Viaje a China: Circuito Lo mejor de China

Duración 14 día/s, 12 noche/s
Desde 3.090 €
Ver disponibilidad
Circuito: Lo mejor de China
DURACIÓN: 14 día/s, 12 noche/s
Desde 3.090 €
Ver disponibilidad
Descubre los encantos de Oriente

Deja volar tu imaginación, viajero, y sueña con los rincones más exóticos, con las comidas más suculentas, con los paisajes naturales más bellos, con las personas más amables y con los edificios y monumentos más impresionantes… Ahora, viajero, abre de nuevo los ojos: todo lo que has visto no está solo en tu imaginación; existe de verdad, está en China y estás a punto de conocerlo.

Itinerario

Día 1: España - Beijing. Esto tiene muy buena pinta…

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Vuelo

¡Por fin llegó el gran día, viajero! Seguro que anoche no te resultó fácil conciliar el sueño, sabiendo que hoy comenzaría tu aventura en el Lejano Oriente… Esperar hasta llegar al hotel, dormir y vestirte de nuevo para comenzar tu primera visita sería desperdiciar un montón de horas, de experiencias y de momentos llenos de emoción.

Así que nuestro consejo es que cambies el chip desde el primer instante, y te pongas en modo viajero en cuanto te levantes de la cama. De esta forma podrás disfrutar de cada segundo de este día: el traslado de casa al aeropuerto, la facturación del equipaje, ojear una revista en la sala de espera, la cola para embarcar y el ansiado momento en que los motores del avión comienzan a rugir, avisándote de que puedes relajarte, ponerte cómodo y esperar a que se despliegue el tren de aterrizaje y el piloto te avise de que, por fin, estás en China.

Antes de que llegue ese momento, pasarás la primera noche de tu gran viaje a bordo de la aeronave, así que tendrás tiempo de sobra para soñar con todo lo que tienes por delante, para dormitar en tu asiento o para sacar de la mochila tus guías, mapas y cuadernos de bitácora, y repasar por última vez los puntos clave de tu aventura en la República Popular China.

Día 2: Beijing. Estira las piernas, viajero, ¡Estas en Pekín!

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Seguro que ayer, cuando te subiste al avión y pasaron las primeras horas, esas en las que todavía dura la emoción de saber que estás empezando una nueva aventura, pensaste que el vuelo se te iba a hacer eterno, que no iba a terminar nunca… Sin embargo, después de ver alguna película a bordo, de leer un rato, de dormir y de soñar con tu apasionante destino, resulta que por el altavoz del avión acaban de avisar de que, por fin, estáis a punto de tomar tierra en el aeropuerto internacional de Beijing.

La ilusión y los nervios irán aumentando en cuanto tomes tierra y comiences a ver carteles y más carteles escritos en caracteres chinos, y decenas de personas con los ojos rasgados te saluden a tu paso por los pasillos del aeropuerto. No hace falta que te pellizques, viajero, no estás soñando. ¡Ahora, de verdad, estás en China!

Poco después de tu inolvidable aterrizaje en Beijing, y de recuperar tu equipaje en la cinta del aeropuerto, te trasladarán al hotel. Al llegar, podrás registrarte, tomar posesión de tu habitación y disfrutar de tiempo libre hasta el final del día. De este modo, podrás descansar un poco, familiarizarte con el hotel y sus instalaciones, salir a dar un paseo o, sencillamente, hacer lo que más te apetezca. ¡Bienvenido a Beijing!

Día 3: Beijing. No te pierdas ni un solo detalle de Beijing

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy será uno de esos días que se quedan grabados para siempre en la memoria, viajero. En cuanto termines de desayunar, comenzarán una serie de visitas que te permitirán conocer mucho mejor la esencia de Beijing, la capital del país. esta ciudad, por cierto, no pertenece a ninguna provincia, sino que depende directamente del poder central de la República Popular China. En cuanto termines de desayunar en el hotel, podrás salir con toda la ilusión del mundo a comenzar la ronda de visitas.

La primera de ellas será a la Ciudad Prohibida, un impresionante complejo palaciego construido por el emperador Yong Le en 1406, y que fue la residencia oficial de un total de 24 monarcas hasta 1911. Esta gigantesca construcción se llama en realidad Museo del Palacio Imperial, pero todo el mundo la conoce como Ciudad Prohibida porque solo la familia imperial y los miembros de la corte podían acceder a ella, mientras que el resto de los mortales no tenían derecho a hacerlo, a no ser que contaran con un permiso especial.

