Viaje a China: Gran Viaje China clásica y Yunnan

Duración 14 día/s, 12 noche/s
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
Completo
Gran Viaje: China clásica y Yunnan
DURACIÓN: 14 día/s, 12 noche/s
Completo
Un viaje de verdad, un viaje para ti

Este circuito está hecho para ti, viajero, no lo dudes ni un instante. Cada etapa, cada ciudad, cada hotel y cada experiencia de las que te esperan en China te llenará y te hará sentir único, especial, como si este país no hubiera empezado a vivir de verdad hasta tu llegada. Déjate abrazar por la magia y el exotismo de China, por sus gentes, sus aromas, sus paisajes infinitos…

Itinerario

Día 1: España - Beijing. ¿Oyes eso, viajero? Es la llamada de China…

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Solo te queda un día, viajero, para convertirte en el protagonista de tu propia aventura en el Lejano Oriente, con todo tipo de destinos y actividades pensadas al detalle para forjar una huella inolvidable. En realidad, el viaje empieza desde que te levantas en tu cama el día en el que saldrá tu avión, rumbo, a miles de kilómetros, al encuentro de una cultura milenaria, legendaria, un país superlativo que, por mucho que te hayas informado sobre él, te va a sorprender varias veces.

Como decía, la escritora Pearl S. Buck, “China es el país civilizado más antiguo de la Tierra”. Mientras llega el momento de empezar a comprobarlo, la ilusión y la emoción ante este gran viaje hará que los trámites de embarque sean más llevaderos. Una vez en el avión, te preparas para relajarte y, si puedes, aprovechar para dormir durante el trayecto nocturno, en una combinación de sueños dormido y despierto.

Leer una revista o un libro, ver una película o una serie, revisar la información que has recopilado sobre el viaje… todo vale con tal de hacer la amena la espera antes de llegar a la República Popular de China. Ya estamos, de hecho en el primer día de trece días inolvidables… ¡Tiempo para disfrutar y relajarse!

Día 2: Beijing. El primero de una larga lista de días inolvidables Resumen

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Ves una película, escuchas música, duermes unas horas… el viaje nocturno se acerca a su fin, contigo deseando empezar a recorrer las calles de Beijing, la primera fase del que será un apasionante recorrido por estas tierras asiáticas. Hace unos días estabas contando cuánto faltaba para comenzar esta travesía y ya te encuentras en ella. ¡Va a ser toda una experiencia!

Mientras desayunas, te anuncian que el avión está a punto de aterrizar en el aeropuerto de destino y, en muy poco tiempo, ya estarás en suelo chino, inmerso en una nueva cultura, repleta de sorpresas, a miles de kilómetros de casa. Ya ha llegado el momento esperado, que comenzó cuando empezaste a pensar en hacer este deseado viaje. ¡Ya estás en China, comienza tu aventura!

Nada más aterrizar y unos minutos después de recoger tu equipaje, te estarán esperando para darte la bienvenida a China y acompañarte a tu hotel, donde te registrarás y acomodarás durante unos momentos, antes de emprender, por la tarde, unas horas libres antes de la primera noche en suelo asiático. Puedes descansar, dar una vuelta por los alrededores del hotel… puedes organizarte como quieras, tú eres el protagonista, y vas a disfrutar cada momento de este recorrido. ¡Bienvenido, viajero!

Día 3: Beijing. Una jornada de descubrimientos a la pequinesa

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

Este será uno de los días más esperados, una excelente oportunidad de conocer varios iconos de la vida y cultura chinas. Los habrás visto en películas, en la televisión, habrás leído sobre ellos… hoy vas a vivir la experiencia de caminar por ellos, por la esencia de la vida en Beijing, ciudad que, por cierto, no depende de ninguna provincia en concreto.

Una vez terminado el desayuno en tu hotel, te llevarán hasta la Ciudad Prohibida, un imponente complejo palaciego que construyó el emperador Yong Le en 1406 (residencia oficial de 24 monarcas hasta 1911). Aunque se denomina Museo del Palacio Imperial, todos la conocen como Ciudad Prohibida, porque solo la familia imperial y los miembros de la corte podían acceder a ella. Por ello, era un misterio para el resto de la población, que no tenían derecho a cruzar los muros de esta impresionante construcción (salvo que consiguiesen uno de los preciados permisos especiales), en la que destacan el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada. Y un impresionante lugar de rodaje para “El último emperador”, de Bernardo Bertolucci, que relataba la historia del emperador Pu Yi.

