Viaje a Myanmar: Circuito Myanmar clásico

Duración 10 día/s, 7 noche/s
Desde 1.954 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: Myanmar clásico
DURACIÓN: 10 día/s, 7 noche/s
Desde 1.954 €
Ver disponibilidad
Un recorrido por uno de los países más enigmáticos del sudeste asiático

Sentirse amigo en un país extraño. Disfrutar sin medida de uno de los países más acogedores de la región. Deleitar tu paladar con sabores y aromas desconocidos hasta el momento. Nueve días de ensueño para que recorras ciudades, paisajes y lugares milenarios de la antigua Birmania. Una cita con el viaje de tu vida para conocer rincones de Myanmar tan especiales como Yangón, Bagan, Mandalay, Amarapura y el Lago Inle.

Itinerario

Día 1: España - Yangón. ¿Preparado para Myanmar?

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Vuelo

Llevas mucho tiempo preparando este viaje, pero en estos momentos los nervios te han dejado casi en blanco, así que decides aprovechar el camino al aeropuerto para repasar mentalmente todo lo que te has propuesto vivir en Myanmar.

Desde luego, tu primera intención es compartir el máximo de momentos junto a los birmanos, de los que te han hablado maravillas por su amabilidad y su deseo de acoger a todos sus visitantes. Estás ya deseando comprobar de primera mano la profunda huella que dejan las sonrisas de estas gentes en los viajeros.

También quieres conocer su riquísimo patrimonio histórico y cultural, aunque sabes que no está todo lo conservado que podría llegar a estar debido a la delicada situación económica del país y su aislamiento del resto del mundo durante décadas. Pero perderse en un bosque de estupas no es algo que se pueda vivir todos los días, ¿verdad? Eso sí, te has preparado para hacer las visitas a los templos, pagodas y estupas descalzo, porque sabes que en los lugares sagrados no están permitidos ni los calcetines.

Mientras repasas tu lista de deseos para Myanmar intentas recordar el nombre de la nueva capital… Ah, sí, es Naipyidó, de la que has oído que es casi una ciudad fantasma: de gran tamaño pero casi sin habitantes. Sí, hasta hace poco pensabas que era Rangún, pero investigando sobre este país supiste que Rangún es desde hace tiempo Yangón, igual que Birmania pasó hace años a ser Myanmar. Al menos oficialmente. Y hablando de Yangón, tienes ganas de conocer una capital del Sudeste Asiático sin cientos de motos por la calle, ya que la Junta Militar birmana, que hoy por hoy no gobierna, o al menos no en primer plano, decidió prohibirlas hace años.

Día 2: Yangón. Callejeando por Yangón

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Después de dejar tus cosas en el hotel, llega tu momento: vas a conocer Yangón. Y encima este primer día podrás hacerlo a tu aire. Nada te apetece más que dejarte llevar por sus calles para entrar en contacto con los birmanos, su forma de vida y, sobre todo, su amabilidad.

Tienes tanto que ver que no podrás decidir por dónde empezar. Puedes empezar por la Pagoda de Ngahtatgyi, donde te quedarás impactado por su estatua de un buda sentado de 6 metros de alto, rodeado del dorado que tantas veces verás en Myanmar y de la paz que emana de estos lugares. Si quieres conocer al máximo este país puedes entrar en el Museo Nacional y de ahí irte a pasear por esos lugares que marcan la vida de una ciudad, como un mercado local, el de Bogyoke, o un parque, el precioso People’s Park.

Pero si lo que prefieres es tener una idea general de Yangón, prepárate para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad desde la Torre Sakura, concretamente desde el vigésimo piso, o bien para hacer un recorrido en tren por la ciudad y sus alrededores gracias a la línea circular de un tren con 3 horas de recorrido.

Entre visita y visita ha llegado ya la noche, el momento ideal para disfrutar del ocio nocturno de Yangón. Sabes que te fascinan los mercadillos nocturnos, así que ve a Chinatown y piérdete entre los puestecillos de artesanía y de comida. Sí, por fin la deliciosa comida birmana, más sencilla que la de sus países vecinos, pero que te fascinará por su mezcla de sabores exóticos.

