Viaje a China: Gran Viaje Lo mejor de China con Pingyao

Duración 15 día/s, 13 noche/s
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
Completo
Gran Viaje: Lo mejor de China con Pingyao
DURACIÓN: 15 día/s, 13 noche/s
Completo
Siente palpitar el corazón del Gigante Asiático

China es mucho más que un destino; de hecho, es mucho más que un país. China es un mundo de sensaciones, de paisajes, de culturas y de experiencias irrepetibles a disposición del viajero. Gracias a este circuito único, podrás descubrir buena parte de las maravillas que esconde el Gigante Asiático, y recorrer sus ciudades más bellas e interesantes.

Itinerario

Día 1: España – Beijing. Siente cómo te invade la emoción del gran viaje

RÉGIMEN Sin comidas
Transporte Vuelo

Lo bueno de un gran viaje es que empiezas a disfrutarlo mucho antes de la partida. Anticipas, con ilusión, todo lo que vas a ver y las sensaciones que vas a experimentar; colores, olores y sabores que ya no olvidarás.


De hecho, tu viaje ha comenzado esta mañana, viajero, cuando te has imaginado en China y tu impaciencia te ha sacado de la cama. Ya te queda menos para volar hacia uno de los destinos más deseados del mundo. Después de cumplimentar los trámites previos al embarque, en menos de lo que esperas, estarás acomodado en tu asiento.


El vuelo será largo y te dará tiempo a ver alguna película, a leer un rato, a escuchar tu música favorita, a repasar tus guías y, por supuesto, a dormir unas horas. Antes de que te des cuenta, estarás aterrizando en Beijing, el comienzo de la primera etapa de tu gran aventura en China.

Día 3: Beijing. Jornada de visitas únicas en la capital

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Después de dormir tu primera noche en china y de desayunar en el hotel, saldrás para hacer un recorrido por Beijing, una ciudad que no pertenece a ninguna provincia, sino que depende directamente del poder central de la República.


La primera parada del itinerario la harás en la Ciudad Prohibida (también conocida como Museo del Palacio Imperial), un impresionante conjunto palaciego, que fue mandado construir a principios del siglo XV por emperador Yong Le, y que fue la residencia oficial de 24 emperadores chinos hasta 1911. Este enorme conjunto se denomina “Ciudad Prohibida”, porque solo los miembros de la familia imperial, los de la corte, y algún ciudadano con permiso especial, podían entrar en este exclusivo recinto dedicado a la gloria imperial. “La Ciudad Prohibida” comprende 980 edificios (con más de 9.000 habitaciones), que se reparten armónicamente por una superficie de 72 hectáreas. De entre todos los edificios destacan, por su popularidad y singularidad, algunas estancias impresionantes como el Salón de la Armonía Conservada, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Suprema.


En la segunda parada del día, viajero, te espera otra experiencia inolvidable: la visita a la Plaza de Tiananmen, centro geográfico y político de Beijing. Se trata de una enorme explanada de 44 hectáreas de superficie cuyo nombre significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial”, Este nombre viene de la gran puerta que comunica la plaza con el Palacio Imperial, y que se ha convertido en el lugar más destacado de Beijing.


La Plaza de Tiananmen ha sido escenario de importantes eventos históricos, entre los que destacan la proclamación de la República Popular China por el presidente Mao Zedong en 1949 y las revueltas populares de 1989. La plaza es tan grande que, además, alberga algunos de los edificios más importantes de la ciudad, como el Gran Palacio del Pueblo (sede de la Asamblea Nacional Popular), el Mausoleo de Mao Zedong, el Monumento a los Héroes del Pueblo, la Torre de Tiananmen y el Museo Nacional de Historia y de la Revolución.


La siguiente parada del día, la harás en el Palacio de Verano, que fue construido en 1750 y reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. Este recinto consta de 300 hectáreas y en él se encuentran diversas construcciones que, durante siglos, fueron el alojamiento de la familia imperial china en sus periodos de vacaciones y ocio. El recinto está bellamente decorado por un conjunto de jardines, puentes, pabellones, y teatros, todo un despliegue de belleza al servicio del poder imperial, que todavía sigue sorprendiendo a los visitantes. Después de este recorrido inolvidable, si lo deseamos la guinda del pastel la pondrá un espectáculo de acrobacias chinas.