Cuando usamos adjetivos como ‘gigantesca’ o ‘impresionante’, no lo hacemos por capricho: la Ciudad Prohibida ocupa una superficie de 72 hectáreas y está formada por 980 edificios, que suman más de 9.000 habitaciones. De todas esas construcciones, las más populares y llamativas son el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada.

Tras la visita a la Ciudad Prohibida, te dirigirás a otro de los puntos clave de la capital de China: la Plaza de Tiananmen. Este colosal espacio ocupa una superficie de 44 hectáreas, y constituye el centro, tanto geográfico como político, de Beijing. Su nombre significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial”, ya que así es como se llama la gran puerta que comunica la plaza con el Palacio Imperial. En el pasado, ya era un lugar importante en la vida social y política de la ciudad, pero al ser el espacio elegido por Mao Zedong para proclamar la República Popular China se convirtió definitivamente en el lugar más destacado de la ciudad. Actualmente, en la Plaza de Tiananmen se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos y relevantes de la capital, como el Gran Palacio del Pueblo, que es la sede de la Asamblea Nacional Popular, el Mausoleo de Mao Zedong, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, el Monumento a los Héroes del Pueblo o la Torre de Tiananmen.

La siguiente actividad del día consistirá en visitar el Palacio de Verano, un bonito conjunto arquitectónico que constituyó el lugar de descanso de la familia imperial china durante siglos. Fue construido en 1750, y en 1998 recibió la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ocupa una superficie de 300 hectáreas, que están repletas de jardines, pabellones, puentes y teatros.

Día 4: Beijing. Admirando la Gran Muralla China

RÉGIMEN Desayuno, almuerzo y cena de pato laqueado
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Aquí va una pregunta con trampa, viajero: ¿Qué tienen en común el Coliseo de Roma, el Taj Mahal de la India, Chichén Itzá, en México, Machu Picchu, en Perú, la ciudad de Petra, en Jordania, y la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro? Todos estos lugares forman parte, al igual que la Gran Muralla China, de la lista de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Así que desperézate bien, desayuna con calma en el hotel y prepárate para vivir una de las experiencias más intensas de todo tu gran viaje. Al fin y al cabo, no todos los días se visita un lugar así de famoso e importante…

La Gran Muralla tiene más de 2.000 años de antigüedad; la levantaron los chinos para protegerse de los pueblos bárbaros que vivían al norte de su territorio, como mongoles y manchúes, y está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987. Se estima que esta imponente barrera llegó a medir 21.196 kilómetros, de los cuales quedan en pie alrededor de 10.000. Y precisamente al lado de Beijing, solo unos pocos kilómetros al norte de la ciudad, se encuentra uno de los fragmentos más impresionantes y mejor conservados de la muralla. Como ya habrás adivinado, viajero, este es el que visitarás hoy.

Después de almorzar, regresarás a la ciudad para contemplar el exterior de algunos de los estadios que se construyeron para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. El Estadio Nacional, más conocido como “Nido de Pájaro”, es uno de ellos. Esta increíble construcción fue el centro neurálgico de la actividad deportiva durante los juegos, y en cuanto lo veas sabrás por qué recibe ese sobrenombre: un colosal enrejado de acero lo rodea, dándole precisamente el aspecto de un nido.

El otro edificio que podrás admirar es el Centro Acuático Nacional, apodado el “Cubo del Agua”. Es obra del estudio PTW Architects, y su apariencia exterior es la de una caja formada por miles de burbujas. Antes de volver al hotel para dormir, tendrás la oportunidad de asistir a una suculenta cena de bienvenida, en la que el pato laqueado al estilo pequinés será el plato estrella.

Día 5: Beijing – Xi’An. ¡Hasta la vista, Beijing!

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

La Gran Muralla China marcó ayer todo un hito en el viaje, lo sabemos… Pero tranquilo, no será el único “momentazo” de tu aventura en el Lejano Oriente. La ciudad a la que pondrás rumbo hoy esconde un impresionante secreto: los guerreros de terracota, famosos en el mundo entero.