Día 3: Yangón - Bagan. Myanmar milenaria

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Vuelo
Visitas Visita templos y/o pagodas Paseo en coche de caballos
ALOJAMIENTO Hotel

Te has dejado muchas cosas que ver en Yangón, pero no te preocupes, dentro de unos días volverás para visitar sus maravillas. Ahora tienes que coger el avión para visitar uno de los rincones más fascinantes de este país: Bagan, antes conocido como Reino de Pagan, el epicentro religioso del país. No sabes lo que te espera, viajero.

El primer recorrido y la parada en uno de los templos más altos te permitirá hacerte una idea de este fascinante lugar. Y de ahí a la Pagoda Shwezigon y su impresionante cúpula dorada, escoltada por numerosos templos, todos del siglo XI. Aunque a duras penas podrás separar tus ojos de ella, te espera otra maravilla, el Templo de Ananda, una obra maestra de la arquitectura de la etnia Mon que es además uno de los lugares más sagrados de este país. Te quedarás embelesado con las 4 estatuas de buda que tiene en su interior, marcando cada una los puntos cardinales.

Pero la belleza continúa, ahora con el templo de Thatbyinnyu, del siglo XII. Pero además de bello y muy alto (es el más alto del lugar con más de 60 metros, así que aprovecha las vistas), este templo marcó una época, ya que hasta entonces se construían con un único piso y este tiene 2 alturas, estando la estatua de buda en el piso superior.

Estarás deseando ver más y más, pero ahora hay que hacer un alto en el camino para que el gusto tome el relevo de la vista en esta experiencia birmana. En un restaurante local podrás degustar de nuevo la deliciosa gastronomía de Myanmar y dejar que todo lo visto vaya encontrando en tus recuerdos el lugar que nunca abandonarán.

Y después siéntete volver al pasado dando un paseo en coche de caballos por los caminos de Bagan, que terminará con un momento muy especial: poder ver la puesta de sol con los templos como telón de fondo.

Día 4: Bagan. De gentes y tradiciones

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Mercado Local Paseo en barca
ALOJAMIENTO Hotel

Mientras desayunas seguro que estarás pensando ya en todo lo que vas a poder disfrutar viendo las escenas cotidianas que se viven en el mercado de la localidad de Nyaung Oo, la más grande de la zona y que cierra los días de luna llena y luna nueva. Déjate llevar por la mezcla de olores, sabores y colores que te rodearán en este lugar.

Aprovecha para pedirle a algún birmano que te explique cuáles son los ingredientes más habituales de su cocina. Pregúntales los nombres de sus carnes, pescados y verduras. No dejes pasar la oportunidad de sumergirte en una escena costumbrista única e incluso de ponerte thanaka en la cara, su secreto de belleza milenario.

Y qué suerte, seguirás conociendo los increíbles templos de Bagan. Te impactará saber la leyenda que rodea al de Dhammayangyi, del siglo XII, del que se dice que fue construido por el rey Narathu como forma de congraciarse con los dioses tras hacerse con el trono de la manera más horrible: asesinando al rey, su padre, y a su hermano, el heredero, así como a una de sus esposas por practicar rituales hindúes. Parece sólo una muestra de la crueldad del soberano, que mandaba amputar los brazos de los hombres que no trabajaban bien en las obras de este templo. Seguro que sientes casi escalofríos cuando visites este lugar, que tiene otras dos curiosidades: está lleno de escombros (posiblemente colocados allí por los mismos obreros a los que el rey maltrataba) y tiene dos estatuas de buda sentado una junto a la otra. Seguro que no ves nada igual en el viaje.

Almorzar en un restaurante te permitirá disfrutar de más delicias birmanas. No te olvides de probar el máximo número de platos posible de esta variada gastronomía, que, como podrás comprobar, toma muchos elementos de sus países vecinos India, Tailandia y China.

Y de una experiencia estimulante a una más relajante: disfrutar de un pequeño crucero por el río Ayeyarwady (o Irawadi, según donde lo veas escrito) y ver la vida birmana pasar a tu lado desde un barco, que servirá también como escenario para el magnífico espectáculo de la puesta de sol.