Día 4: Beijing. A las afueras de Beijing para visitar la Gran Muralla

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Te gustan los acertijos, viajero? Si es así, dime que es lo que falta en la siguiente relación de monumentos únicos: el Coliseo romano, el Taj Mahal de la India; Chichén Itzá, en México; Machu Picchu, en Perú; Petra, en Jordania, y la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro? Como sin duda habrás respondido, esas obras extraordinarias forman, junto con la Gran Muralla China, las Siete Maravillas del Mundo Moderno, una lista de construcciones prodigiosas erigidas por el hombre, que asombran a todo el que las visita. Así pues, viajero, repón fuerzas en el desayuno, que hoy te espera una de las maravillas del mundo.


Los chinos levantaron la Gran Muralla, hace más de 2.000 años para defenderse de las invasiones de mongoles y manchúes, pueblos barbaros que habitaban en el norte. La ciclópea construcción, mereció, en 1987, el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. La muralla llegó a superar los 21.000 kilómetros de longitud, sin embargo, hoy solo quedan en pie alrededor de 10.000. A escasa distancia, al norte de Beijing se encuentra una de las secciones mejor conservadas de la muralla y será precisamente esta parte, la que visitarás hoy, viajero. Con las imágenes de la muralla todavía fijas en la retina, almorzarás y después, habrá llegado el momento de continuar tu recorrido.


De vuelta a la capital, visitarás algunas de las instalaciones construidas para los JJ.OO de Beijing de 2008. Entre ellas destaca el Estadio Nacional, que fue centro neurálgico de la competición durante la celebración de los juegos, y que está cubierto por un colosal enrejado de acero, que hace que el estadio también sea conocido con el sobrenombre de “Nido de Pájaro”. Otro de los ejemplos de audacia y originalidad en la arquitectura de los Juegos Olímpicos, es el Centro Acuático Nacional, llamado el “Cubo del Agua”, por su aspecto de caja formada por miles de burbujas. Después de la visita a los edificios olímpicos, podrás asistir, como invitado especial, a una cena de bienvenida, en la que el famoso pato laqueado al estilo pequinés será el plato estrella.

Día 5: Beijing – Pingyao. Saliendo de la capital para conocer las maravillas de Pingyao

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta VelocidadAutocar, minibús o van
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

La Gran Muralla China marcó ayer uno de los puntos álgidos de tu viaje, peo no será el único momento estelar de tu aventura. La ciudad a la que te diriges hoy también esconde un gran número de atractivos. Pero no adelantemos acontecimientos. Hoy empezarás la jornada disfrutando de un desayuno estilo buffet del hotel de Beijing. Después, irás a la estación de ferrocarril y tomarás un tren de alta velocidad hasta Pingyao.


Al llegar, te llevaran a hacer un recorrido por la ciudad antigua, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997. El principal rasgo distintivo de este precioso conjunto de casas y calles es que el tiempo parece haberse detenido en este lugar: la mayoría de sus edificios históricos están en perfecto estado de conservación, lo que permite apreciar la riqueza de los comerciantes y banqueros que habitaron la ciudad a lo largo de los siglos XIX y XX.


Las construcciones del núcleo urbano reflejan una mezcla de estilos arquitectónicos, que van desde el Han tradicional hasta el contemporáneo, e incluyen las influencias que fueron introduciendo las sucesivas dinastías. Pingyao está rodeado de una muralla, y en sus calles podrás encontrar una variedad de pequeños templos, comercios tradicionales y rincones encantadores. Una visita para el recuerdo, sin duda.

Día 6: Pingyao – Xi’an. Rumbo a la mágica ciudad de Xi’an

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

Seguro que tu visita de ayer a la ciudad antigua de Pingyao, te supo a poco ¿verdad, viajero?. Por este motivo, la mañana de hoy la dedicarás a continuar el recorrido por la zona. En cuanto termines de desayunar en el hotel, irás a visitar la Casa de Cambio Rishengchang, uno de los lugares más emblemáticos de Pingyao. Aunque actualmente es un museo, la casa de cambio fue fundada como un banco en 1823, lo que hace de ella la primera entidad bancaria de China.


