiempo está cerca de la capital y es, precisamente allí, donde irás hoy.


Cuando hayas terminado tu comida, volverás a Beijing para ver, desde fuera, algunas de las instalaciones deportivas de los Juegos Olímpicos celebrados en la capital en el año 2008. Por ejemplo, el Estadio Nacional o “Nido de Pájaro”, llamado así porque, debido a la enorme trama metálica que lo rodea, parece un auténtico nido. Este lugar fue el corazón de los Juegos. También podrás contemplar el Centro Acuático Nacional, llamado “Cubo del Agua”. Por fuera tiene el aspecto de una caja hecha con miles de burbujas y es obra de PTW Architects. ¿Ya ha terminado el día? No, viajero, aún te queda disfrutar de una estupenda cena de bienvenida en la que disfrutarás de un exquisito pato laqueado al estilo de Pekín.

Día 5: Beijing - Xian. Dejando atrás la capital

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

¿Nostalgia por tener que dejar atrás la Gran Muralla? Tal vez sea así, pero te aseguramos que aún te quedan muchas cosas increíbles que descubrir en el lejano Oriente.


Vamos paso a paso. Antes de ir a conocer el último de los lugares que no te puedes perder en la capital china, disfrutarás del magnífico desayuno-buffet de tu hotel. Ahora, vas a maravillarte ante el espectáculo que ofrece el Templo del Cielo, al sur de la Ciudad Prohibida y que es Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Este templo es el mayor de todo el país y su construcción data de 1420. Su grandiosidad te hablará de los esplendorosos tiempos pasados de Beijing. Lo constituyen varias edificaciones, de las que la más bonita y famosa es el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Concluida la visita al Templo del Cielo, comerás y luego, pondrás rumbo a la ciudad que alberga el grandioso ejército de soldados de terracota.


Una vez hayas dado cuenta de una buena comida, irás a la estación ferroviaria para, en un tren de alta velocidad, dejar atrás Beijing para ir a Xi’an, situada en la zona centro-este del país. Su historia se remonta a más de tres mil años y es la capital de la región de Shaanxi. Durante siglos fue la capital de China y, desde ella, salía la Ruta de la Seda. En Xi’an reposa el maravilloso ejército de soldados fabricados con terracota y a tamaño natural. Xi’an te ofrecerá, también, otras muchas maravillas. Pero todo esto tendrá que esperar hasta la jornada de mañana porque, cuando llegues a tu nuevo destino, no quedará tiempo más que para registrarte en el hotel, tomar posesión de tu habitación y retirarte a descansar.

Día 6: Xian. Con la boca abierta ante los Guerreros de Terracota

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

Lo primero que tienes que hacer hoy es dar buena cuenta del buffet que el hotel habrá preparado para que desayunes y, de esta manera, salir en plena forma y dispuesto a aprovechar, al cien por cien, todo lo que te espera, que no será poco.

¿Empezamos, viajero? Seguro que estarás impaciente por llegar a uno de los lugares más espectaculares de todo el país, el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota. Este lugar, monumento funerario del emperador Qinshihuang es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987 y se encuentra al noreste de Xi’an, aproximadamente a treinta y cinco kilómetros de la ciudad. Su contemplación te dejará, con toda seguridad, sobrecogido. En el siglo III a.C., Qinshihuang ordenó que se construyera un auténtico ejército de terracota, compuesto por más de siete mil soldados, realizados a tamaño natural y acompañados de sus caballos, carros y armas, con la idea de que fueran con él al más allá. A lo largo de dos mil años, este inusual enterramiento se mantuvo en el olvido y, en 1974, unos trabajadores, que estaban trabajando en la zona, lo encontraron por casualidad. Visitarás, no solo el museo en sí mismo, donde podrás ver algunas de las piezas más emblemáticas de los guerreros, además quedarás completamente impresionado cuando entres en el hangar que protege los descubrimientos iniciales. Ten en cuenta, viajero, que existe la posibilidad de que aún se puedan encontrar más partes del ejército.

Terminada esta visita única, será el momento de comer. Cuando lo hagas, seguirás visitando lel santuario más importante de Xi’an, el Templo Jianfu. En este santuario budista está la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, que tiene una altura de sesenta y cuatro metros. Y ahora sí, ya será el momento de volver a tu hotel para gozar de un merecido descanso.

Día 7: Xian - Shanghai. Shanghai te recibe con los brazos abiertos

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Vuelo
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Todo lo que empieza, antes o después, termina. Así pues, después de todo lo que te han deparado las últimas jornadas pasadas en este lejano país y de las emociones que has experimentado en Xi’an, es hora de seguir adelante para conocer una nueva ciudad, que estamos seguros de que te encantará: Shanghai


Empezarás este nuevo día disfrutando del magnífico buffet del desayuno. A continuación, irás al aeropuerto de Xi’an para volar hacia la urbe más universal, abierta al mundo y libre de China, Shanghai. Es la ciudad con mayor número de habitantes del país, en ella viven más de veinte millones de personas. Según Naciones Unidas, ocupa el segundo lugar del mundo en lo que se refiere a población, solo por detrás de Tokio, la capital de Japón. Shanghai está al este de China, en el delta del río Yangtsé y, junto con Tianjin, Chongqing y Beijing, depende directamente del gobierno central, es decir, que no está incluida dentro de ninguna provincia.


