Viaje a Abu Dabi: Circuito Dubái y Abu Dhabi

Duración 8 día/s, 7 noche/s
Desde 1.190 €
Ver disponibilidad
Gran Viaje: Dubái y Abu Dhabi
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Desde 1.190 €
Ver disponibilidad
La magia del exotismo

Bienvenido a un país que cautivará tu alma. Un país que combina la auténtica esencia del pueblo árabe con una constante innovación y modernidad. Un país que te enseñará impresionantes mezquitas, animados zocos, palacios, hoteles de lujo, centros comerciales, un desierto inacabable… Y una deliciosa gastronomía que enamorará tu paladar a cada bocado. ¿Preparado para sumergirte en una aventura como pocas? Lánzate a recorrer calles llenas de aromas, fragancias que te robarán el alma, plántate ante el impresionante Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo, descubre Abu Dhabi, su frenética capital considerada como el Manhattan de Medio Oriente, pídete un tabbouleh en un restaurante mientras conversas con algún simpático local… Vive Emiratos Árabes Unidos.

Itinerario

Día 1: España – Dubái. ¡Empieza el gran viaje!

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Aún te cuesta asimilar que el día ha llegado. Lo cierto es que ya llevabas semanas que en lo único que pensabas era en el momento de despegar rumbo a Emiratos Árabes Unidos, ¡y el día ha llegado! Suspiras, pensando en el gran viaje que te espera. En todas las ciudades en las que estarás y en cómo se debe de sentir uno en el desierto… ¡Pero no anticipemos! Compruebas todo tu equipaje, coges la documentación y sales hacia el aeropuerto.

Facturas, pasas el control de seguridad y te diriges tranquilamente a tu puerta de embarque. Aún te quedan unos minutos para tomar algo en alguna cafetería o pasear por las tiendas del aeropuerto. Por fin, anuncian por megafonía que tu vuelo está listo para su embarque. Con una sonrisa buscas tu asiento, te abrochas el cinturón y despegas hacia un país que te sorprenderá desde el primer momento. ¡Ya queda nada para conocerlo! Cuando llegues de madrugada, te trasladarás al hotel y descansarás para estar lleno de energía para tu primer día en Dubái.

Día 2: Dubái. La magia de una gran ciudad

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Abres los ojos y te ubicas. Estás en Dubái, y la ciudad está esperando que te pongas en pie y salgas a descubrirla. La diferencia horaria entre España y Dubái no es demasiada, por lo que no te cuesta levantarte de un salto, vestirte, desayunar y salir a explorar una ciudad que cuando la veías en fotos no te imaginabas que te atraería tanto. Dubái es una ciudad impresionante. Una ciudad de contrastes. Una ciudad para visitar más de una vez aunque, por el momento, te conformas con tu primera parada: Al Bastakiya.

Conocido por ser uno de los barrios donde la herencia árabe se mantiene intacta, Al Bastakiya comenzó siendo el hogar de las antiguas casitas de comerciantes y pescadores migrantes, sobre todo de Irán. De hecho, el nombre Al Bastakiya se traduce como “lugar iraní”, y aún quedan núcleos de población descendientes de este grupo social. Las callecitas empedradas y las puertas ornamentadas te harán viajar años atrás. Lo cierto es que esta parte de Dubái es una de las más auténticas o, al menos, una de las que mejor han sabido conservar la tradición.

Uno de los grandes factores por los que este país era conocido a nivel internacional es por su comercio de perlas y por las rutas comerciales que manejaba en la antigüedad. Los Emiratos establecieron varios acuerdos comerciales con sus países vecinos, fomentando las buenas relaciones y la bonanza económica de manera independiente a los territorios occidentales. Con la llegada del petróleo, el país experimentó un fuerte crecimiento económico, transformándose a todos los niveles y convirtiéndose en el territorio multicultural y moderno que es hoy en día. El encanto de Al Bastakiya viene, precisamente, por ser una zona que conserva la esencia de la época anterior al petróleo, con casas típicas, cafeterías, restaurantes y teterías donde podrás pedirte un café con dátiles.

