Viaje a China: Circuito China Selección

Duración 11 día/s, 9 noche/s
Desde 2.561 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: China Selección
DURACIÓN: 11 día/s, 9 noche/s
Desde 2.561 €
Ver disponibilidad
China: cultura, diversión y paisajes sin igual

Bienvenido, viajero, al comienzo de la gran aventura de tu vida: China te está esperando, al otro extremo del planeta, para regalarte las mejores experiencias que hayas soñado, deleitarte con los más deliciosos aromas y sabores, y mostrarte todos sus encantos. Prepárate para disfrutar como nunca de la emoción de viajar…

Itinerario

Día 1: España – Beijing. Siente cómo te invade la emoción del gran viaje

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Cada gran viaje se empieza a vivir días, semanas, antes de la partida, como te sucederá en esta aventura en el Lejano Oriente.


Uno de los mejores destinos que se puedan soñar ya te espera, al otro lado del mundo, con todo tipo de sensaciones que no olvidarás en la vida. Parece mentira, pero el deseado ‘día D’ ha llegado y, en cuestión de horas, estarás nada más y nada menos que en China: lo que habías imaginado se va a hacer realidad.


Según te levantas, ya ha empezado el viaje, porque en unos momentos estarás facturando el equipaje, esperando el vuelo, embarcando, acomodándote en tu asiento con todo listo para volar al encuentro de la legendaria China… Ya estás en el avión, listo para pasar el rato con todo tipo de ideas: ver alguna película o serie, leer, hablar sobre lo que estás a punto de vivir, revisar información sobre el viaje, dormir… del rugido de los motores al despegar a los propios al aterrizar en el aeropuerto de Beijing pasarán unas horas menos largas de lo que te esperas.

Día 2: Beijing. El primero de una larga lista de días inolvidables

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hace un día estabas rematando los preparativos de tu viaje y, ahora, anuncian por megafonía el aterrizaje en el aeropuerto internacional de Beijing… ya llegas a China. Has podido disfrutar de alguna película o de alguna serie, de tu música favorita, has echado una cabezada (incluso larga)… el hecho es que no tardas en reparar que has cambiado, y mucho, de latitud en un destino fascinante, al ver los carteles en caracteres orientales y a decenas de sonrisas que te reciben en un país muy especial, que te irá sorprendiendo y emocionando día a día, con todo tipo de sensaciones para el recuerdo, en muchos lugares únicos en el mundo.

¡Disfruta, viajero, empieza tu gran viaje en China! Lo que habías imaginado, soñado, esperado, vas a empezar a saborearlo en primera persona. Una vez aterrizado, llega el turno, viajero, de conocer el primer hotel de los diversos establecimientos en los que te alojarás en el país oriental.

Un breve registro y la primera toma de contacto con la habitación preceden a unas horas de tiempo libre en las que puedes elegir entre diversas opciones: descansar de cara al día siguiente, tomar algo en el hotel, pasear por los alrededores… todo encajará en un primer día en el que, sobre todo, eres consciente de que te encuentras en el primer día de la que será una inolvidable estancia en China.

Día 3: Beijing. Jornada de visitas únicas en la capital

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Es difícil escoger el mejor día entre todos los que contiene este viaje, pero el de hoy es, sin duda, uno de los más destacados por la espectacularidad de los lugares a visitar y por su significado. Los has visto antes en la televisión, por internet, has leído sobre ellos… ahora estarás allí, en una impresionante ciudad que, curiosamente, no pertenece a ninguna provincia, ya que depende del poder central de la República Popular China.