Sin duda, habrás visto que los tejados de los edificios de la ciudad están pintados de diferentes colores… ¡Buena observación, viajero! La explicación es muy sencilla: en tiempos pasados, los habitantes que no tenían ningún privilegio, estaban obligados a pintar los tejados de sus casas de color gris. Sin embargo, los nobles y los responsables de los templos podían elegir el verde o el amarillo. La calle Ming y Qing, la principal arteria comercial de Pingyao, es un lugar excelente para apreciar esta diferencia. Cuando pasees por esta calle, verás que está llena de comercios pintorescos que venden las más variadas mercancías. En está misma calle se encuentra la Torre de la Ciudad, que es el edificio más alto del casco histórico.


Después de comer, irás a la estación de ferrocarril, donde tomarás un tren de alta velocidad que te llevará a Xi’an, tu siguiente destino. Esta ciudad, que cuenta con más de 3.000 años de historia, fue, en el pasado, la capital del imperio chino durante siglos y el punto de partida de la Ruta de la Seda. En la actualidad, es la capital de la provincia de Shaanxi, en la región centro-este de China y, por supuesto, el lugar donde descansan el increíble ejército de terracota y otras maravillas inolvidables. No obstante, esa visita tendrá que esperar hasta mañana, hoy solo queda tiempo para que te registres en el hotel de Xi’an y subas a tu habitación para descansar.

Día 7: Xi’An. El ejército más antiguo que has visto jamás

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

¡Prepárate, viajero!, hoy te toca conocer el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota (el mausoleo del emperador Qinshihuang). Aprovecha el desayuno buffet de tu hotel para reponer tus energías, para que puedas disfrutar de cada momento de esta jornada.


Este museo excepcional, está situado a unos 35 kilómetros al noreste de Xi’an, y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1987. Toda gran historia tiene un gran comienzo, y así sucedió con este sitio arqueológico. En el siglo III a.C., el emperador Qinshihuang mandó construir un ejército de 7.000 guerreros hechos de terracota a tamaño natural, pertrechado con caballos, armaduras y carros de guerra. Según se cree, el propósito de esta empresa era que el ejército durmiese con él el “sueño eterno”. Con el paso del tiempo, el ejército quedó olvidado y sepultado bajo tierra, durante más de 2.000 años, hasta que, en 1974, unos trabajadores de una obra de infraestructuras se tropezaron con los guerreros. (Por cierto, no se descarta que aparezcan nuevas esculturas). Seguro que has oído hablar de los guerreros de terracota, viajero, seguro que has leído sobre ellos, seguro que has visto fotografías y reproducciones, pero no es lo mismo, ¡Ahora estas aquí!


Después de contemplar el legado de un emperador que erigió una de las construcciones funerarias más asombrosas del mundo, ha llegado el momento de prepararse para afrontar el resto de la jornada. Es la hora de almorzar.


Después de comer iremos a visitar el templo Jianfu y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán. El primero es el santuario más destacado de Xi´an, y en él se encuentra la Gran Pagoda de la Oca Silvestre (singular templo budista de 64 metros de altura). Por otra parte, la mezquita fue construida en el siglo VIII y con sus cerca de 13.000 metros cuadrados de superficie es una de las más grandes de toda China,. A la caída de la tarde llegará el momento de volver al hotel para descansar

Día 8: Xi’an – Guilin. En avión hacia la bella Guilin

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Parece difícil mantener la emoción del viaje en todo lo alto después de lo vivido estos días de atrás. Sin embargo, prepárate para lo que viene, viajero, porque todavía te queda mucho y muy bueno por ver en las próximas jornadas.


Después de desayunar en el hotel de Xi´an saldrás hacia el aeropuerto donde tomarás un avión que te llevará a Guilin. Una vez allí, te llevarán a tu nuevo hotel. Durante el camino hacia Guilin podrás comprobar por qué esta es una de las zonas de mayor belleza natural de China. Los paisajes espectaculares te acompañarán, en todo momento, durante tu estancia en estas latitudes del continente asiático.