Día 5: Bagan - Mandalay - Amarapura - Mandalay. Hacia el epicentro cultural birmano

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Mercado Local Visita templos y/o pagodas
ALOJAMIENTO Hotel

En esta jornada te despertarás bastante temprano, pero puede incluso que ya tuvieras los ojos abiertos cuando sonó el despertador. ¿El motivo? La emoción de que hoy vas a conocer Mandalay y Amarapura. O deberíamos decir Amarapura y Mandalay si seguimos el orden por el que fueron capital de la actual Myanmar. La primera lo fue por su fuerte crecimiento nada más ser fundada en 1783, aunque luego entró en decadencia, y la segunda por una curiosa profecía.

El lugar para fundar Mandalay en 1859 fue elegido mucho antes por Buda, que subió a la colina junto a la ciudad y profetizó que bajo ella se construiría una gran ciudad budista en el año 2400 de la era budista. Sí, precisamente 1859 de nuestra era. Y como el rey Mingon era muy devoto, consideró que esa profecía debía cumplirse y no sólo construyó la ciudad sino que la nombró capital del reino, algo que duró hasta 1885 cuando los británicos decidieron nombrar capital a Rangún, la actual Yangón. Por cierto que si te preguntas por qué Mandalay tiene ahora un aspecto muy moderno, la explicación es sencilla pero triste: por los grandes bombardeos que sufrió durante la II Guerra Mundial. Sí, esta contienda afectó al sudeste asiático mucho más de lo que te esperabas.

Nada más llegar a esta región volverás a sentir la calidez de los birmanos en un mercado local para después vivir una experiencia única: caminar sobre el puente de teka más largo del mundo. Algo más de 1.000 pilares de varios metros de altura sustentan los 1.200 metros de madera de teka que unen las dos orillas del lago de Amarapura. Sentirás también el peso de la historia de esta madera, que procede de los templos de Amarapura y con la que los británicos construyeron también las vías de los trenes que aún están en uso en este país, aunque con un mantenimiento algo deficiente.

Por este puente llegarás al cercano Monasterio de Mahagandayon, donde podrás ver uno de los espectáculos más llamativos para los occidentales en los países de la región: la entrega de ofrendas a los monjes. Y es que los monjes y monjas que viven en este lugar salen todas las mañanas a recoger comida que les dan los habitantes del lugar, generalmente arroz y algo más, ya que ellos no pueden ni cocinar su propia ni comer a partir de las 12 del mediodía. Probablemente no tendrás a mano alimentos para compartir con ellos en ese momento, pero ver la procesión silenciosa que efectúan es todo un espectáculo.

Repondrás fuerzas en un restaurante local y después… ¡no sabes lo que te espera! El monasterio de Shwenandaw en Mandalay, también enteramente de madera de teka. La riqueza de sus ornamentos y su tejado en 4 niveles te dejarán boquiabierto. Y no es para menos. El rey Thibaw Min lo construyó precisamente donde pensaba que vagaba el espíritu de su padre fallecido, el rey Mindon. De ahí el mimo que puso en su construcción. Lo malo es que es lo único que queda del Palacio Dorado de Mandalay original, que quedó casi destruido también durante la II Guerra Mundial. De hecho, te será posible visitarlo porque alguien tuvo la gran idea de desmontarlo enteramente y trasladarlo a otro lugar mientras durase la contienda.

Si antes habrás podido ver el puente de teka más largo del mundo, ahora le llega el turno al libro más grande del mundo. Un total de 729 estupas blancas albergan otras tantas ‘páginas’ hechas en piedra del Canon Pali, donde se encuentran todas las enseñanzas de la rama del budismo que se practica en este país, el Theravada. Todas ellas se encuentran alrededor de otra bellísima pagoda dorada, la de Kuthodaw. ¿Aún no te has hecho una idea de toda la riqueza cultural que contiene este lugar? Pues desde lo alto de la colina Mandalay Hill tendrás una panorámica de todas estas maravillas que te permitirán tomar plena conciencia de la importancia del momento que estás viviendo.