Pero no adelantemos acontecimientos, esa visita todavía tendrá que esperar. Hoy empezarás la jornada disfrutando del suculento desayuno estilo buffet del hotel de Beijing, para después ponerte en marcha para ir a conocer el último de los puntos imprescindibles de la capital. Se trata del Templo del Cielo, situado al sur de la Ciudad Prohibida y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Fue construido en 1420, y es el templo más grande de toda China. Su imponente arquitectura nos habla del glorioso pasado imperial de Beijing, y de todos los edificios que lo componen el más bello y popular es el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Una vez terminada esta visita, podrás reponer fuerzas con un estupendo almuerzo.

Después de comer, pondrás rumbo a la estación de ferrocarril, donde subirás a un tren de alta velocidad que te alejará de Beijing para llevarte a Xi’an, tu siguiente destino. Esta ciudad es la capital de la provincia de Shanxi, en la región centro-este de China, y cuenta con más de 3.000 años de historia. En el pasado, fue el punto de partida de la Ruta de la Seda, y la capital del imperio chino durante siglos. Además, por supuesto, es el lugar donde descansan el increíble ejército de terracota y otras maravillas inolvidables. Aunque esas experiencias tendrás que esperar hasta mañana, hoy solo queda tiempo para hacer el check in en el hotel de Xi’an y subir a la habitación para disfrutar de una noche de sueño reparador.

Día 6: Xi'an. Una experiencia memorable con los guerreros de Xi’an

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

¡Buenos días, viajero! ¿Has dormido bien? Esperemos que sí, porque las experiencias que tienes hoy por delante requerirán toda tu atención y energía. Así que, para asegurarnos de que podrás rendir al máximo, lo mejor será que aproveches el magnífico desayuno estilo buffet que te brinda el hotel y cargues las pilas a tope. En cuanto termines de hacerlo, saldrás de tu alojamiento para dirigirte a uno de los lugares más espectaculares e inolvidables de todo tu gran viaje a China: el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota.

Situado a unos 35 kilómetros al noreste de Xi’an, el mausoleo del emperador Qinshihuang es un enclave realmente sobrecogedor, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Este emperador mandó construir, en el siglo III a.C., todo un ejército formado por más de 7.000 guerreros tallados en terracota a tamaño natural, con sus respectivos corceles y carros de guerra, para que le acompañaran en la otra vida. Tan insólita tumba quedó olvidada bajo tierra, y permaneció oculta durante más de 2.000 años hasta que, en 1974, fue descubierta por casualidad por unos operarios que realizaban trabajos hidroeléctricos en la zona. Hoy en día, se puede visitar tanto el museo, en el que se conservan las muestras más representativas del ejército, como las excavaciones originales, protegidas dentro de un hangar, en las que, por cierto, no se descarta encontrar aún más guerreros.

Tras conocer el lugar donde descansan los asombrosos guerreros de terracota, será la hora de almorzar y reponer fuerzas. Después de hacerlo, podrás continuar conociendo los puntos más interesantes de Xi’an: el templo Jianfu del Barrio Musulmán.

El primero es el santuario más destacado de la ciudad, ya que en él se encuentra la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, un singular templo budista que alcanza una altura de 64 metros. En lo que respecta a la mezquita, data del siglo VIII, y es una de las más grandes de toda China, ya que cuenta con aproximadamente 13.000 metros cuadrados de superficie. Una vez concluidas todas las visitas del día, podrás regresar al hotel de Xi’an para pasar la noche.

Día 7: Xi’an – Guilin. Rumbo al sur con destino a Guilin

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Los primeros días de tu gran aventura en China han estado llenos de emociones y de experiencias irrepetibles, ¿no es así, viajero? Concretamente, estamos seguros de que no olvidarás fácilmente todo lo vivido en Xian a lo largo de la jornada de ayer… Pero ha llegado el momento de abandonar esta maravillosa ciudad y de poner rumbo a tu próximo destino: Guilin. En cuanto termines de dar buena cuenta del desayuno estilo buffet del hotel, te dirigirás al aeropuerto de Xian para tomar un vuelo hasta la preciosa ciudad de Guilin.

La belleza de sus paisajes es famosa en todo el continente asiático, y en cuanto bajes del avión y comiences a mirar a tu alrededor, te bastarán un par de minutos para descubrir por qué.