Una vez disfrutado el desayuno en tu hotel, llega el turno de dirigirte a la Ciudad Prohibida (su nombre original es Museo Imperial), un espectacular complejo de palacios mandado construir por el emperador Yong Le en 1406 y que acogió a 24 monarcas hasta 1911. Su nombre más popular indica el toque de distinción que ha acompañado durante siglos a este imponente enclave, ya que solo tenían acceso a ella los miembros de la familia imperial y de la corte y algún privilegiado con algún permiso especial. El enclave mostrado por Bernardo Bertolucci en la película “El último emperador” asombra al visitante por sus 980 edificios repartidos en 72 hectáreas de terreno: más de 9.000 habitaciones como legado del esplendor de los emperadores chinos. El Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada son tres de los destinos más visitados en este hito de la tradición oriental.


La misma mañana te reserva, viajero, otra experiencia que no olvidarás: la visita a la Plaza de Tiananmen, mundialmente famosa y especialmente simbólica para los ciudadanos chinos. Centro no solo geográfico, sino también político, de Beijing, su nombre significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial”, una sugestiva denominación para la gran puerta que comunica la célebre plaza con el Palacio Imperial. Tras años y años como uno de los sitios más destacados de la ciudad, su elección por Mao Zedong como lugar donde se proclamaría la República Popular China disparó aún más su popularidad. En la actualidad, la plaza acoge, por su gran extensión, varios de los edificios más emblemáticos, como el Gran Palacio del Pueblo (sede de la Asamblea Nacional Popular), el Mausoleo de Mao Zedong, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, el Monumento a los Héroes del Pueblo o la Torre de Tiananmen. Una visita excepcional.


La jornada continúa con otra asombrosa muestra de la tradición y cultura chinas, ya que el Palacio de Verano es uno de los enclaves más visitados. Construido en 1750 (y reconocido, desde 1988, como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) albergó durante siglos el ocio y descanso de las familias imperiales. Había sitio para ello, ya que ocupa hasta 300 hectáreas, repletas de jardines, pabellones, puentes y teatros, toda una placentera oportunidad para pasear por un escenario de gran belleza... Y si quieres más sensaciones podrás asistir, por la noche, a un espectáculo de tradicionales acrobacias chinas. Sin duda, el día ha merecido, y mucho, la pena.

Día 4: Beijing. A las afueras de Beijing para visitar la Gran Muralla

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Un día en el que visitas una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno es, viajero, un día muy especial. Disfrútalo a fondo. Pisar la Gran Muralla China se equipara, por lo tanto, por lo exclusivo e incomparable, con el paso por el Coliseo de Roma; el Taj Mahal en India; la ciudad de Petra, en Jordania; Chichén Itzá, en México; Machu Picchu, en Perú y la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro.


Un sabroso desayuno te dejará listo para ir al encuentro de esta magnífica obra del ser humano que te ofrecerá una de las experiencias más intensas de todo el viaje. Con más de dos milenios de antigüedad, se le conocía en sus primeros años como “La muralla de los diez mil Li”, que indicaba la idea de infinito, dadas las enormes dimensiones de esta superconstrucción. Considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, fue levantada con fines defensivos, como protección frente a la amenaza de los pueblos bárbaros del norte (mogoles, manchúes, etc.). Una ingente construcción que llegó a medir 21.196, de los que se conservan cerca de 10.000… y, por serte, al norte de Beijing, cerca de la ciudad, se encuentra uno de los tramos mejor conservados y, además, más espectaculares de toda la muralla.


Después de degustar la extraordinaria comida china en el almuerzo te espera el excepcional Parque Olímpico, construido con motivo de los exitosos Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Una curiosa visita que te permitirá situarte frente a varios edificios deportivos que asombraron a millones y millones de personas en todo el mundo. Como el Estadio Nacional, popularmente conocido como “Nido de Pájaro”, una increíble construcción que fue el centro neurálgico de la actividad deportiva durante los juegos y que asombró al mundo por conformar un colosal enrejado de acero, dándole aspecto de un nido.

Otro enclave a destacar es el Centro Acuático Nacional, conocido en su caso como “Cubo del Agua”, porque, por fuera simula una caja formada por miles de burbujas. Y aún hay más en una jornada tan especial: podrás degustar, en una cena de bienvenida y entre otros bocados, el famoso pato laqueado al estilo de Beijing: crujiente por fuera, tierno por dentro.