En un agradable paseo por el barrio, llegarás al gran Museo de Dubái, abrazado por una imponente muralla del siglo XVIII y en cuyo interior te espera un completo viaje a través de la historia de la ciudad y de la forma de vida de sus habitantes. Cerca de este punto, podrás visitar la hermosa Mezquita Jumeirah, una joya arquitectónica donde las haya que se alza como la mezquita más importante de Dubái, y no es para menos. Una gran cúpula preside una estampa que ya se ha quedado contigo para siempre. ¿Lo mejor? Que la entrada está permitida a turistas no practicantes del Islam, por lo que solo tendrás que cubrirte los brazos y las piernas para poder entrar y admirar la belleza de su interior.

Aún sorprendido por esta maravilla arquitectónica, te diriges a la orilla del mar para tomar un abra. Estos taxis fluviales son la mar de divertidos, y te conducirán de una punta a otra de la costa para llegar a tu próximo punto en el mapa: los emblemáticos zocos. Visitar por primera vez un zoco es una experiencia única. Callejuelas serpenteantes, conversaciones, regateos, aromas, artesanía, colores y más colores… Un universo mágico que se abre ante ti. Dubái es conocido por sus emblemáticos zocos, concretamente, por el Zoco de las Especias, el paraíso de cualquier chef, y el Zoco del Oro, con más de 300 puestecitos de productos chapados en oro libres de impuestos. Tentador, ¿verdad? Un consejo, ¡regatea! Siempre que quieras comprar algún producto en Emiratos Árabes Unidos regatea. Es obligatorio. Casi como un deporte nacional.

Con la sensación de haber vuelto a la realidad, repones fuerzas en un restaurante tradicional. La tarde la vas a dedicar a visitar el maravilloso Dubái Frame, un monumento como pocos. Un gran edificio en forma de marco al que el periódico británico The Guardian bautizó como el marco de fotos más grande del planeta. ¿Una curiosidad? Desde el marco podrás disfrutar de unas vistas espectaculares a la ciudad. El lugar perfecto para embelesarte con las luces de Dubái antes de degustar una exquisita cena mientras navegas a bordo de un dhow –una embarcación típica- por la Creek, la ensenada de la ciudad. El final perfecto para un día en el que te has empapado hasta los huesos de tradición árabe.

Día 3: Dubái. Tu aventura en el desierto

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Vehículo 4x4
ALOJAMIENTO Hotel

Aún tienes los ojos cerrados pero puedes escuchar cómo la ciudad se va despertando poco a poco. El bullicio comienza a adueñarse de un silencio que te ha acompañado durante toda la noche. Lo cierto es que estás descansando como nunca, y no sabes si es por todas las emociones que estás viviendo o porque en los países árabes no hay tanto estrés como en occidente. Con estos pensamientos te levantas, te vistes, desayunas y sales a explorar la parte más moderna de esta apasionante ciudad.

Hace tiempo que venías leyendo sobre este sector, y lo cierto es que te mueres de curiosidad. Una de las cosas por las que Dubái destaca es por sus enormes rascacielos y su lujo desmesurado y hoy, por fin, vas a descubrirlo. Para empezar, vas a visitar el exclusivo Hotel Burj Al Arab, calificado como uno de los mejores hoteles del mundo por ser uno de los únicos con 7 estrellas. Este alojamiento se ubica sobre una isla artificial que se sitúa a 280 metros de la ciudad. Sí, una isla artificial, has entendido bien. Aunque este gigante no es el único que goza de su propia isla. La ciudad alberga una pequeña colección de islas artificiales donde se extienden tiendas de lujo y boutiques.