En cuanto llegues a Shanghai, será hora de comer y, después, visitarás los sitios más característicos de la ciudad. Primero conocerás los Jardines Yuyuan, en el norte, un hermoso lugar lleno de bonitos edificios y preciosos estanques y que está plagado de historia. Fueron construidos en el siglo XVI, durante la dinastía Ming. Además, tendrás ocasión de realizar visitas relacionadas con la cultura. Tu siguiente lugar a conocer será un impresionante templo budista, donde verás dos efigies de Buda, una sedente y otra en posición horizontal, ambas de un llamativo color verde. Se trata del Templo del Buda de Jade.

Para terminar este primer día en Shanghai, tendrás ocasión de dar un paseo por el muelle de la ciudad, llamado Bund. En este lugar apreciarás las dos diferentes ciudades que forman Shanghai: En un lado del muelle, verás las hermosas edificaciones coloniales y, en la otra orilla del Yangtsé, las imponentes imágenes de los numerosos rascacielos del barrio de los negocios, el Pudong.

Día 8: Shanghai. Tiempo libre para gozar de Shanghai

RÉGIMEN Desayuno
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

¿Qué te apetecería hacer hoy, viajero? Tienes todas las posibilidades al alcance de tu mano porque hoy no tendrás que atenerte a ningún horario. Podrás salir a patear la ciudad cuanto quieras.


Te podemos sugerir, desde volver al muelle a dar un paseo, visitar de nuevo, alguno de los sitios que más te llamaron la atención en la visita de ayer, irte de tiendas e, incluso, ¿por qué no?, dedicar el día a descansar. Shanghai tiene actividades para todos los gustos. Quizás te llame la atención visitar el Museo de Arte, o el Museo de Shanghai, o el Centro de Exposiciones de Urbanismo.


Pero si nada de esto te atrae de forma especial, puedes pasear sin rumbo fijo por el precioso barrio francés o por un lugar, llamado Xintiandi, lleno de casas clásicas que han sido arregladas, restaurantes, cafeterías y todo tipo de establecimientos donde podrás comprar de todo. También puedes acercarte a ver el Gran Teatro. Como verás, esta ciudad tiene muchísimas opciones para un viajero. No sin razón es el corazón de la economía y el comercio de China, además de uno de los más importantes puertos de todo el mundo. Si, además, le añadimos la belleza de sus calles y su siempre vibrante vida, tendremos una de las urbes más extraordinarias de la tierra.

Día 9: Shanghai – Phuket. Un emocionante viaje a Tailandia desde Shanghai

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Después de desayunar, te dirigirás al aeropuerto para tomar un vuelo hacia Phuket, en el Mar de Andamán. Allí, te esperan días de relajación junto al mar y noches llenas de diversión. ¡Prepárate para una experiencia inolvidable!

Día 10 a 11 : Phuket. Tu retiro paradisíaco

RÉGIMEN Desayuno
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Sin actividades programadas en tu agenda, la elección es tuya. ¿Playas de arena blanca? Patong, Karon Beach, Kata Beach, Bang Tao o Kamala Beach te esperan. ¿Aventuras? Decide y sumérgete en la belleza de Phuket.

Día 12: Phuket - España. ¡Hasta pronto, Tailandia!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Desayunas en Phuket, y luego, según lo acordado, te trasladas al aeropuerto para abordar el vuelo de regreso a España. La noche te espera a bordo.

Día 13: España. De regreso a España

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Finalmente, estás en casa, en España. Los vuelos desde Asia pueden parecer eternos, pero son esenciales para el viaje. Te ayudan a digerir todo lo que has visto y vivido. Ahora estás más preparado para enfrentar la vida cotidiana con los ojos y el corazón abiertos, gracias a las experiencias que te enriquecieron en China y Tailandia. Y recuerda, cuando decidas volver a Asia, estaremos aquí, listos para ofrecerte las mejores opciones.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Celebrity International Grand
Beijing Capital

Celebrity International Grand

V-Continent Beijing Parkview Wuzhou Hotel
Beijing Capital

V-Continent Beijing Parkview Wuzhou Hotel

Jinling Hotel Pekín
Beijing Capital

Jinling Hotel Pekín

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Shanghai Hongqiao
Shanghai

Grand Mercure Shanghai Hongqiao

Radisson Collection Hotel, Yangtze Shanghai
Shanghai

Radisson Collection Hotel, Yangtze Shanghai