Como en otros lugares que visitarás en China, las dimensiones de este legendario enclave son extraordinarias, ya que ocupa 72 hectáreas con 980 edificios y más de 9.000 habitaciones. Después de la visita a la Ciudad Prohibida llega el turno de otro destino conocido en todo el mundo, uno de los puntos clave de todo el país y el centro, geográfico y político, de Beijing: la Plaza de Tiananmen.

Otra muestra de enorme espacio, con 44 hectáreas, centro de multitudinarias reuniones populares a lo largo de las últimas décadas, ya que se construyó con la idea de emular las enormes concentraciones en la Plaza Roja de Moscú (sobre todo, cuando Mao Zedong la eligió como lugar de proclamación de la República Popular China. Su nombre, cargado de simbolismo, significa “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial”, ya que así se llama la gran puerta que comunica la plaza con el Palacio Imperial. En ella se encuentran varios de los edificios más importantes de la capital, como el Gran Palacio del Pueblo (sede de la Asamblea Nacional Popular), el Mausoleo de Mao Zedong, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, el Monumento a los Héroes del Pueblo y la Torre de Tiananmen.

¿Más sorpresas? Sin duda, el Palacio de Verano también te dejará un imborrable recuerdo, ya que este espectacular conjunto arquitectónico se construyó para ser, durante siglos, lugar de descanso de la familia imperial china. Construido en 1750, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998 y, como en los otros casos, se hizo a lo grande, sobre una superficie de 300 hectáreas con jardines, pabellones, puentes, teatros… Un magnífico cierre para este recorrido.

Día 4: Beijing. Hoy, la Gran Muralla China. No suena mal, ¿verdad?

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Empieza un día que no olvidarás… El Coliseo de Roma; la ciudad de Petra (Jordania); el Taj Mahal de la India; Machu Picchu en Perú; Chichén Itzá, en México; la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro… y la Gran Muralla China, forman parte de la lista de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Te recomendamos que disfrutes de tu desayuno en el hotel y que te prepares para disfrutar a fondo de tu paso por uno de los lugares más visitados y más increíbles del mundo. Más que un monumento, la Gran Muralla China es una magnífica obra del hombre que sorprende a todo el que pasa por ella. Una vivencia única.

Más de 2.000 años contemplan a la Gran Muralla (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987), construida, con piedra, granito y ladrillo, por la población china para protegerse de los pueblos que amenazaban la paz desde el norte (mongoles, manchúes, etc.). Aunque llegó a medir 21.196 kilómetros, en la actualidad quedan en pie cerca de 10.000 (y la parte a solo unos kilómetros de Beijing es una de las mejor conservadas). En todo caso, una barbaridad, una ciclópea construcción que sigue asombrando a la Humanidad y que te asombrará, viajero, por mucho que te la hubieses imaginado antes de llegar.

Un sabroso almuerzo servirá para que reposes la reciente y magnífica experiencia de caminar por la muralla china y te prepares para contemplar otras maravillas de la construcción, en este caso de la Era Moderna, como en el caso de algunos de los estadios que se construyeron para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Entre ellos destaca el Estadio Nacional, más conocido como “Nido de Pájaro”, todo un icono que maravilló al mundo por su colosal enrejado de acero, la imagen principal de unos excelentes Juegos Olímpicos.

Otro edificio excepcional es el Centro Acuático Nacional, también llamado “Cubo del Agua”, porque, por fuera, parece una caja formada por miles de burbujas. Y una vez más, antes de regresar al hotel, podrás disfrutar de una cena típica, con el pato laqueado al estilo pequinés como plato estrella.

Día 5: Beijing - Xian. Despídete de Beijing, viajero, ¡te vas a Xi’an!

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

¡El listón está alto, muy alto, pero China, uno de los mejores destinos imaginables, tiene mucho que ofrecerte, viajero! Como en el caso del destino previsto para este jornada, que acoge otro enclave mundialmente famoso, el de los guerreros de terracota. Eso sí, antes de llegar a este asombroso yacimiento en Xi’an, te podrás despedir de Beijing, para empezar con el suculento desayuno estilo buffet de tu hotel, como gratificante paso previo a la visita a otro de los lugares de Beijing que sorprende por su espectacularidad: el Templo del Cielo, situado al sur de la Ciudad Prohibida y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.

Con casi 600 años de “edad” es el templo más grande de toda China (todo un mérito en un país tan enorme), testimonio de siglos de religión, historia y tradición orientales, con hitos como el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Al terminar, degustarás un sabroso almuerzo antes de emprender nuevos destinos… ¡Viajero, te queda mucho por disfrutar!

