Viaje a China: Gran Viaje China clásica y Tíbet

Duración 12 día/s, 10 noche/s
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
Completo
Gran Viaje: China clásica y Tíbet
DURACIÓN: 12 día/s, 10 noche/s
Completo
Descubre todo lo que China tiene para ti

Si lo que estás buscando es un gran viaje que te permita conocer mejor la esencia de China, que no se centre solamente en los grandes núcleos urbanos, que se salga de los itinerarios más habituales, pero respetando los lugares más emblemáticos del país, y que proporcione al viajero experiencias únicas e irrepetibles, tenemos una buena noticia para ti: este circuito es exactamente lo que necesitas.

Itinerario

Día 1: España - Beijing. Siente cómo te invade la emoción del gran viaje

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

No queda nada, por fin, para empezar tu gran viaje al encuentro del Lejano Oriente, una zona del planeta que te sorprenderá a diario y de la que, sin duda, traerás impresionantes recuerdos para toda tu vida. Nada más despertarte, ya estás dispuesto para emprender uno de los viajes más atractivos que se puedan diseñar: grandes ciudades y prodigiosos escenarios naturales te esperan a unas horas de vuelo nocturno, cruzando el mundo al encuentro de un destino excepcional.

Ilusión y emoción que harán más livianos los trámites previos a ocupar tu asiento en la gran aeronave, cuando los motores empezar a sonar para iniciar el despegue hacia una aventura personal que disfrutarás en cada uno de sus minutos, once días de viaje por tierras chinas.

Mientras llegas, la espera se puede hacer más corta con unas horas de sueño, hojeando las revistas o libros que lleves contigo… en menos tiempo del que crees verás entrar los primeros rayos del sol por las rendijas de las ventanillas, acercándote a la imperial Beijing, el primero de un espectacular despliegue de lugares asombrosos, insólitos, pintorescos… todos definitorios de una gran experiencia.

Día 2: Beijing. El primero de una larga lista de días inolvidables

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

China está muy lejos, mucho, pero la ilusión de comenzar un gran viaje hará que puedas dedicar parte del tiempo a imaginarte en cualquiera de los extraordinarios destinos por lo que vas a pasar, varios de ellos admirados en todo el mundo. O también alguna película, alguna serie, leer periódicos, revistas o libros, dormir y acortar la espera… en todos los casos, Beijing estará cada vez más cerca, y si hace unas horas dormías en tu cama, hoy lo harás en el primero de los hoteles en los que te acomodarás en los siguientes días, y en los que saludarás cada día con un suculento desayuno.

Nada más descender, empezarás a ver carteles en caracteres orientales y a mezclarte entre la población china, caracterizada por su amabilidad y su hospitalidad. ¡Confirmado, viajero, estás en China!

Después de los últimos trámites del aterrizaje en las pistas del aeropuerto de Beijing, te darán una calurosa bienvenida para, a continuación, trasladarte al hotel, donde podrás registrarte, acomodarte, tomar un refresco, descansar unos momentos, etc., con unas horas de tiempo libre antes de la cena para hacer lo que más te apetezca, como la opción de dar un paseo por los alrededores para saborear tus primeros momentos en la República Popular de China.

Día 3: Beijing. Jornada de visitas únicas en la capital

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

No es exagerado destacar que la jornada de hoy es excepcional, ya que incluye destinos conocidos en todo el mundo, con una gran carga histórica y simbólica y con un excepcional interés monumental. Una vez que hayas degustado tu desayuno en el hotel, te prepararás para contemplar algunas imágenes que has visto, años atrás en el cine, la televisión, los libros, etc. Ahora las verás en directo, como protagonista de un viaje muy especial en una ciudad que curiosamente, no pertenece a ninguna provincia o región, sino que depende directamente del poder central de la República Popular China.

La primera visita será, nada más y nada menos, a la Ciudad Prohibida (también llamada Museo del Palacio Imperial), un excepcional complejo palaciego que mandó construir el emperador Yong Le en 1406 y que recibió ese nombre porque estaba vedado el acceso a la población (salvo permiso especial): solo podían disfrutar de este privilegiado espacio la familia imperial china y los miembros de la corte. La verdad es que estarían a sus anchas, ya que el recinto, residencia oficial de 24 emperadores hasta 1911, ocupa 72 hectáreas y alberga ¡980 edificios y más de 9.000 habitaciones! Un imponente despliegue de construcciones entre las que destacan, al ser las más populares y llamativas, el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada.