Guilin está al sur de China, no demasiado lejos de las ciudades de Guangzhou, Hong Kong y Macao, y enclavada en la región autónoma de Guanxi Zhuang. Tanto el área urbana como las tierras que la circundan pueden presumir de su incomparable belleza paisajística, marcada por las formaciones rocosas que hay a ambas orillas del río Li, por las colinas llenas de vegetación, por los bonitos edificios tradicionales del casco histórico y por la colina de la Trompa de Elefante, todo un símbolo de la ciudad.

Pero no adelantemos acontecimientos, viajero, verás todo lo que hay que ver y disfrutarás de todo lo que hay que disfrutar, pero no te queda más remedio que esperar hasta mañana… Cuando llegues a Guilin, no habrá tiempo para visitas, solo para registrarte en el hotel, cenar algo y subir a la habitación para soñar con todo lo que todavía tienes por delante.

Día 8: Guilin. El inolvidable paseo en barco

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero por el río Li Gruta de Flautas de Caña
ALOJAMIENTO Hotel

¿Cansado de moverte por China en avión, en tren y por carretera? No pasa nada, tus deseos son órdenes, viajero: hoy podrás añadir el barco a la lista de medios de transporte de tu gran aventura en el Lejano Oriente. En cuanto termines de disfrutar del suculento desayuno estilo buffet del hotel, te dirigirás al muelle de Guilin para embarcar en un crucero. Sí, sí, has leído bien: ¡un crucero!

A bordo de este barco recorrerás las plácidas aguas de color esmeralda del río Li, en lo que, sin duda, será una experiencia inolvidable. A lo largo de este bonito paseo podrás contemplar las formaciones kársticas, resultado de miles de años de erosión sobre las rocas, que han hecho famosa a Guilin. También verás acantilados, grutas, pueblos agrícolas, bosques de bambú y colinas llenas de vegetación.

Para redondear la experiencia, tu más que merecido almuerzo tendrá lugar a bordo del barco. ¡Que aproveche!

Ya por la tarde, tendrás la oportunidad de conocer la pintoresca Cueva de las Flautas de Caña, a las afueras de Guilin, una gruta de 240 metros de longitud llena de estalactitas y estalagmitas, y con las paredes repletas de inscripciones que se hicieron durante el reinado de la Dinastía Tang, entre los siglos VII y X. Una vez terminada la visita a la Cueva de las Flautas de Caña, habrá llegado el momento de volver al hotel, donde podrás disfrutar de una plácida noche de descanso.

Día 9: Guilin – Hangzhou. Continúa la aventura hacia tu próximo destino

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Las experiencias que has vivido en Guilin han dejado una huella imborrable en tu memoria, ¿no es así, viajero? Pero no te desanimes, aunque tengas que abandonar esta bella ciudad, todavía te quedan muchos lugares que conocer y muchas emociones que vivir.

De hecho, en cuanto acabes de desayunar, dejarás tu habitación del hotel y te dirigirás al aeropuerto, donde tomarás un vuelo hacia Hangzhou, tu siguiente destino. Esta es una gran ciudad, con más de seis millones de habitantes en su área metropolitana, que se encuentra en el extremo oriental del país, junto la Gran Canal de China y pegada a la desembocadura del río Qiantang.

Hangzhou tiene fama de ser un lugar de gran belleza, que tradicionalmente se conoce como “el Paraíso en la Tierra”. Sus preciosos jardines, el Lago del Oeste y sus templos, como la Pagoda de las Seis Armonías, el Templo Yue Fei y, el Templo de las Almas Escondidas, han hecho de Hangzhou una ciudad de referencia. Y, para muestra, un botón: Marco Polo, el aventurero, comerciante y viajero como tú, dijo de ella que era “la ciudad más suntuosa y elegante de las que había conocido”.

Cuando tu avión aterrice en el aeropuerto de Hangzhou, te llevarán directamente al hotel, donde, tras hacer el check in, podrás subir a tu habitación a disfrutar de una noche de sueño reparador, y a soñar con todo lo que verás y vivirás mañana.

Día 10: Hangzhou. Descubriendo el Paraíso en la Tierra

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Hangzhou
ALOJAMIENTO Hotel

¿Cómo te has levantado hoy, viajero? ¿Sigues con ganas de seguir conociendo los lugares más interesantes y bonitos de China? Entonces, en tu gran aventura por el país no puede faltar una visita a Hangzhou, una ciudad preciosa que históricamente ha recibido el sobrenombre de “el Paraíso en la Tierra”. A lo largo de la jornada descubrirás los rincones con más encanto de la zona, y todos los enclaves que han hecho de esta una ciudad de fama mundial, de la que Marco Polo dijo, en el siglo XIII, que era “la ciudad más suntuosa y elegante de las que había conocido”.