Guilin pertenece a la región autónoma de Guanxi Zhuang y tiene una población cercana a los cinco millones de habitantes. Está al sur de China, y no está muy lejos de ciudades como Guangzhou, Hong Kong y Macao. Guilin es una ciudad sorprendente, tanto por su área urbana, en la que destacan los edificios de su casco histórico, como por sus alrededores, de impresionante belleza natural. Te llamarán la atención las formaciones rocosas que se levantan a ambos lados del río Li, que favorece un ecosistema de colinas repletas de vegetación.


Sin embargo, toda esta belleza natural y el contacto con su hospitalaria población, tendrá que esperar a mañana. Hoy solo queda tiempo para que vayas al hotel, te registres y pases la noche.

Día 9: Guilin. Jornada de experiencias en la naturaleza

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Crucero por el río Li Gruta de Flautas de Caña
ALOJAMIENTO Hotel

Avión, tren, microbús, automóvil… todos estos medios de trasporte son necesarios para llegar a los lugares más emblemáticos de China. Hoy añadirás uno nuevo: el barco.


Después de desayunar en tu hotel, irás al muelle en el puerto de Gullin y allí subirás a un barco, en el que harás un crucero (con almuerzo incluido) por las aguas color esmeralda del impresionante río Li. Será, sin duda una gran experiencia que añadir a las otras que has acumulado en este recorrido tan especial por China. El trayecto en barco te sorprenderá, sin duda, por los paisajes maravillosos que contemplarás, entre otros los de las formaciones kársticas (producidas por miles de años de erosión del agua sobre las rocas), que han hecho famosa a Guilin en todo el continente.


A lo largo de la navegación contemplarás todo un espectáculo natural, en el que no faltan grutas de distintos tamaños y formas, acantilados, bosques de bambú, pueblos de agricultores, y , en suma, una sucesión de bellas imágenes para guardar en la memoria de una de las jornadas más relajantes e inolvidables que has vivido en este viaje.


Otro de los momentos memorables del día lo vivirás por la tarde, cuando pases por la pintoresca Cueva de las Flautas de Caña y puedas contemplar sus 240 metros de longitud. La cueva es una maravilla geológica e histórica, ya que no solo está repleta de estalactitas y estalagmitas, sus paredes también están llenas de inscripciones hechas en los siglos VII al X, durante el reinado de la Dinastía Tang. Después del crucero, será el momento de regresar al hotel en Guilin, donde descansarás.

Día 10: Guilin – Hangzhou. Continúa la aventura hacia tu próximo destino

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Uno de los atractivos de esta gran experiencia en China es el cambio continuo de escenario. De un día a otro, como está sucediendo ayer y hoy, pasarás del recorrido por el espectacular entorno natural de Guilin a la visita a la refinada Hangzhou, un enclave urbano que destaca por su belleza y distinción. El célebre viajero Marco Polo ya puso de manifiesto estas mismas características cuando pasó por aquí en el siglo XIII.


Un avión nos llevará desde Guilin hasta Hangzhou, una ciudad, con más de seis millones de habitantes en su área metropolitana, que se encuentra junto al Gran Canal de China y a la desembocadura del río Qiantang, en el extremo meridional de este gigantesco país. Los paisajes de Hangzhou son tan bellos que a la ciudad se la conoce con el sobrenombre de “Paraíso en la Tierra”. Esta población destaca por sus preciosos jardines, el popular Lago del Oeste y sus templos: el Templo Yue Fei, la Pagoda de las Seis Armonías, y el Templo de las Almas Escondidas.
Tendrás todo un día para disfrutar cada momento de tu estancia en esta extraordinaria ciudad.


Después de aterrizar en el aeropuerto de Hangzhou, te conducirán a tu nuevo hotel donde podrás regístrate. El resto del día lo tendrás libre y podrás optar por quedarte en el hotel a descansar, dar una vuelta por los alrededores o cualquier otra actividad que te agrade. ¡Tú decides, viajero!