Día 5: Beijing – Xi’an. Saliendo de Beijing con rumbo a Xi’an

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

Aún impresionado por el imponente espectáculo que ha supuesto visitar la Gran Muralla China, te queda otro magnífico enclave por disfrutar después de un gran desayuno buffet en tu hotel de Beijing: el Templo de Cielo.


Otro lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1998, que se construyó en 1420 y que destaca por ser el templo más grande de toda China, todo un honor en un inmenso país repleto de prodigiosos templos. Repleto de rincones que te asombrarán, como el popular Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha, será un estupendo broche de oro a tu estancia en la capital china, que finalizará con un suculento almuerzo, para llegar, horas después a Xi´an, entre cuyos numerosos atractivos destaca la mundialmente formación de guerreros de terracota, otro de los lugares que ya habías conocido por los medios de comunicación y que vas a disfrutar allí mismo. Toda una experiencia.


El almuerzo y la sobremesa precederán a tu traslado a la estación de ferrocarril de Beijing, donde subirás a un tren de alta velocidad con destino a Xi’an, otra excepcional parada de tu gran viaje por China. Es difícil destacar entre las numerosas ciudades chinas, muchas de ellas legendarias, pero este destino, sin duda, lo hace.


Capital de la provincia de Shaanxi, en la región centro-este del país, muestra el legado más de 3.000 años de historia, entre los que fue el punto de partida de la Ruta de la Seda y capital del imperio chino durante siglos. Tal cual. Y, sobre todo, alberga el impresionante ejército de terracota, además de varias de las maravillas que te sorprenderán estos días… pero habrá que esperar que pase la noche, viajero, que aprovecharás para descansar en tu nuevo hotel.

Día 6: Xi’An. El ejército más antiguo que has visto jamás

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Xi'an Museo de Guerreros y Corceles de terracota
ALOJAMIENTO Hotel

Un sueño reparador es lo más indicado para continuar disfrutando a fondo de tus días de viaje por tierras chinas, repletos de sensaciones únicas, muy especiales.


Un completo desayuno buffet te dejará listo para emprender camino al encuentro del Museo de Guerreros y Corceles de Terracota, situado a unos 35 kilómetros al noreste de Xi’an y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Te remontarás, viajero, nada más y nada menos que al siglo III a.C., cuando el emperador Qinshihuang mandó construir un ejército de más de 7.000 guerreros, tallados en terracota a tamaño natural y alineados en formación de batalla (¡con caballos y carros de guerra incluidos!), para que le acompañaran una vez fallecido en la otra vida, y como testimonio del poder militar del emperador.


El paso de los siglos provocó que este prodigioso enclave, esta superlativa tumba, quedase sepultado e ignorado durante más de 2.000 años, hasta que unos operarios que realizaban trabajos hidroeléctricos en la zona se encontraron con esta increíble sorpresa. Desde entonces, el gobierno chino echó el resto para acondicionar el lugar en el que, por cierto, no se descarta que aparezcan nuevos guerreros, y presentarlo como un evocador museo de tiempos de gloria imperial.


Los guerreros de terracota dejan el listón muy alto entre los sitios a visitar en Xi´an pero, sin duda, disfrutarás de tu paso por otros enclaves destacados de la zona, como el templo Jianfu y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán. El primero de ellos es el santuario más importante y popular de toda la ciudad, y alberga la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, un singular templo budista de 64 metros de altura, mientras que la mezquita destaca como excepcional testimonio histórico, ya que data del siglo VIII y es una de las mezquitas más grandes de todo el país, por sus cerca de 13.000 metros cuadrados de superficie. Una nueva jornada repleta de gratas sorpresas que terminará con tu regreso al hotel, para descansar y cargar baterías de cara a la siguiente jornada.