Un ejemplo de ellas es la famosa Palm Jumeirah, una de las más conocidas por ser una isla artificial en forma de palmera a la que se accede en monorraíl. Entre su oferta de ocio encontrarás tiendas, comercios y actividades de aventura como la caída libre. Como ya habrás podido comprobar, en Dubái no se andan con pequeñeces. Y es, precisamente, esta característica la que vuelve a la ciudad un destino lleno de encanto. Dubái sabe combinar como ninguna la modernidad con la tradición, formando una bella postal atípica en otros países árabes. Mientras piensas en todos los contrastes que has conocido de la ciudad, te diriges a tu última parada de la mañana, el Mall of the Emirates, el segundo centro comercial más grande en el que podrás contemplar su cuidado diseño y sus grandes techos de cristal.

Con tanto ajetreo, quizás prefieras pasar la tarde en un ambiente más tranquilo. Y eso es precisamente lo que vamos a hacer. Prepárate. Prepárate porque llega uno de tus grandes momentos. Vas al increíble Desierto de Arabia. Un impresionante arenal de más de 2 millones de km2 en el que te perderás en una atmósfera milenaria. Una atmósfera que te atrapará y te inyectará una paz interior que nunca antes habías sentido.

Viajar por el desierto en un vehículo 4x4 es algo que no se olvida. Es sentirse aventurero. Es introducirse de lleno en un cielo anaranjado en el que se refleja un paisaje como ningún otro. Dunas, cañones, granjas de camellos, pueblecitos, campamentos… La vida en el desierto tiene otro ritmo. Una sintonía diferente que se cuela en tus huesos y hace que te muevas al ritmo lento de quien no se altera. Un hermoso escenario que finaliza de la mejor de las maneras: con una deliciosa cena tradicional en un campamento del desierto mientras asistes a un animado espectáculo de danza del vientre. ¡Recuerda! Si viajas en los meses de Ramadán seguramente no podrás ver esta muestra de danza, ya que es la época del año más conservadora. Qué... Nada mal para tu tercer día de viaje, ¿verdad?

Día 4: Dubái – Abu Dhabi – Dubái. Un paseo por una ciudad impresionante

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy es un día muy especial en tu hoja de ruta. Hoy es un día plagado de monumentos, historia, cultura y grandes calles. Y te encanta. Con una sonrisa te preparas para visitar la animada capital de los Emiratos. ¡Te vas a Abu Dhabi! Y no podrías estar más contento. Popularmente conocida como el Manhattan de Medio Oriente, esta ciudad se recubre de una modernidad y una vanguardia que sorprende de lleno al visitante. Edificios enormes, arquitectura impresionante, tiendas, centros comerciales, palacios, boutiques… ¡No olvides tu cámara de fotos!

En la antigüedad, la capital de los Emiratos trabajaba una economía basada en la cría de camellos, cultivo de dátiles y comercio de perlas hasta la aparición del petróleo, momento en el que el país se llenó de una gran riqueza económica convirtiéndose en el territorio que conocemos hoy en día. La gran evolución política, social y económica ha aportado a los emiratos un concepto multicultural poco común en los países árabes que también ha afectado al diseño de las ciudades sin perder el fuerte arraigo con el Islam.

Cuando llegues a Abu Dhabi, te faltarán las palabras. Nunca antes habías visto algo tan bello como lo que estás presenciando en este momento. La hermosa Mezquita Sheikh Zayed se presenta ante ti sobre el Oasis of Dignity de una manera muy especial. Como ya sabes, esta joya está considerada como una de las 7 maravillas del mundo moderno, convirtiéndose en todo un icono cultural del que te enamorarás completamente. Su diseño nada entre paredes y suelos de mármol blanco, minaretes de más de 100 metros de altura, un patio interior elaborado con mosaicos, una enorme alfombra hecha a mano, lámparas chapadas en oro con cristales de Swarovski… Y una capacidad para 40.000 personas. Una auténtica maravilla que te dejará extasiado. Para entrar, tendrás que cubrirte el cuerpo y la cabeza con vestimenta apropiada que te proporcionarán de manera gratuita a la entrada.