El día te reserva, viajero, otra vista excepcional, la de la mundialmente famosa Plaza de Tiananmen (significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial”), que comunica con el Palacio Imperial, también caracterizada por sus colosales dimensiones, con 44 hectáreas de extensión. Es el centro geográfico y político de Beijing, y Mao Zedong reivindicó su uso para reuniones multitudinarias, inspirado por ese tipo de reuniones populares en la Plaza Roja de Moscú (de hecho, en la Plaza de Tiananmen se proclamó la República Popular China). Alberga alguno de los edificios más relevantes de Beijing, como el Gran Palacio del Pueblo (sede de la Asamblea Nacional Popular), el Mausoleo de Mao Zedong, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, el Monumento a los Héroes del Pueblo o la Torre de Tiananmen… todo un despliegue de símbolos en el mismo centro de la ciudad y uno de los hitos principales de la primera parte de este gran viaje.

Después de tan magníficos enclaves, tendrás la oportunidad de visitar otro destacado rincón de la ciudad, como el Palacio de Verano, un bonito conjunto arquitectónico que constituyó el lugar de descanso de la familia imperial china durante siglos y que, como otros muchos lugares en China, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (en su caso, en 1998). Construido en 1750, ocupa una superficie de 300 hectáreas, repletas de jardines, pabellones, puentes y teatros.

Día 4: Beijing. A las afueras de Beijing para visitar la Gran Muralla

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

México, Machu Picchu, en Perú, la ciudad de Petra, en Jordania, y la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro se completa con la Gran Muralla China al referirnos a las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Por ello, hoy es un día especial, muy especial, ya que pasearás por uno de los sitios más populares en el mundo, toda una referencia. Te recomendamos, por lo tanto, desayunar con calma en tu hotel de Beijing para llegar con energías renovadas a este asombroso enclave oriental.

Con más de 2.000 años de antigüedad, La Gran Muralla se levantó como protección de los posibles ataques de los pueblos que vivían al norte, como los mongoles y los manchúes. Y, de paso, erigieron un monumental prodigio de la construcción que ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987. Llegó a extenderse durante más de 20.000 kilómetros, de los que quedan en pie cerca de 10.000. Y estás de suerte, ya que muy cerca de Beijing, a muy pocos kilómetros al norte, se encuentra una de las partes más impresionantes y, además, mejor conservadas de La Gran Muralla.

El día te reserva nuevas sorpresas, en un gran país merecedor de un gran viaje como este. Llega, viajero, el turno de volver a la ciudad, aún impresionado por la espectacularidad de La Gran Muralla, para ver otros ejemplos excepcionales de construcción, en este caso de los tiempos modernos: los estadios de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, comenzando por el Estadio Nacional, más conocido como “Nido de Pájaro” y famoso en todo el mundo.

Una fama merecida, ya que impactó, e impacta, a todo el que lo ve por su colosal enrejado de acero en forma de nido. Una excepcional alegoría de la naturaleza, tan importante en China, que se prolonga en otro de los edificios que conocerás, el Centro Acuático Nacional, también denominado el “Cubo del Agua" por parecer una caja formada por miles de burbujas. Y un día excelente merece un remate a la altura, con una suculenta cena de bienvenida con el pato laqueado al estilo pequinés como plato estrella.

Día 5: Beijing - Xian. Saliendo de Beijing con rumbo a Xi’an

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

La experiencia en Beijing ha dejado el listón muy alto pero, por suerte, este gran viaje te depara todo tipo de buenas sensaciones y emociones en lugares únicos en todo el mundo, como en el caso de la excavación en la que se descubrieron los guerreros de terracota. Pero, antes de llegar a contemplar este hito histórico y arqueológico, podrás contemplar otra maravilla en la ciudad de Beijing después de un suculento desayuno buffet en tu hotel: el Templo del Cielo, al sur de la Ciudad Prohibida y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Nada más y nada menos que el templo más grande de toda China, construido en 1420 y legado de la legendaria época imperial. Un entorno de sorprendente belleza que sorprende a todos los viajeros que pasan por él, ante edificios como el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Después de esta excepcional experiencia y un apetitoso almuerzo, las buenas noticias continúan: ¡Rumbo a Xi’an!

Llega la hora de despedirse de la imponente Beijing para desplazarse, en tren de alta velocidad, hasta Xi’an, la capital de la gran provincia de Shaanxi, en la región centro-este del país oriental.