Día 11: Hangzhou. Descubriendo el Paraíso en la Tierra

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Hangzhou
ALOJAMIENTO Hotel

Hangzhou, cuyo sobrenombre es “el Paraíso en la Tierra”, es reconocida como uno de los destinos turísticos preferidos del país. Esta reputación no es fácil de conseguir teniendo en cuenta la calidad y cantidad de atractivos turísticos que existen en China. A lo largo de tu recorrido por Hangzhou podrás disfrutar de los lugares que han contribuido a cimentar la fama de esta ciudad, que ya en el siglo XIII, fue calificada por Marco Polo como “la ciudad más suntuosa y elegante de las que había conocido”.


Tu jornada comenzará, viajero, con un paseo en barca por el Lago del Oeste, todo un símbolo de la ciudad y un singular enclave natural, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011. En el lago el agua es la protagonista y en su superficie se distribuyen con armonía pasarelas, pabellones e islas artificiales que otorgan al conjunto un encanto muy especial.


Después, irás a conocer los dos santuarios más importantes de la ciudad. Los dos lugares son representativos del estilo oriental, y sus nombres de lo más sugerente: el Templo de las Almas Escondidas y la Pagoda de las Seis Armonías,. El primero es uno de los templos budistas más grandes y bellos de China, en cuyo interior se encuentran miles de esculturas de Buda talladas en la roca y varias pagodas. Por otra parte, la Pagoda de las Seis Armonías, está construida en ladrillo y madera, y desde ella se aprecia una panorámica espectacular del río Qiantang.


Espero que hayas disfrutado de Hangzhou, viajero, porque tu ruta debe continuar. Mañana pondrás rumbo a Suzhou, otra de las paradas obligadas de tu gran viaje.

Día 12: Hangzhou – Suzhou. Camino a la Colina del Tigre

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Suzhou
ALOJAMIENTO Hotel

La espectacularidad y belleza de las ciudades chinas que estás visitando es evidente y a ello contribuye la omnipresencia del agua que hace que Hangzhou sea “el Paraíso en la Tierra” y a Suzhou se la conozca como la “Venecia de Oriente”.


Esta última ciudad se encuentra en el delta del legendario río Yangtsé y a ella llegarás en tren de alta velocidad o autocar dependiendo del hotel en el que te hayas alojado en Hangzhou. La gran cantidad de agua de Suzhou procede del Lago Tai y del Gran Canal de China, lo que hace que la ciudad esté surcada por arroyos y estanques, que recuerdan a la célebre ciudad italiana, con la lógica diferencia de las típicas e históricas edificaciones chinas de siglos pasados. Una experiencia más que añadir a tu personal “baúl de los recuerdos” de este inolvidable viaje.


Otro de los indudables atractivos de Suzhou es su excelente gusto por la jardinería. La ciudad está adornada con diversos jardines clásicos, construidos entre los siglos XI y XIX, que recrean, con gusto y en un mismo espacio, varios paisajes diferentes. Entre los más de 200 que hay en toda la ciudad destaca el Jardín del Pescador, que, aunque solo tiene una extensión de una hectárea, impresiona al visitante por la elegancia y el equilibrio de su diseño, lo que le ha valido el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.


Otro sitio que no te puedes perder en Suzhou, es la Colina del Tigre, un montículo que se eleva en el pleno centro de la ciudad y en cuya cima se encuentra la bella la Pagoda de Yunyan. Desde esta colina podrás contemplar cómo existe otro paralelismo con Italia: la torre de la pagoda, que, con una altura de 47 metros, fue construida en el siglo X. La torre de la pagoda, como la Torre de Pisa, se ha ido inclinando con el paso de los años, hasta el punto de que en la actualidad también se la conoce como “la Torre inclinada de China”.

Día 13: Suzhou – Shanghai. Rumbo a la ciudad más poblada de China

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Viajero, en cuanto desayunes en tu hotel de Suzhou, tomarás un ferrocarril de alta velocidad o un autobús (en función de la situación del hotel en el que estés alojado) para dirigirte a Shanghai.