Día 7: Xi’an – Hangzhou. Conoce la increíble ciudad de Hangzhou

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Vuelo
Visitas Panorámica de Hangzhou
ALOJAMIENTO Hotel

Los primeros días de tu gran aventura en China han estado llenos de emociones y de experiencias irrepetibles, ¿no es así, viajero? Concretamente, estamos seguros de que no olvidarás fácilmente todo lo vivido en Xi’an a lo largo de la jornada de ayer… Pero ha llegado el momento de abandonar esta maravillosa ciudad y de poner rumbo a tu próximo destino: Hangzhou, también conocida como “el Paraíso en la Tierra”.


En cuanto termines de dar buena cuenta del desayuno estilo buffet del hotel, te dirigirás al aeropuerto de Xi’an para tomar un vuelo hasta la preciosa ciudad de Hangzhou. La belleza de este lugar es famosa en todo el continente asiático, y en cuanto bajes del avión y comiences a mirar a tu alrededor, te bastarán un par de minutos para descubrir por qué.


Al llegar a Hangzhou, te llevarán al hotel, almorzarás y, ya por la tarde, irás a dar un paseo en barco por el hermoso Lago del Oeste, un precioso espacio natural que recibió en 2011 la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que forma parte indisociable de la esencia de la ciudad. Sobre sus aguas “flotan” una serie de pasarelas, pabellones, islas artificiales y otras construcciones que dan lugar a un paisaje de postal, mientras que en sus orillas discurre buena parte de la vida social de Hangzhou.


Día 8: Hangzhou – Suzhou. ¿Preparado para ver la Colina del Tigre?

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Suzhou
ALOJAMIENTO Hotel

Las sorpresas continúan, viajero, durante este gran viaje, ya que desde Hangzhou, conocida como “el Paraíso en la Tierra” y en la que has podido disfrutar de paisajes y experiencias excepcionales, irás hasta Suzhou, “la Venecia de Oriente”… pronto comprobarás por qué la llaman así, merecedora del honor de ser una de las ciudades más bellas de todo el país.


En el delta del río Yangtsé, regada por el lago Tai y cruzada por el Gran Canal de China… todo suma para configurar un excepcional entorno de arroyos y estanques, un prodigioso despliegue natural. Como Venecia, pero con edificios tradicionales chinos, toda una visión a tener en cuenta. En tren o en autobús, en función del hotel en el que te alojes, el viaje a Suzhou te conducirá a nuevas y gratificantes sensaciones en un entorno de espectacular belleza. Si Suzhou destaca por ser una de la ciudades más bellas de toda China, también lo hace por contar con uno de los jardines clásicos chinos, construidos entre los siglos XI y XIX, más apreciados en todo el país: el Jardín del Pescador, otro enclave que ha merecido el honor de ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entre decenas de jardines ubicados en la ciudad (hasta 200). Este en concreto aúna belleza, armonía y un exquisito gusto en solo media hectárea (un remanso de paz y relajación), lo que le otorga un especial atractivo.


Estás en Suzhou, viajero, así que sería un gran error irte sin subir a la Colina del Tigre, un montículo situado, curiosamente, en el centro de la ciudad, en cuya cima se encuentra la Pagoda de Yunyan, construida en el siglo X y que, como en el caso de la Torre Pisa, se ha inclinado con el paso de los años. Los últimos pisos se construyeron en el siglo XVII, en tiempos del último emperador de la Dinastía Ming.

Día 9: Suzhou – Shanghai. La ciudad más grande que has visto jamás

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Conocer los lugares más emblemáticos de Shanghai supone cerrar a lo grande un magnífico viaje del que te aún te quedan momentos muy especiales por disfrutar. Después de acabar tu completo desayuno buffet en el hotel de Suzhou, tomarás un tren de alta velocidad (o un autobús, según el hotel en el que te encuentres) para llegar hasta Shanghai, una de las ciudades más impresionantes de todo el mundo, con 20 millones de habitantes (según las Naciones Unidas, la segunda más poblada del mundo, después de Tokio).