Una zona en el mapa de gran importancia estratégica durante sus más de 3.000 años de existencia, sobre todo al ser punto de partida de la Ruta de la Seda, por lo que podrás evocar los tiempos en los que cientos de mercaderes transitaban por estas tierras. Y disfrutarás de otro de los muchos momentos de este prodigioso viaje: la visita al lugar donde descansa el increíble ejército de terracota... pero tendrás que esperar hasta el día siguiente, así que merece la pena descansar en el hotel para estar fresco ante lo que será una excepcional experiencia.

Día 6: Xian. El ejército más antiguo que has visto jamás

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Xi'an Museo de Guerreros y Corceles de terracota
ALOJAMIENTO Hotel

Si cada uno de los días de este gran viaje merece un reparador descanso nocturno, en el de hoy, sin duda, tienes que prepararte para una inolvidable jornada, viajero. Aprovecha el desayuno buffet de tu hotel, tu "centro de operaciones", para cargarte de energía: merece la pena estar con los cinco sentidos activados al máximo para saborear cada momento de la jornada.

Y ya llega el momento de dirigirte a toda una oportunidad para asombrarte ante un yacimiento de excepción, tan prodigioso como curioso: el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota. A solo 35 kilómetros al noreste de la ciudad, el mausoleo del emperador Qinshihuang consigue destacar en un país cargado de maravillas y, por ello, también fue declarado, en 1987, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se construyó en el siglo III a.C. y el emperador decidió estar acompañado por más de 7.000 guerreros tallados en terracota a tamaño natural, con sus corceles y carros de guerra... una impresionante compañía que, asombrosamente, quedó olvidada, oculta bajo toneladas de tierra, durante 2.000 años.

En 1974, unos operarios que trabajaban en una obra hidroeléctrica fueron los primeros sorprendidos de una enorme serie de visitantes hasta el día de hoy. Un descubrimiento único ante el que las autoridades chinas echaron el resto: en la actualidad se pueden visitar tanto un museo con las muestras más representativas del ejército, como las excavaciones originales... y no se descarta que aparezcan aún más guerreros.

¿Toda una experiencia, no, viajero? Después de pasar por este inolvidable enclave, podrás almorzar para continuar la jornada con visitas a los destinos más interesantes de Xi’an: el templo Jianfu y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán. Jianfu es el santuario más destacado de la zona, donde podrás asombrarte con la imponente Gran Pagoda de la Oca Silvestre, singular templo budista que llega a una altura de 64 metros.

En el caso de la mezquita (13.000 metros cuadrados de superficie), también supone una cita con la tradición y la historia, ya que se construyó en el siglo VIII y se ha mantenido a lo largo de los siglos como una de las más grandes de todo el país... un magnífico cierre para otro gran día en la gran China. Ya en el hotel, podrás descansar de cara a la siguiente jornada.

Día 7: Xian - Lhasa. Hacia la capital del Tíbet

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Pocos viajes mantienen un interés superlativo como este trayecto por tierras orientales, en el que cada día reserva todo tipo de emociones y sensaciones que hacen que el viaje se apure minuto a minuto. Llega el turno de abandonar para viajar hacia Lhasa. Mientras desayunas en el apetitoso desayuno buffet del hotel, recordarás lo vivido y te prepararás para lo que queda por llegar, de momento en la capital de la Región Autónoma del Tíbet.

En plena meseta tibetana, en tierras del Himalaya, a una altitud de más de 3.600 metros sobre el nivel del mar, Lhasa se ha convertido en el centro budista por excelencia y en la tradicional residencia del Dalai Lama, actualmente en el exilio. Tiempo para disfrutar de un entorno natural espectacular, de un continuo tributo a la espiritualidad y la trascendencia.

Según el avión aterriza en Lhasa, eres consciente de que vas a vivir una experiencia especial, mucho. Para disfrutarla al máximo, tienes que tener en cuenta la necesaria adaptación a esta zona montañosa para no sufrir el llamado "mal de altura" (por la baja concentración de oxígeno). Hay que tomarse las cosas con calma (y este lugar ayuda a ello como pocos en el mundo).

Consejos a tener en cuenta en el primer día, que será libre, sin visitas organizadas para propiciar la adaptación: no realices esfuerzos, bebe mucha agua, respira adecuadamente... Si sigues estos consejos y aprovechas a fondo tu noche de descanso en el hotel, estarás preparado para una inolvidable estancia en esta míticas tierras de montaña y culto al espíritu. Paz y tranquilidad en un prodigioso entorno natural. Ya estás allí, viajero, ¡llega la hora de disfrutar!