Día 6: Mandalay - Heho - Lago Inle. La vida sobre el agua

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Visita templos y/o pagodas
ALOJAMIENTO Hotel

Después del desayuno nos trasladarán al aeropuerto para coger un avión con destino Hecho. Una vez allí, nos trasladaran por carretera a uno de los lugares más latientes de este país: el Lago Inle. Has oído hablar de él a las personas que ya han visitado este país, pero por fin vas a poder disfrutar de toda la vida que se despliega a su alrededor. Seguro que te apetece tomar alguna imagen de los increíblemente hábiles pescadores de la etnia Intha, auténticos equilibristas sobre sus barcas estrechas y alargadas. El remo aferrado por una de sus piernas. Las manos en las redes cónicas. Y todo ello desde uno de los extremos de la barca en perfecto equilibrio.

Disfrutarás también de alguna de las 200 aldeas flotantes levantadas sobre el agua en las orillas del lago. Las crecidas del agua y la fauna de la zona hace que sus habitantes extremen las precauciones. Pero esta gente no sólo pesca. Podrás ver, tocar y, si quieres, comprar alguna de sus artesanías, ya sea en forma de tejidos o de puros hechos a mano. Y también podrás admirar su curiosa forma de cultivar: sus huertos flotantes. Una base hecha con algas y sujetada por cañas de bambú al fondo del lago permite a la población local abastecerse de frutas y verduras haciendo todas las labores agrícolas desde sus barcas.

Seguramente ya te has imaginado que en un país tan religioso como Myanmar en esta zona también hay lugares de culto budista que puedes visitar. El monasterio Ngaphechaung es buena muestra de ello. Alberga una amplia colección de budas de diferentes siglos y procedencias, pero si hay algo que le hizo famoso fue una curiosa afición de sus monjes: adiestrar a los gatos que allí viven para que realicen algún ejercicio circense, si bien abandonaron hace unos años esta costumbre.

Y para terminar esta jornada sobre al agua, la Pagoda Phaung Daw Oo. Es sencilla, pero podrás comprobar de primera mano una de las tradiciones religiosas más curiosas de los birmanos. Verás unas especies de bolas doradas con forma irregular hacia las que todo el mundo orienta sus rezos. Hace tiempo eran pequeñas imágenes de Buda, pero los fieles suelen colocar sobre las estatuas láminas de pan de oro como ofrenda para ganarse su favor por lo que hoy han perdido totalmente su forma original. Pero eso es algo que sólo verás hacer a los hombres, ya que las mujeres no pueden acercarse a estas estatuas.

Día 7: Lago Inle - In Thein - Lago Inle. Estupas y campanillas

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Mercado Local
ALOJAMIENTO Hotel

Después de otro reconfortante desayuno birmano te dirigirás al curioso mercado del lago (cerrados los días de luna llena y luna nueva), que cambia a diario de localización para que todos los habitantes del lago puedan disfrutar cada 5 días de los mejores productos locales, tanto artesanías como alimentos. Disfruta una vez más de sus gentes, sus olores y sus colores. Envuélvete en una agradable conversación para saber más de las costumbres de las etnias que habitan en este lugar. Y piensa en los que no han podido acompañarte en este viaje pero que sin duda envidian tu suerte. Es el momento de adquirir algún recuerdo para ellos.


Prepárate ahora para acercarte al pueblo de In Thein (que también puedes ver escrito como Indein), donde te espera un paisaje que quedará para siempre grabado en tu memoria. Aquí conoceremos la forma de vida de las aldeas que se encuentran en el lago.

Tras otro delicioso almuerzo en un restaurante local nos dirigiremos a una fábrica de seda en los que las mujeres del lago elaboran los más exquisitos tejidos utilizando los tallos de la flor de loto. Piezas suaves y coloridas que seguro querrás llevarte a casa.

Día 8: Lago Inle - Heho - Yangón. Yangón como broche de oro

RÉGIMEN Desayuno y almuerzo
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Visita templos y/o pagodas
ALOJAMIENTO Hotel

Amanece tu último día completo en Myanmar. Sientes algo de tristeza por tener que abandonar el Lago Inle. Pero ¡anímate! Estás a punto de regresar a Yangón para conocer lo que no pudiste ver el primer día. Porque, en ocasiones, las segundas partes sí son buenas. La que fuera capital del país hasta 1989 y a la que probablemente conoces mejor como Rangún esconde un gran número de tesoros que estás dispuesto a conquistar.