Aún con la imagen de la Mezquita en tus retinas llegarás a la animada zona de Al Bateen, lugar de residencia de los famosos Palacios Reales. Estas emblemáticas construcciones se ubican en el paseo marítimo y forman una hermosa estampa. El Corniche –paseo marítimo- es una oportunidad perfecta para disfrutar de un agradable paseo junto al mar, pisar la fina arena blanca de su playa y contemplar la isla artificial Al Lulu desde el mirador rompeolas.

Uno de los platos estrella de la capital que no puedes perderte por nada del mundo es el Heritage Village. El lugar perfecto para que conozcas el espíritu de la ciudad antes de la llegada del petróleo, el modo de vida de los locales, la economía y la arquitectura típica de esos años. Un viaje en el tiempo que te acercará aún más a la historia de una sociedad que ya te ha encandilado. Y para seguir con la ruta de contrastes, muy cerca de este punto encontrarás el exclusivo Hotel Emirates Palace, otro de los iconos de la ciudad. Considerado como uno de los hoteles más lujosos del mundo, este hotel posee categoría 7 estrellas y se sitúa frente al Golfo Pérsico. ¿Que cuánto cuesta una noche en él? El precio está entre los 300 y 12.000 dólares… ¡Casi nada!

Si aún te quedan fuerzas, no puedes irte de la ciudad sin visitar el imponente palacio Qasr Al Watan, una joya arquitectónica que hoy en día se utiliza para eventos oficiales y que en su interior contiene el Corán de Birmingham, el primer mapa moderno de Arabia. Sus grandes salones, su decoración al detalle y el encanto de los jardines dibujan una postal de cine perfecta para acabar tu visita a la capital.

Día 5: Dubái. A tu manera

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Después del ajetreo de todos estos días… ¿Qué te parece disfrutar de un día más tranquilo? Un día para ti. Para disfrutar a tu manera de una ciudad que ya consideras tuya. Un día para relajarte y tomarte las cosas con calma. Así que desperézate con calma, saborea un suculento desayuno en el hotel y disfruta de un tranquilo paseo por las animadas calles de Dubái. ¿A dónde te apetece ir? Quizás volver a los zocos sea un buen plan.

Te vistes con ropa cómoda y te diriges de nuevo a estos encantadores mercaditos. En Dubái, además del Zoco de las Especias y el Zoco del Oro, también existen otros mercados como el Zoco de los Perfumes. Una impresionante muestra de fragancias que te encandilará desde el primer momento: aceites esenciales, inciensos, colonias, frascos de diseño… El lugar ideal para encontrar el perfume que mejor se adapta a tu piel.

El Zoco de las Telas también es otro de los emblemas característicos de esta parte de Dubái. En su interior podrás asistir a un auténtico espectáculo de telas de colores y sastres que se afanan en buscar el mejor complemento para sus diseños en un mar de seda, algodones vaporosos y hojas de palmera. Cerca de allí podrás encontrar el Zoco Madinat, con calles serpenteantes y puestecitos con artesanía típica y productos a buen precio.

Después de volverte a impregnar de estos mágicos lugares, ¿qué te parece si nos dejamos llevar por la belleza del paseo marítimo? Entre sus rascacielos y las olas del mar llegarás hasta el emblemático Mall of the Emirates, donde podrás hacer alguna compra y pasear por sus elegantes galerías. Artesanía, productos de diseño, ropa, alfombras… Todo lo que puedas imaginarte.

Por la noche tenemos un plan muy especial. ¿Conoces las fuentes musicales? Icono de Dubái por excelencia, se trata de un impresionante espectáculo de luz, colores y música que te dejará boquiabierto. Ubicadas en el lago Burj Lake, en el puerto de Dubái, estas fuentes son populares porque se sincronizan con la música, formando una coreografía repleta de magia mientras suenan piezas musicales clásicas y modernas. El escenario perfecto para saborear una exquisita cena tradicional.