El viaje te ha llevado hasta el extremo oriental de China, en un extraordinario enclave natural, justo en el delta en la desembocadura del río Yangtsé. Como en el caso de Beijing ( y de Tianjin y Chongqing), la ciudad que vas a tener la suerte de conocer es una de las cuatro ciudades chinas que no forman parte de ninguna provincia ni región autónoma, ya que dependen directamente del poder central.


Un sabroso almuerzo te recibirá a tu llegada a Shanghai, para después empezar a conocer los lugares más destacados de una ciudad repleta de ellos, como en el caso de los Jardines Yuyuan, situados en la zona norte y una emblemática parte de Shanghai, ya que se construyeron en el siglo XVI, en tiempos de dominio de la mítica dinastía Ming. Estanques, pabellones y una vegetación cuidada al detalle hacen que este ‘pulmón verde’ sea uno de los lugares más visitados de este destacado enclave oriental.


La ruta continúa por el espectacular Templo del Buda de Jade, un santuario budista que alberga dos estatuas de Buda (una de ellas sentada y la otra recostada) de un color verde intenso. Como broche final, podrás contemplar el paisaje urbano y acuático del Bund, el excepcional malecón de la ciudad en el que se aprecian de un vistazo los contrastes de esta magnífica ciudad: tradición y modernidad, estilo colonial y uno de los skylines (el del distrito financiero, llamado Pudong), más populares del mundo.

Día 10: Shanghai. Siéntete libre por las calles de Shanghai

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Tienes todo el día, viajero, para organizarte como consideres, tanto con planes preparados por ti, sugerencias por nuestra parte, ambas cosas… el hecho es que dispones de muchas horas para disfrutar de la excepcional Shanghai.


Puedes salir de compras por uno de los centros urbanos más destacados del continente (y del mundo) en este aspecto, o puedes pasear por la zona del malecón, volver a disfrutar de un paseo por los jardines Yuyuan, o conocer cualquiera de los edificios y monumentos de la ciudad…


En cuanto a cultura, merece la pena visitar alguno de sus museos, como el Museo de Shanghai, el Museo de Arte o el Centro de Exposiciones de Urbanismo de Shanghai, o el Gran Teatro de la ciudad, etc. ¿Más recomendables ratos de ocio? Un paseo por el “barrio francés” o por la zona de Xintiandi, con casas de estilo clásico, restauradas, con un sabor especial y repleta de tiendas, restaurantes y cafés… Te encuentras en una de las ciudades que ofrece los contrastes más fascinantes del planeta, lo que se nota en cualquiera de sus rincones. Aprovecha que tienes un día entero para disfrutar de ella.

Día 11: Shanghai – España. ¡Hasta la vista, China!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Once días dan para mucho, incluso en un país tan enorme como China, ya que has podido contemplar, en primera persona, algunos de los lugares más destacados no solo del país, sino del continente (y, en algún caso, de todo el planeta). Beijing, Xi'an, Shanghai… los recuerdos se suceden, se alternan en tu memoria nada más terminar el viaje, y así seguirán para siempre, como fruto de una experiencia única, excepcional. Ha merecido la pena, ¿no, viajero?


Un último desayuno en tierras asiáticas, con Shanghai a la vista, te preparará para afrontar la última jornada de este inolvidable viaje. Ya en el aeropuerto internacional de Shanghai, embarcarás de vuelta hacia España, el lugar desde el que empezó todo. Algo de melancolía por el final de viaje, pero, en todo caso, alegría y satisfacción por haber protagonizado una experiencia única. Por suerte, aún te quedan viajes por hacer… ¡ánimo, viajero, el mundo te espera!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Zhejiang International Hangzhou
Hangzhou, China

Zhejiang International Hangzhou

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An