Compartir:

Cerezos en flor

El hanami, una palabra que evoca la belleza efímera de la primavera y la contemplación de la naturaleza en su máximo esplendor. Originario de Japón, el hanami (花見) significa literalmente “ver flores”, pero en la práctica, se ha convertido en una tradición cultural que celebra la floración de los cerezos (sakura), un evento que marca el cambio de estaciones y simboliza la transitoriedad de la vida. A continuación, te contamos los mejores lugares para admirar los cerezos en flor y sentir su magia.

Hanami en Japón: Una Tradición Centenaria

En Japón, el hanami es una festividad que se espera con ansias cada año. Familias, amigos y compañeros de trabajo se reúnen bajo la sombra rosada de los cerezos en flor para disfrutar de picnics y celebraciones que pueden durar desde la mañana hasta la noche. Los parques y jardines se llenan de risas y conversaciones, mientras los pétalos de sakura caen suavemente, creando un paisaje de ensueño que ha sido inmortalizado en innumerables obras de arte y poesía a lo largo de los siglos.

La floración de los cerezos no ocurre simultáneamente en todo Japón; comienza en el sur y se desplaza hacia el norte, siguiendo el avance de la primavera. Ciudades como Tokio, Kioto y Osaka se visten de rosa, ofreciendo espectáculos nocturnos y festivales que atraen a visitantes de todo el mundo. El hanami no es solo una oportunidad para admirar la belleza natural, sino también para reflexionar sobre la fugacidad de la existencia y la importancia de apreciar cada momento.

Asimismo, en Japón, la tradición del hanami se vive con especial intensidad en lugares emblemáticos. Aquí te mencionamos algunos de estos rincones que no debes perderte en este país. Tokio atesora el Parque Ueno, donde los cerezos enmarcan senderos y estanques, creando un ambiente festivo único. Kioto, antigua capital imperial, invita a la reflexión bajo la sombra de los cerezos del templo Kinkaku-ji, un lugar de serena belleza. Y, por último, la ciudad de Nara es famosa por sus parques y templos adornados con sakura, proporcionando un escenario histórico para la celebración. Cada uno de estos destinos ofrece una experiencia inolvidable del hanami, mezclando la floración con la rica cultura japonesa.

Valle del Jerte: El Hanami Español

Mientras tanto, en España, el Valle del Jerte, ubicado en la provincia de Cáceres, Extremadura, ofrece su propia versión del hanami. En esta zona de la Península Ibérica, casi dos millones de cerezos se visten de blanco cada primavera, transformando el paisaje en un mar de flores que parece extenderse hasta el infinito. La floración de los cerezos en el Valle del Jerte es un fenómeno natural que atrae a miles de personas cada año, deseosas de ser testigos de este espectáculo único.

El Valle del Jerte celebra la floración con una serie de eventos conocidos como “Fiesta del Cerezo en Flor”, declarada de Interés Turístico Nacional. Durante este tiempo, se puede disfrutar de rutas de senderismo, degustaciones de productos locales y actividades culturales que rinden homenaje a la cereza, el fruto emblemático de la región. La “Lluvia de Pétalos” es otro de los momentos destacados, donde los pétalos caen como nieve, creando un ambiente mágico y efímero.

Uniendo Culturas a Través de la Floración

El hanami, ya sea en Japón o en el Valle del Jerte, es más que una simple observación de la naturaleza; es una experiencia que une a las personas, una celebración de la vida y un recordatorio de que la belleza está en todas partes, esperando ser descubierta. Así que, ya sea bajo la sombra de un cerezo en flor en Japón o caminando por los senderos del Valle del Jerte, tomémonos un momento para detenernos, respirar y apreciar el espectáculo de la naturaleza que nos rodea.

Anterior Los mejores resorts de esquí en Alpes y Pirineos
Siguiente Tendencias de viajes para el 2024

Categorías