Después de desayunar tomaremos un vuelo con destino Yangon. Al llegar nos trasladaran al centro de la ciudad, donde disfrutaremos de otra maravillosa comida en un restaurante local. Posteriormente veremos la Pagoda Chauk Htat Gyi, con sus 6 pisos de altura, alberga una impresionante estatua de un buda reclinado con 60 metros de longitud. Es el momento de que conozcas también una costumbre birmana en cuanto a su patrimonio histórico. Dado el profundo carácter religioso de este país, las imágenes de Buda que se encuentran en mal estado suponen a sus ojos casi una ofensa, por lo que en ocasiones prefieren demoler lo dañado y volver a construir de nuevo, en lugar de restaurar los daños. Y eso es exactamente lo que le pasó a la estatua original, de 1907, que fue desmantelada para volver a construir otra exactamente igual en 1966. Esta costumbre le ha costado a Myanmar algunas disputas con la UNESCO, que vela por el patrimonio de todos los países.

Pero si ya has disfrutado de lo que has visto, ten por seguro que lo mejor de este día está aún por llegar. Se trata de la Pagoda Shwedagon, una joya dorada rodeada por estupas en blanco y dorado de la que no podrás apartar la vista. Con sus imponentes 100 metros de altura, este lugar tiene un significado muy especial en este país tanto por el misterio de su origen (se dice que tiene más de 2.500 años de antigüedad aunque no se ha podido determinar una fecha exacta para su construcción), como, sobre todo, por las reliquias que se encuentran en el recinto (8 pelos de Buda y un trozo de tela de uno de sus trajes).

Día 9: Yangón - España. Hasta la próxima Myanmar

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Ahora sí. Llega el triste momento de decir ‘hasta pronto’ a este increíble país. A pesar de la pena por tener que marcharte, tienes una sonrisa dibujada en la cara. Porque si hay algo que te han enseñado los birmanos es a sonreír y a hacerlo con sinceridad, desde el corazón. Es el mayor regalo que un viaje puede hacerte, así que te despides de Myanmar con la gratitud del que sabe que ha vivido una experiencia que le acompañará el resto de su vida.

Pero seguro que no será la última porque en el vuelo de regreso irás ya pensando en tu próximo viaje, tu próxima aventura. Todo lo que has visto en Myanmar te ha hecho más rico en sensaciones y en conocimientos, pero sobre todo te ha dado más ganas de seguir conociendo rincones de este mundo. ¿Nos acompañas?

Día 10: ¡Hasta la próxima!

RÉGIMEN Según itinerario
Transporte Vuelo

De vuelta a casa. Regresas a tu hogar con muchas anécdotas, experiencias que contar y fotografías que mostrar. En fin, recuerdos de un viaje estupendo. Sabemos que querrás repetir y nosotros estaremos aquí para darte las mejores ofertas.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es semilujo y lujo.

Amazing Bagan Resort
Bagan, Myanmar

Amazing Bagan Resort

Mercure Mandalay Hill Resort
Mandalay, Myanmar

Mercure Mandalay Hill Resort

Paramount Inle Resort
Nyaungshwe, Myanmar

Paramount Inle Resort

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Best Western Green Hill Hotel
Yangon, Myanmar

Best Western Green Hill Hotel

Amazing Bagan Resort
Bagan, Myanmar

Amazing Bagan Resort

Amazing Inlay Resort
Nyaungshwe, Myanmar

Amazing Inlay Resort

La categoría de los hoteles es turista y turista superior

Bagan Wynn Hotel
Nyaungshwe, Myanmar

Bagan Wynn Hotel

Amazing Mandalay
Mandalay, Myanmar

Amazing Mandalay

Nyaung Shwe City Inle
Nyaungshwe, Myanmar

Nyaung Shwe City Inle

Amazing Nyaung Shwe
Nyaungshwe, Myanmar

Amazing Nyaung Shwe

Paramount Inle Resort
Nyaungshwe, Myanmar

Paramount Inle Resort