Día 8: Lhasa. Descubre el inolvidable Palacio de Potala

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

¿Cómo te encuentras, viajero? ¿Has descansado bien? Cada vez más aclimatado a estas nuevas tierras, un suculento desayuno buffet en el hotel precede a las excelentes visitas del día, entre las que se encuentra, en un comienzo estelar de la jornada, el Palacio de Potala, la residencia de invierno del Dalai Lama que se ha mantenido a lo largo del tiempo como uno de los enclaves arquitectónicos más destacados de toda China.

Un complejo palaciego situado a 3.767 metros sobre el nivel del mar (el situado a más altura en todo el mundo) es, sin duda, algo que merece verse y que se suma a la numerosa nómina de lugares reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en su caso, en 1994). Una imponente construcción en proceso de cambios desde sus primeros tiempos, en el siglo VII, hasta el siglo XVII cuando adquirió su aspecto actual. El Dalai Lama tuvo que exiliarse tras la revolución cultural de Mao Zedong, pero su huella y legado se extiende por toda la superficie de este excepcional punto en el mapa.

Erigido sobre el Monte Hongshan, la Montaña Roja, el Palacio de Potala ofrece al viajero una prodigiosa imagen, de gran carga simbólica al ser un destacado centro de peregrinación. A 3.700 metros de altitud, rodeado por las montañas del Himalaya... supone una de las imágenes más impactantes que se puedan experimentar para todo viajero que se precie.

Con 13 pisos de alto y una superficie construida de 400.000 metros cuadrados, está dividido en dos partes: abajo, el Palacio Blanco, donde se encuentran el salón de ceremonias con el trono del Dalai Lama, sus habitaciones, las salas de audiencias y una increíble colección de objetos de arte; y, en la parte alta, el "Palacio Rojo", con las tumbas de los Dalai Lama y el monasterio privado.

Un lugar tan increíble como el Tíbet aún te depara nuevas sorpresas, viajero, como en el caso del Monasterio de Jokhang, el principal centro espiritual de toda la zona, con miles y miles de peregrinos y visitantes cada año: los cuatro reyes guardianes escoltan la entrada de este magnífico enclave espiritual.

Después de esta intensa experiencia, llega el turno de pasear por la popular calle Barkhor, construida en la misma época que el templo de Jokhang, una ruta circular en el centro de la ciudad en la que podrás contemplar a decenas y decenas de monjes y peregrinos rezando o meditando, entre multitud de puestos de artesanía y todo tipo de recuerdos para los visitantes. Una buena forma de llevarse algo, material en este caso, como recuerdo de un día excepcional, que termina con un reparador descanso en el hotel.

Día 9: Lhasa. Acércate al increíble patrimonio de la capital del Tíbet

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

¿Impresionado, viajero, por la visita de ayer? Pues tu contacto con los templos tibetanos cuenta con una nueva jornada para que disfrutes de un entorno de relax y trascendencia en un excepcional entorno natural. En un lugar, sin duda, único en el planeta.

Hoy visitas, después de un sabroso desayuno en tu hotel, el monasterio de Drepung, a siete kilómetros de la capital tibetana. Construido a principios del siglo XV, en tiempos llegó a ser el monasterio más grande del mundo, con nada más y nada menos que 5.000 monjes albergados en su interior (en la actualidad, viven en él unos 700). Todo un despliegue de homenaje y respeto a la divinidad que sufrió los terribles ataques de la “Revolución Cultural” de Mao Zedong, que causaron todo tipo de desperfectos, de los que consiguió recuperarse en buena parte.

Curiosamente, la siguiente parada en el camino coincide en su historia con los avatares del monasterio de Drepung: el de Sera, a solo cinco kilómetros de Lhasa, también se construyó en el siglo XV y también sufrió la feroz represión de la época de Mao (en la actualidad, 600 monjes viven en este remanso de paz y espiritualidad). Situado en una elevación del terreno, ofrece unas vistas espectaculares de toda la zona.

La mañana se habrá completado, a lo grande, con la visita a estos dos magníficos monasterios, representativos del profundo tributo a la espiritualidad de esta zona asiática. Ya por la tarde, y después de un reparador almuerzo, llegaremos al impresionante Palacio Norbulingka, que recibió en el 2000 la distinción como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en línea con magníficos enclaves como el Palacio de Potala y el Monasterio de Jokhang.

Su construcción data de 1754, como palacio de verano para el Dalai Lama (el de invierno es el de Potala). Cerca de 400 habitaciones y un excepcional jardín caracterizan a este centro que convoca a miles de tibetanos y visitantes de todo el mundo, que pueden disfrutar, por ejemplo de una gran colección de objetos de arte y pinturas tankha.