El primer punto de tu recorrido por Hangzhou será el Lago del Oeste, un precioso espacio natural que recibió en 2011 la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que forma parte indisociable de la esencia de la ciudad. Sobre sus aguas “flotan” una serie de pasarelas, pabellones, islas artificiales y otras construcciones que dan lugar a un paisaje de postal, mientras que en sus orillas discurre buena parte de la vida social de Hangzhou.

A continuación, irás a conocer el Templo de las Almas Escondidas y la Pagoda de las Seis Armonías, los dos santuarios más importantes de la ciudad, ambos edificios de gran belleza y rodeados de un aura casi mágica. Concretamente, el Templo de las Almas Escondidas es uno de los templos budistas más grandes de China, y en el interior de su recinto se pueden admirar varias pagodas preciosas y miles de esculturas de Buda talladas en la roca.

Después de conocer los puntos más interesantes de Hangzhou, será la hora de regresar al hotel para ponerte cómodo y descansar. Mañana te espera otra intensa jornada llena de visitas y de experiencias inolvidables.

Día 11: Hangzhou – Suzhou. Del paraíso en la tierra a la “Venecia de Oriente”

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Suzhou
ALOJAMIENTO Hotel

Una nueva jornada de tu aventura en China comienza, viajero, y esta estará marcada por el desplazamiento desde Hangzhou, el Paraíso en la Tierra, hasta Suzhou, la “Venecia de Oriente”. Seguro que, gracias a las visitas de ayer, entendiste a la perfección por qué Hangzhou recibe ese sobrenombre. Y con la misma seguridad comprenderás el origen del apodo de Suzhou.

Esta preciosa ciudad, una de las más bonitas de toda China, se halla enclavada en el delta del río Yangtsé, está invadida por el lago Tai, es cruzada por el Gran Canal de China, y se encuentra salpicada de arroyos y estanques. La presencia del agua la convierte en una ciudad de gran encanto, que efectivamente recuerda a Venecia, pero con el valor añadido de sus asombrosos edificios de estilo tradicional chino.

Para ir de Hangzhou a Suzhou, el medio de transporte empleado será el tren de alta velocidad o el autobús, dependiendo de la situación concreta del hotel en el que te alojes.

En toda esta parte del país son célebres los jardines clásicos, construidos entre los siglos XI y XIX, y que pretendían recrear en un mismo espacio varios paisajes diferentes. Y si quieres admirar el más bonito de todos ellos, no puedes irte de Suzhou sin visitar el Jardín del Pescador, un precioso recinto de solo media hectárea de superficie que impresiona por su belleza, equilibrio y buen gusto. Aunque, a lo largo de la historia, Suzhou ha albergado más de 200 jardines de este tipo, muchos de los cuales han obtenido la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el del Pescador sigue siendo el más popular y visitado.

Para completar tu recorrido por los puntos más destacados de Suzhou, irás a visitar la Colina del Tigre, un singular montículo que se levanta en el centro de la ciudad y en cuya cima está la Pagoda de Yunyan. Esta torre de origen religioso fue construida en el siglo X, tiene una altura de 47 metros y, al igual que la famosa Torre de Pisa, se ha ido inclinando con el paso de los años.

Día 12: Suzhou – Shanghai. La gran ciudad de Shanghai te espera

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Ya va quedando menos, viajero… Pero tranquilo, todavía tienes un montón de experiencias por delante, y casi todas ellas tendrás como escenario una de las ciudades más fascinantes del mundo: Shanghái. En cuanto termines de dar buena cuenta del desayuno estilo buffet del hotel de Suzhou, tomarás un tren de alta velocidad -o un autobús, en función de la situación concreta del hotel en el que te encuentres- con rumbo a la más grande, poblada y cosmopolita de todas las ciudades del país.

Esta megalópolis de más de 20 millones de habitantes es la ciudad más poblada de China y, según las Naciones Unidas, la segunda del mundo, solo por detrás de Tokio, en Japón. Shanghái está situada en el extremo oriental del país, justo en el delta que forma el río Yangtsé en su desembocadura, y es una de las cuatro ciudades chinas que no forman parte de ninguna provincia ni región autónoma, sino que dependen directamente del poder central -las otras tres son Beijing, Tianjin y Chongqing-.

