Viajes a España

Descubre los mejores circuitos y viajes a España

Disfrutar de España es demasiado fácil, un país que lo tiene todo: diversión, cultura a raudales y tanto patrimonio que se necesitaría una vida entera para verlo todo. Descubre España en estos circuitos que recorren toda la península Ibérica y sus islas. Desde su capital Madrid hasta Sevilla, pasando por Canarias y Baleares. Disfruta de todos los viajes organizados a España pensados para ti.

CIRCUITOS
1 circuito
España: Escapada termal

España, 3 días

Visitando: Arnedillo

Conoce la aguas termales del Balneario de Arnedillo en esta escapada de 3 días. Disfruta del circuito Termaeuropa, sumérgete en la piscina termal activa y respira aire fresco en el parque termal exterior.

Siente la pasión española en cada una de sus ciudades

En un país donde hay de todo en cualquier minúsculo rincón, es difícil saber por dónde empezar. Pero empecemos por lo mejor que tiene este país: su cultura. Desde Galicia hasta Andalucía, de Menorca a La Palma, España es un crisol de paisajes, culturas, idiomas y tradiciones, una amalgama de civilizaciones que han ido pasando en este inmenso territorio y han ido dejando su granito de arena. Fenicios, cartagineses, romanos, visigodos, árabes, han creado este país maravilloso en el que poder elegir las vacaciones que uno desee. Desde playas en sus más de 4.000 kilómetros de costa hasta valles, montañas y desiertos en sus más de 500.000 kilómetros cuadrados de terreno. Vayas donde vayas conocerás una España diferente, con sus propias tradiciones, propio idioma y propia gastronomía. Descubre el país de las mil caras en España.

España tiene donde elegir. Cientos de ciudades y miles de pueblos. Pero cuando se visita la península Ibérica no puede faltar conocer su efervescente capital, Madrid, situada en el mismísimo corazón de España. ‘De Madrid al cielo’, así describen los habitantes la ciudad en la que viven, una urbe que tiene de todo para todos, donde a pesar de ser capital del país, los madrileños dan la bienvenida de la mejor manera al visitante. Su cultura y tradiciones son infinitas. El castizo chotis, su exquisito cocido madrileño, el oso y el madroño, el sencillo bocadillo de calamares, la Cibeles, son los símbolos más populares de la urbe. Pero Madrid es mucho más que eso. En Madrid yacen los museos más importantes del país y su historia ha hecho que esta ciudad sea conocida mundialmente. Hecho que la ha convertido en un destino turístico único y muy visitado. Cuando conozcas la urbe vas a poder comprar todo esto. La visita a la capital puede empezar por la zona más antigua, conocida como ‘El Madrid de los Austrias’. Esta zona fue la que durante más de dos siglos la corte real, en concreto, la dinastía de los Habsburgo en España, eligió para vivir allí. Por este motivo actualmente esta área madrileña, luce elegantes avenidas, plazas distinguidas y palacios que hoy son monumentos. En ‘el Madrid de los Austrias’ vas poder conocer la famosa Plaza Mayor, una explanada que data del siglo XVI y que en su nacimiento se utilizaba como lugar de comercio e intercambio de productos, hasta convertirse en el primer mercado de la villa. Actualmente es uno de los centros neurálgicos turísticos. A menos de 100 metros de la plaza se encuentra otro de los puntos claves de la urbe, el Mercado de San Miguel, inaugurado en 1916. Actualmente conserva la misma estructura de hierro que antaño. Hoy en día se puede degustar la mejor gastronomía de la ciudad y beber los mejores caldos del país. A unos 400 metros se encuentra la imponente Plaza de Oriente donde se sitúa el Palacio Real y la Catedral de la Almudena. Pero además de historia, Madrid es vanguardia. Saliendo del Madrid de los Austrias, hay barrios tan modernos como innovadores como Malasaña, el mestizo Lavapiés y Chueca. En estos barrios pasear, tomarse algo en sus miles de terrazas y ver cómo la gente pasa es un auténtico placer. Las zonas verdes en Madrid, también abundan, como el pulmón de la ciudad, el Retiro, un parque con mucha historia.
Y de la meseta castellana a una ciudad muy Mediterránea, Barcelona, uno de los tesoros de este país. Esta bella ciudad es conocida en el mundo entero, por su arquitectura, su cultura arrolladora y por ser una de las ciudades más modernas de Europa. La brisa del mar se cuela entre las estrechas callejuelas del antiguo Barrio Gótico, uno de los distritos más históricos e interesantes de la ciudad. Aquí aún yacen los restos de lo que fue la ciudad medieval amurallada. Este es el mejor pistoletazo de salida para conocer la ciudad condal. La catedral es una de las joyas del Gótico, y uno de los monumentos que hay que visitar sí o sí. Muy cerca de la Seu, se puede observar un pedazo de muralla catalogada del siglo XIII. A 200 metros se encuentra una de las plazas más abarrotadas de la ciudad la Plaza de San Jaime. Tiene especial importancia ya que se sitúa el ayuntamiento de Barcelona y el Palacio de la Generalitat. Más allá de este importante distrito, la ciudad tiene tesoros muy interesantes a nivel arquitectónico aunque menos antiguos. Saliendo del Barrio Gótico hay que pasear por la emblemática Ramblas, un paseo que da directo a la famosa Plaza Cataluña. La explanada además de ser uno de los puntos neurálgicos de la ciudad es la unión entre el casco antiguo y la famosa obra urbanística del Ensanche, distrito famoso por albergar las calles y avenidas más conocidas de la ciudad como Paseo de Gracia, la Diagonal entre otras. En esta zona, un genio histórico hizo de las suyas dejando un legado impresionante a la urbe. Estamos hablando de Gaudí, un arquitecto modernista con un estilo muy propio. Como ejemplos de su genialidad se puede observar los edificios de la bellísima Sagrada Familia, en Parque Güell, la Casa Batlló, Casa Milà, entre otros.
El sur es digno de mención en un recorrido por la España más auténtica. Sevilla es la capital de Andalucía, una de las ciudades más grandes e importantes de España. A orillas del emblemático Guadalquivir comienza a nacer una urbe que actualmente conserva alguno de los mejores ejemplos de que cultura cristiana, árabe y judía convivieron en algún momento en armonía. El mejor comienzo será visitando unos de los monumentos emblemáticos de la ciudad, la Torre del Oro, en la ribera del río. La torre de estilo almohade fue construida en 1221 y restaurada en el 2005. Caminando por la avenida de las Constitución, adoquinada y vibrante se llega hasta la catedral de la ciudad, la más grande del mundo. Está catalogada como patrimonio de la Humanidad por la Unesco al igual que los interesantes Alcázar y Archivo de Indias. En la ciudad sevillana, las temperaturas suelen ser altas, por lo que hacer alguna parada y disfrutar de alguna de las terrazas donde sirven tapas variadas es una parada obligatoria.