Shanghai es el final de tu viaje, pero en esta gran ciudad te esperan sorpresas muy atractivas. La ciudad que vas a conocer es una de las más asombrosas y únicas del mundo y, desde luego, la mayor y más internacional de China. Si hacemos caso a las estadísticas de Naciones Unidas, Shanghai, con una población de más de veinte millones de personas, es la segunda del mundo, solo superada por Tokio. Se encuentra situada en la desembocadura del río Yangtsé, al este de China. Junto con ciudades como Tianjin, Chongqing y Beijing, es una ciudad que depende directamente del gobierno central, es decir, que no constituye, en sí misma, provincia ni región autónoma y, sin lugar a dudas, su visita será el broche de oro para tu viaje. Cuando llegues a Shanghai, saborearás una estupenda comida y, después, será el momento de empezar la visita a la ciudad.


Tu primera parada será en los Jardines Yuyuan, al norte. Estos jardines datan del siglo XVI, en plena dinastía Ming, y están formados por cantidad de pequeñas lagunas y construcciones que le dan al conjunto un toque hermoso e irrepetible. Viajero, te llamará la atención la forma en que este bonito lugar se aúna, de forma admirable, con el entorno de una ciudad como Shanghai. Después, visitarás el Templo del Buda de Jade, que es un santuario consagrado al culto budista y que contiene dos efigies de Buda de un brillante color verde, una de ellas tumbada y la otra sentada. Te asombrarán.


Más adelante, pasearás por el Bund, que es el grandioso malecón de Shanghai. Andando a lo largo de él, comprobarás la gran diferencia entre las dos partes de la ciudad: a un lado del río, el impresionante conjunto de altos edificios modernos del Pudong (la zona de negocios de la ciudad) y, al otro, preciosas construcciones de la época colonial. Será una experiencia impactante.

Día 14: Shanghai. La fascinante Shanghai, escenario de tu día libre

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

¡Día libre! Quizás te preguntes qué puedes hacer. Tienes multitud de opciones, viajero. Shanghai es una ciudad apasionante y la tienes entera para ti, está deseando mostrarte todo lo que encierra. Podemos hacerte algunas sugerencias: Si te gustan las tiendas, puedes salir a recorrer algunos de los cientos de centros comerciales que hay a lo largo y ancho de la ciudad. ¿Te gustó el paseo por el Malecón?, pues puedes volver allí para verlo con más tranquilidad o acercarte al inmenso y siempre vivo puerto.


Si eres amigo de otras culturas, Shanghai te ofrece muchas posibilidades: el Museo de Arte, el Centro de Exposiciones de Urbanismo, el Gran Teatro de la ciudad, el Museo de Shanghai… A lo mejor, alguna de las visitas que hiciste ayer te parecieron cortas y te apetece volver a ver, a tu ritmo, uno o varios de los monumentos o lugares que visitaste ayer. ¿Qué te parece la idea de darte una vuelta, sin prisas, por el fascinante barrio francés o por Xintiandi para admirar sus bonitas viviendas de época colonial o hacer un alto en el camino en alguno de sus restaurantes o cafeterías? Además de todas estas opciones, tienes la posibilidad, si así lo deseas, de quedarte tranquilamente en el hotel para leer o descansar.

Día 15: Shanghai – España. Vaya, parece que tu gran viaje toca a su fin…

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Mientras degustas el que será tu último desayuno en la República Popular China, harás memoria, con alegría y con nostalgia, de todo lo que has experimentado. Has conocido ciudades fabulosas, como Beijing, Xi'an, Suzhou, Shanghai… y te has quedado maravillado ante paisajes que parecen sacados de una postal. Has gozado cada día con las experiencias vividas y que permanecerán en tu alma para siempre. Estamos seguros de que hoy tu equipaje pesa un poco más que cuando llegaste porque, dentro de tus maletas, te llevas algún pedacito de China.


Cuando termines de desayunar, a la hora que te hayan citado, te recogerán en tu hotel para trasladarte al aeropuerto. Viajero, una vez allí, ya sabes: equipaje, control de pasaportes, esperar la llamada para embarcar…, pero es bueno que unas cosas terminen para que otras empiecen. De esta manera, mientras vuelas hacia el oeste, hacia casa, puedes empezar a pensar cuál será tu próximo excitante destino. Sea el que sea, puedes estar seguro de que allí nos encontrarás.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Zhejiang International Hangzhou
Hangzhou, China

Zhejiang International Hangzhou

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An