Cuando llegues a Shanghái, podrás disfrutar de un merecido almuerzo y, a continuación, irás a conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad, empezando por los Jardines Yuyuan, en la zona norte de Shanghái. Son muy bonitos y están llenos de historia, ya que datan del siglo XVI, cuando la Dinastía Ming gobernaba el imperio, y están llenos de estanques y pabellones que dan lugar a un conjunto de gran belleza.

También habrá espacio para las visitas culturales en tu recorrido por Shanghái: la siguiente parada será en el Templo del Buda de Jade, un espectacular santuario budista en el que se encuentran dos estatuas de Buda -una sentada y la otra recostada- de un color verde intenso.

Por último, podrás pasear por el Bund, el malecón de la ciudad, y saborear los contrastes que te ofrece Shanghái. A un lado, en el propio malecón, los bonitos edificios clásicos de estilo colonial y, al otro lado del río, las impresionantes vistas del skyline del distrito financiero de la ciudad, llamado Pudong, en el que se hallan la mayoría de los rascacielos de Shanghái.

Día 13: Shanghái. Disfruta de un día libre en la fascinante Shanghai

RÉGIMEN Desayuno
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

A lo largo de esta jornada, no habrá absolutamente nada que se interponga entre tú y Shanghái, viajero. Tendrás tiempo libre durante todo el día para hacer lo que más te apetezca: descansar en el hotel, salir de compras por la gran ciudad, pasear por el malecón, volver a visitar alguno de los edificios y monumentos más destacados, o atreverte con cualquiera de los numerosos reclamos de esta ciudad sin igual.

Por ejemplo, el Museo de Shanghái, el Museo de Arte o el Centro de Exposiciones de Urbanismo de Shanghái. O, si lo prefieres, también puedes pasarte a conocer el Gran Teatro de la ciudad y dar un paseo por el encantador barrio francés o por la zona llamada Xintiandi, llena de casas tradicionales restauradas que está llena de tiendas, restaurantes y cafés.

Recuerda que Shanghái constituye el centro económico y comercial del país, además de uno de los puertos más importantes del mundo. Todo esto, sumado a su encanto urbano y su animado ambiente, lo convierten en una de las ciudades más apasionantes, vibrantes y auténticas que se pueden visitar en el planeta.

Día 14: Shanghái - España. ¡Hasta la próxima!

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Beijing, Xi'an, Shanghái… Las ciudades que has visitado y las experiencias que has vivido en cada una de ellas han ido, poco a poco, dejando en ti una huella imborrable. Estamos seguros de que tu memoria viajera se ha ido llenando de recuerdos maravillosos con cada paso que ibas dando por este increíble país.

Ahora, lamentablemente, ha llegado el momento de partir, dejando atrás esta gran aventura, pero llevándote contigo un trocito de China en el interior de tu maleta.

Una vez que hayas terminado de saborear tu último desayuno en el hotel de Shanghái, y cuando llegue la hora convenida, te recogerán para llevarte al aeropuerto internacional de la ciudad. Allí embarcarás en un avión que hará el mismo trayecto que el que te trajo hace unos días, pero esta vez recorriendo el globo en dirección oeste. Gracias, viajero, por haber compartido con nosotros esta inolvidable aventura, y gracias también por dejar volar tu imaginación hacia un nuevo destino, hacia un nuevo viaje…

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Celebrity International Grand
Beijing Capital

Celebrity International Grand

Jinling Hotel Pekín
Beijing Capital

Jinling Hotel Pekín

V-Continent Beijing Parkview Wuzhou Hotel
Beijing Capital

V-Continent Beijing Parkview Wuzhou Hotel

Landison Plaza Hotel Hangzhou
Hangzhou

Landison Plaza Hotel Hangzhou

Grand Metropark Hangzhou
Hangzhou

Grand Metropark Hangzhou

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai

Grand Mercure Shanghai Century Park

Shanghai

Hongqiao Jin Jiang Hotel

Grand Mercure Shanghai Hongqiao
Shanghai

Grand Mercure Shanghai Hongqiao

Radisson Collection Hotel, Yangtze Shanghai
Shanghai

Radisson Collection Hotel, Yangtze Shanghai