Circuitos y viajes Toscana

Descubre los mejores circuitos y viajes a Toscana

Embriágate de belleza italiana con estos viajes organizados a la Toscana. Disfruta de una de las regiones que más patrimonio reúne, de sus valles repletos de cipreses y olivos y de sus pueblecitos y grandes ciudades con numerosos monumentos. Ven a gozar de la Toscana con estos circuitos tan completos.

CIRCUITOS
4 circuitos
Toscana: Roma , Umbría y Toscana

Toscana, 10 días

Visitando: Roma, Orvieto, Asís, Perugia, Cortona, Toscana, Monte de las Cruces, Florencia, Siena, Castellina in Chianti, San Gimignano, Monteriggioni, Volterra, Lucca, Pisa, Cinque Terre, Levanto y Milán

Disfruta de un circuito muy completo de 10 días por Italia. Recorre en barco Cinque Terre, hazte una foto en la torre inclinada de Pisa y pasea por las calles de Castellina in Chianti.

La Italia más auténtica te espera

Amanece en la Toscana, esa región en la costa del Mediterráneo que tanto tiene y tanto da al visitante. Desde sus miles de monumentos patrimoniales hasta sus paisajes más bellos, solitarios y tranquilos. Pero lo mejor, la hospitalidad y alegría de de los habitantes de una de las regiones más bonitas de Italia.

El mar Mediterráneo baña esta idílica región de Italia, una de las más visitadas y conocidas mundialmente por sus pueblecitos rurales, su exquisita gastronomía y por la belleza de sus parajes.
La tierra de la Toscana lleva siglos habitada, siglos ofreciendo a etruscos, cartagineses, griegos y romanos un lugar perfecto donde emplazar sus civilizaciones, dejándonos, en la actualidad, un patrimonio sin precedentes. Sus fértiles tierras han sido aradas desde tiempos inmemoriales modificando el paisaje y creando la famosa pianura de la Toscana, repleta de colinas de curvas suaves, cubiertas por vides, cipreses alargados, olivos y árboles frutales de todo tipo. Y es que la Toscana es un sueño hecho realidad. La región se aprovecha de un clima excepcional ya que se encuentra protegida por los Apeninos y bañado por el mar Mediterráneo, ofreciendo a la región temperaturas suaves durante todo el año.
La Toscana es una de las regiones con más patrimonio de Europa por lo que los enclaves que hay que conocer son infinitos. Eso sí, hay cuatro puntos que no hay que dejar escapar cuando se visita la región. La primera es la capital de la zona, Florencia. Esta ciudad es una de las más visitadas del país, y no es de extrañar, porque la cantidad de monumentos bellos que se hallan aquí son innumerables. Cuna mundial del arte, del Renacimiento y de la arquitectura, la ciudad considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lleva siglos trabajándose su enorme belleza, por lo que lleva años de ventaja al resto del mundo. Todo esto se puede apreciar es sus monumentos más importantes como la Catedral de Santa María del Fiore, obra renacentista por excelencia, creada por el famoso arquitecto Filippo Brunelleschi. Otro de sus grandes monumentos es Palazzo Vecchio de estilo gótico. Se hallan en la plaza de la Señoría y actualmente alberga las oficinas del ayuntamiento en funciones. Una de las joyitas de la ciudad es el Ponte Vecchio. Este puente que cruza el río Arno, ha sido una zona de gran actividad comercial ya que se cree que antes el puente estaba exento de impuestos. En Florencia hay una cosa que no se puede no hacer y es probar sus famosos helados hechos con huevo, el postre estrella de la ciudad. A poco más de 70 kilómetros al sur, se halla Siena, una ciudad pequeña con un patrimonio infinito. Su casco antiguo, reinado por la Piazza del Campo, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y apesar de ser más pequeña que Florencia tiene un encanto muy similar pero menos masificado. Una de las arterias principales de la ciudad, que tiene el mismo aspecto que en la Edad Media es la Via Bianchi di Sopra, una calle comercial repleta de edificios interesantes. La última parada en la Toscana será en el bello pueblo de San Gimignano, situado en la ladera de una colina. Tal vez sea uno de los pueblos rurales toscanos más famosos de la región. Aquí como sus vecinas, su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y tiene numerosos edificios etruscos. Pasear por sus calles es regresar al pasado. Termina de conocer la región degustando lo mejor que tiene, sus vinos. Y mientras brindas y divisas la pianura italian, piensas cuándo repetirás esta maravillosa experiencia.