Día 6: Dubái – Sharjah – Ajman – Dubái. El encanto de los Emiratos

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Te despiertas aún con las fuentes musicales en tus sueños. ¡Vaya espectáculo! Piensas mientras comienzas a desperezarte. La verdad es que el día libre de ayer te ha venido muy bien. Tan bien que hoy ya quieres volver a la carga con esa energía viajera que tanto te caracteriza. Así que no te lo piensas más. Saltas de la cama y te lanzas rumbo a la aventura. Te toca visitar Sharjah y Ajman, dos emiratos clave en tu ruta.

Alejarte de Dubái y ver cómo se va haciendo más y más pequeña es una sensación especial. Sus enormes rascacielos y centros comerciales cada vez son más borrosos, y el paisaje en el que te introduces es bien distinto. Un escenario árido se va apoderando del ambiente hasta que llegas a Sharjah. Visitar esta ciudad es conocer a la ciudad que, hasta el gran crecimiento de Dubái, era considerada como una de las más importantes de Emiratos Árabes Unidos. Declarada Capital Cultural del Mundo Árabe por la UNESCO, la urbe posee 17 museos repletos de obras artísticas y trazos de cultura.

Sharjah esconde muchas maravillas. Una de ellas son las casitas tradicionales y las calles empedradas que atravesarás durante tus primeros pasos. En ella sobresale de manera especial el Zoco Azul, un gran establecimiento que está recubierto de mosaicos azules y que contiene más de 600 puestos en los que se ofertan artesanía y productos tradicionales. ¡Aviso! Si has dejado tus compras de suvenires para este día, prepárate.

En Sharjah se regatea muchísimo, y los vendedores no son tan bonachones como en Dubái o en Abu Dhabi. ¡Aquí tendrás que regatear de verdad! Como también te pasará en el Zoco Al Arsah, famoso entre los habitantes por ser el primer mercado que se creó en la ciudad.

Sharjah es ciudad árabe, lo que significa que ya estás tardando en ir a conocer su hermosa mezquita. La Mezquita Faisal destaca por ser una joya arquitectónica que presume de una belleza muy especial. Mezcla de exotismo con vanguardismo artístico, lo cierto es que este templo cautiva a todo aquel que lo visita. Fue un regalo del Rey de Arabia Saudí al Jeque de Sharjah, y en su interior caben nada menos que 17.000 personas. ¡Casi nada!

Otro de los iconos que no puedes perderte durante tu estancia en la ciudad es el Museo de la Civilización Islámica, cuya impresionante fachada y su gran cúpula llamarán poderosamente tu atención por pertenecer al antiguo bazar de Al Majarrah. En él podrás conocer todos los avances culturales y científicos de la civilización islámica a lo largo de la historia. ¿Lo mejor? Que el museo se sitúa a orillas de la ensenada de Sharjah, en una estampa maravillosa.

Con esta hermosa postal te despides de una ciudad que te ha embelesado. Mientras te despides de la mágica Sharjah pones rumbo a Ajman, el emirato más pequeño de todos. Y se nota. El ritmo en esta ciudad es más pausado que el de sus hermanas. Para empezar, está situado en un paisaje natural que te transmitirá una paz parecida a la que experimentaste en el desierto. Un descanso a la vista que te invitará a recorrer sus calles de una manera relajada. En esta encantadora urbe visitarás el museo de Ajman, en el que se muestra el modo de vida de los locales mediante una exhibición de herramientas típicas de trabajo, obras de arte antiguas y una amplia colección de joyas y piedras preciosas.

Ha sido una aventura curiosa eso de conocer otros emiratos. No solo por ubicarse en un paisaje diferente al de Dubái y Abu Dhabi, sino porque has sido testigo de dos ciudades en las que te has envuelto del espíritu árabe.

Día 7: Dubái – Fujairah – Dubái. Un día en la play

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

No quieres pensar mucho en ello, pero lo cierto es que hoy es tu último día en Emiratos Árabes Unidos. ¿Cómo ha podido pasar todo tan rápidamente? Has decidido que no vas a detenerte en la nostalgia. Vas a aprovechar al máximo tu día. ¡Hoy vas a Fujairah! Una ciudad considerada como la más bonita del país y que se ubica en un paraje de mar y naturaleza lleno de encanto. El lugar perfecto para empezar el día.