Día 10: Lhasa - Shanghái. Dejando atrás el Tíbet para volar a la gigantesca Shanghái

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Disfruta a fondo, viajero, de tu desayuno buffet en tu hotel de Lhasa, ya que tienes por delante unas horas de viaje para llegar hasta Shanghai, donde te sumarás a los más de 20 millones de habitantes de la ciudad más poblada de China y, según las Naciones Unidas, la segunda del mundo.

Un centro internacional de comercio y tradiciones, de tecnología y espiritualidad… todo cabe en Shanghai, situada en el extremo oriental de China, en el delta formado por el río Yangtsé en su desembocadura. Como Beijing, Tianjin y Chongqing, Shanghai no forma parte de ninguna provincia ni región autónoma, ya que que dependen directamente del poder central. ¡Prepárate para una gran experiencia en un magnífico lugar en el mundo!

Hay muchos lugares excepcionales en la ciudad, muchos, y vas a tener la oportunidad de conocer varios de ellos, representativos de la vida, del pulso de esta impresionante ciudad. Como en los casos de los jardines Yuyuan, el Templo del Buda de Jade, el barrio antiguo, el malecón de la ciudad… los podrás conocer después de una noche de gratificante descanso, ya que desde el aeropuerto llegarás, al caer la tarde, a tu nuevo hotel en Shanghai.

Día 11: Shanghái. Descubre los mil y un encantos de la gran Shanghai

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Beijing, Xi’an, Lhasa… Este gran viaje te ha permitido recorrer, viajero, lugares destacados de un país tan grande como China, y acaba a lo grande con la visita a Shanghai, uno de los destinos urbanos más apreciados del mundo, una ciudad del siglo XXI con siglos y siglos de tradición de la que vas a disfrutar durante cada minuto de tu estancia.

Después de un suculento desayuno en el buffet de tu hotel en la ciudad, podrás conocer algunos de sus lugares más emblemáticos, como los Jardines Yuyuan, situados al norte. Todo un espectáculo natural en plena metrópoli, con origen en el siglo XVI, cuando la Dinastía Ming gobernaba el imperio: estanques, corredores y pabellones de gran belleza que suponen un extraordinario paréntesis en la bulliciosa actividad de la gran ciudad.

Tu siguiente visita en este intenso y apasionante día será al Templo del Buda de Jade, un espectacular santuario budista, el más popular de la ciudad, que alberga dos estatuas de Buda (una sentada, de tres toneladas de peso y dos metros de altura, y la otra recostada).

Después de esta muestra del respeto a la divinidad, Shanghai te mostrará otros aspectos cotidianos de su vida urbana: el Bund, el malecón de la ciudad, desde el que se puede asistir a un impactante contraste, propio de un viaje por el tiempo: desde edificios clásicos de estilo colonial al impresionante skyline del distrito financiero de la ciudad, llamado Pudong.

Llega la hora de volver al hotel para cenar y prepararse ante el viaje de vuelta, después de un completo día de conocimiento de la fascinante Shanghai, un magnífico cierre para una experiencia única en el continente asiático. ¡Descansa, viajero, te lo has merecido!

Día 12: Shanghái - España. De vuelta a casa con la maleta llena de recuerdos

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Desde el primer día has sumado emociones y sensaciones de una parte a otra de un país tan impresionante como China, desde enormes ciudades como Beijing y Shanghai a enclaves de gran belleza natural y significado espiritual, como Lhasa o Xi’an… Todo suma para conformar un viaje inolvidable, en el que has podido saborear cada momento y protagonizar experiencias muy difíciles de experimentar en cualquier otro lugar del planeta. China vuelve contigo a casa.

Mientras saboreas tu último desayuno en tierras asiáticas, repasas todo lo vivido y sentido, con un toque de melancolía porque acaba este gran viaje, pero contento por una experiencia tan plena, que da sentido a la decisión de cruzar el mundo al encuentro de nuevas culturas, tradiciones, etc. Es posible que aún no sepas cuál será tu próximo viaje, pero esperamos que sea tan completo y enriquecedor como este, en otras latitudes, con otras costumbres y paisajes… en suma, para que la sensación de viajar vuelva a ser una inversión de futuro, compuesta de recuerdos que te acompañen para siempre. ¡Gracias, viajero, por acompañarnos en esta aventura personal, ha sido un placer!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing