Viajes y circuitos a Islandia

Descubre los mejores circuitos y viajes a Islandia

Descubre la mejor selección de circuitos y viajes a Islandia, un país increíble y lleno de contrastes que hacen disfrutar a lo grande a los viajeros que lo eligen como destino de una escapada especial. Se trata de una isla en medio del Atlántico Norte en la que podemos admirar volcanes, glaciares y majestuosos espacios naturales, además con estos viajes organizados a Islandia recorrerás las animadas calles de su capital, Reikiavik.

CIRCUITOS
1 circuito
Completo
Islandia: Islandia Fantástica

Islandia, 8 días

Visitando: Reykjavik, Región Norte, Fiordos del este, Hvolsvöllur y Laguna Azul

Siente el lado más salvaje de Islandia en este viaje. SoRpréndete con el Fiordo de las Ballenas, admira la fuerza del agua en las cascada de los Dioses y siente el silencio en los glaciares de Fjallsarlon y Jokulsarlon.

Siente la llamada del Atlántico Norte

Islandia es una nación mundialmente famosa por la enorme diversidad y belleza de sus paisajes, así como por la posibilidad de realizar una gran variedad de excursiones de aventura, tales como practicar senderismo en un volcán o caminar sobre un glaciar.

Esta maravillosa nación, enclavada en mitad del Atlántico Norte y aproximadamente a mitad de camino entre Noruega y Groenlandia, se caracteriza porque, siendo un país relativamente pequeño, posee multitud de ecosistemas distintos. Podemos así pasar en un mismo día de montañas nevadas y glaciares a territorios desérticos, hermosas cataratas, amplios campos de lava cubierta de musgo, bosques alpinos o playas de arena negra volcánica. Realmente puede ser difícil elegir por dónde empezar a explorar, pero, entre lo que no nos podemos perder están actividades como avistar ballenas, montar a caballo, disfrutar de la vida nocturna de Reikiavik, visitar el Lago Mývatn, relajarnos en el spa de la Laguna Azul, admirar la cascada Dettifoss, visitar los Fiordos del oeste, disfrutar de la laguna glaciar de Jökulsárlón, o contemplar auroras boreales. Esta última actividad solo es posible si viajamos en enero y febrero o desde finales de otoño hasta abril. No obstante, si viajamos durante el verano, podremos disfrutar del asombroso Sol de Medianoche, otro de los elementos más populares y demandados por los viajeros que escogen Islandia como destino.
En lo que respecta a su fauna, podemos decir que la isla tiene pocas especies de insectos y de mamíferos, y que no existen anfibios ni reptiles, ni ningún tipo de animal peligroso. Antes de la llegada de los primeros colonos, que introdujeron el caballo, el reno, la oveja o la cabra, el único mamífero terrestre existente en Islandia era el zorro polar.
Por la mayor parte de la isla podemos encontrar géiseres, fumarolas, volcanes (hay cerca de 130) y aguas termales que están presentes en la vida diaria de los islandeses. Y es que los habitantes de este singular país utilizan este recurso natural para el suministro de la calefacción y del agua caliente de las viviendas, así como para la generación de energía en centrales geotérmicas. Las aguas termales también son utilizadas, por supuesto, para su uso lúdico en spas y/o piscinas, en las que no es extraño reunirse con amigos o tener reuniones profesionales. El spa más famoso de Islandia es el Blue Lagoon.
La cocina tradicional islandesa se basa en la necesidad de preservar durante el mayor tiempo posible la carne de cordero y el pescado, que son los ingredientes principales de la gastronomía nacional. Así pues, los ahumados, los salazones, los secados, los adobos, los marinados e incluso los productos fermentados son la base de su cocina. También se pueden degustar ingredientes no habituales fuera de Islandia, como la ballena, el frailecillo o la carne de foca. De entre las bebidas no alcohólicas cabe destacar una especie de yogur bajo en grasa llamado ‘skyr’, que suele acompañar a platos como el arenque o las sopas de pescado. En lo que se refiere a las bebidas alcohólicas, hay que tener en cuenta que son bastante caras, y que están sometidas a un estricto control por parte del gobierno. Por ello, en Islandia solo es posible adquirir este tipo de bebidas -salvo las cervezas de baja graduación- en tiendas estatales especializadas denominadas “Vinbuð” y, por supuesto, en bares y restaurantes, dentro de un horario concreto.
La capital, Reikiavik, es una ciudad cosmopolita y vibrante que tiene mucho que ofrecer. Un buen modo de palpar su pulso es acudir a alguno de sus balnearios o piscinas para disfrutar de un saludable chapuzón en las pozas calientes. Reikiavik es una ciudad de llamativos contrastes, donde podemos ver casitas de láminas de hierro ondulado junto a futuristas edificios de cristal, o instalaciones de última tecnología al lado de accidentados terrenos volcánicos. En Reikiavik, las influencias internacionales se mezclan con las tradiciones nacionales.
Algunos de los lugares más emblemáticos de Reikiavik son la Hallgrímskirkja, que es la iglesia más alta de Islandia; el lago Tjörn, pintoresco y muy agradable; la calle Laugaveugr y la plaza Austurvöllur, siempre animadas y llenas de vida, o el Harpa Concert Hall, uno de los edificios más destacados de la capital islandesa. Además, es posible realizar actividades como la pesca del salmón, jugar una partida de golf a medianoche, navegar por las frías aguas del Atlántico Norte, escalar en las montañas que rodean la ciudad, hacer trekking sobre un glaciar y mucho más.