Dubái se aleja y empiezas a vislumbrar un hermoso escenario montañoso que cada vez va atrapando más tus sentidos. Las montañas Al Hajar comienzan a proclamarse protagonistas del paisaje. Esta cordillera bordea las fronteras de Emiratos Árabes Unidos y Omán, y presentan una altura máxima de 2.500 metros. Un dato curioso es que en esta zona se lleva a cabo el emblemático “Mercado del Viernes”, un mercado típico donde podrás encontrar objetos de cerámica, alfombras y artesanía tradicional. A pocos minutos de este maravilloso paraje podrás conocer la ciudad oasis Masafi, famosa por sus fuentes naturales de agua termal y por ser un lugar ideal para disfrutar de una parada técnica con unas vistas impresionantes al hermoso paisaje natural que se alza ante nosotros.

El ambiente de Fujairah nos recibe con la calma propia de los territorios pesqueros. Esta encantadora ciudad guarda una playa perfecta para relajarte, desconectar y refrescarte en las inmensas aguas del Océano Índico. Un premio perfecto para combatir las cálidas temperaturas del país. Mientras flotas en el mar, sientes cómo cada músculo de tu cuerpo se va relajando, dejándose llevar por el asimétrico bamboleo del agua. ¡Qué bien sienta relajarse en Fujairah! Después de una comida en la playa y de descansar unos minutos, te encaminas hacia dos de los monumentos icono de esta parte del país: la Mezquita Bidaya y el Fuerte Fujairah.

La primera es una obra de arte de la época antigua. Con más de 500 años de historia, esta mezquita está considerada como la más anciana de los Emiratos Árabes. Su arquitectura está formada por cúpulas que finalizan en pico, paredes de adobe y formas redondeadas. Alberga un pequeño espacio en su interior para estanterías, una escalera de piedra y una alfombra roja. Un entorno austero que transmite sosiego al alma. El Fuerte de Fujairah fue la construcción de defensa más importante de la costa durante varios años y, en la actualidad, sirve de alojamiento a políticos y mandatarios.

Con el salitre del mar aún en nuestros labios, nos despedimos de este maravilloso emirato. Ha sido un viaje para enmarcar en tu mesita de noche. Y sabes que una parte de ti se quedará para siempre en este destino.

Día 8: Dubái – España. Un último suspiro

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Adiós. Adiós al bullicio. Adiós a las conversaciones perdidas en un café, esperando un tercer interlocutor. Adiós a los regateos, a las sonrisas, a los signos para hacerte entender. Adiós a la hospitalidad árabe. A los grandes monumentos, mezquitas y fuertes. Adiós a un país que te ha cambiado la vida.

Con tristeza compruebas que no te dejas nada, coges tu documentación y sales hacia el aeropuerto. Ya en el avión, aún puedes sentir la arena del desierto bajo tus pies. La brisa que recorría las calles de Dubái, la inmensidad de Abu Dhabi, esa magia tan especial que recorría a Sharjah, el encanto de Ajman, la belleza de Fujairah… Con una media sonrisa cierras los ojos mientras te despides mentalmente de un territorio que te ha marcado para siempre.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Metropolitan Dubai
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Metropolitan Dubai

Gulf Court Hotel Business Bay
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Gulf Court Hotel Business Bay

Courtyard by Marriott Al Barsha, Dubai
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Courtyard by Marriott Al Barsha, Dubai

Millennium Central Downtown
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Millennium Central Downtown

La categoría de los hoteles es turista y turista superior

Citymax Al Barsha
Jumeira, Emiratos Árabes Unidos

Citymax Al Barsha

Hampton by Hilton Dubai Al Barsha
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Hampton by Hilton Dubai Al Barsha

Citymax Al Barsha at the Mall
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Citymax Al Barsha at the Mall

Ibis Styles Dubai Jumeira
Dubai, Emiratos Árabes Unidos

Ibis Styles Dubai Jumeira