Terminado el almuerzo, nos dirigiremos a la estación de ferrocarril, en la que subirás a un tren de alta velocidad con destino a Xi’an, la capital de la provincia de Shaanxi, en la región centro-este de China. Fundada hace más de 3.000 años, Xi’an llegó a ser punto de partida de la legendaria Ruta de la Seda, y capital del imperio chino durante siglos.

Y, por si fuera poco, es el lugar donde se encuentra el increíble ejército inanimado de guerreros de terracota, entre otras maravillas… todo este despliegue será al día siguiente, ya que toca registrarse en el hotel para descansar de cara a estas imágenes y vivencias que serán, sin duda, inolvidables.

Día 6: Xian. Los guerreros de Xi’an: mucho más de lo que esperabas

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Museo de Guerreros y Corceles de terracota Panorámica de Xi'an
ALOJAMIENTO Hotel

Una noche de sueño reparador te preparará para una nueva y emocionante jornada en China, que te han deparado sensaciones para el recuerdo que no harán sino aumentar. Como hoy, cuando llega el turno, después de un magnífico desayuno estilo buffet en el hotel, de visitar otro de los muchos enclaves que te han hecho elegir este magnífico recorrido a miles de kilómetros de tu hogar: el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota.

Por suerte, está a solo a unos 35 kilómetros al noreste de Xi’an, por lo que no tardarás en quedarte asombrado ante el que fuera mausoleo del emperador Qinshihuang, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987. Testimonio de la superlativa grandeza de otras épocas, esta agrupación se creó porque el emperador mandó construir, en el siglo III a. C., todo un ejército formado por más de 7.000 guerreros tallados en terracota a tamaño natural ¡con sus respectivos corceles y carros de guerra! para que le acompañaran en la otra vida. Esto ya era insólito, pero lo fue aún más que tamaña obra quedara olvidada durante siglos, hasta que, en 1974, unos operarios que excavaban para una infraestructura hidráulica no dieran crédito a sus ojos ante lo que empezó a asomar bajo tierra.

Todo un descubrimiento que el gobierno no dudó en aprovechar: en la actualidad, es famoso en todo el mundo, con sitio para un museo, con las muestras más representativas del ejército y las excavaciones originales, protegidas dentro de un hangar… quien sabe si habrá aún más guerreros ocultos.

Toda una experiencia, ¡no, viajero! Pues habrá más, como las programadas para la tarde de esta jornada, en el que, después de almorzar, tendrás la oportunidad de conocer otros puntos de interés en la ciudad china, como el templo Jianfu y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán.

El primero, el santuario más destacado de la ciudad, sorprende porque acoge la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, un singular templo budista de 64 metros de altura, mientras que la mezquita, construida en el siglo VIII, es una de las más grandes de toda China, por sus cerca de 13.000 metros cuadrados de superficie. Otro interesante paseo por la historia y las costumbres chinas, que continuará en la jornada siguiente… pero antes hay que descansar.

Día 7: Xian - Kunming. Viaja al corazón de la provincia de Yunnan

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Una buena noticia, viajero: aún quedan varios días por delante, después de haber estado en lugares conocidos en todo el mundo por su espectacularidad y trascendencia. Una apuesta segura para todo viajero que se entregue a fondo en cada experiencia de este tipo, como decía Confucio: “A donde quiera que vayas, ve con todo tu corazón”. Beijing, Xi’an… vas al encuentro de Kunming, ciudad a la que volarás desde Xi’an después de desayunar en el hotel.

¿Por qué Kunming? Nada más y nada menos que porque la belleza de sus paisajes es famosa en todo el continente asiático (toda una razón para no perderse este destino), algo que comprobarás nada más bajar del avión.

Kunming, al sur de este inmenso país, es la capital de la provincia de Yunnan, en el extremo norte del lago Dian, con un extraordinario entorno natural a muy poca distancia de la ciudad. Podrás contemplar sus verdes colinas, sus ríos con agua de color esmeralda, las caprichosas formaciones rocosas de sus paisajes, erosionadas por miles y miles de años de viento y lluvia… como resultado, ofrece paisajes de increíble e inolvidable belleza. Una de las maravillas que podrás contemplar es el insólito y pintoresco fenómeno geológico llamado Geoparque de Shilin, conocido popularmente como Bosque de Piedras de Kunming. Extraordinario, como podrás comprobar en persona.

Nada más tomar tierra en el aeropuerto de Kunming, te conducirán hasta tu nuevo hotel, en el que podrás registrarte y descansar para disfrutar al máximo de las experiencias del día siguiente.

Día 8: Kunming. Contempla con emoción el bosque de piedras de Kunming

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Bosque de Piedras con guía local de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

Otra noche de sueño te vendrá fenomenal para estar fresco ante todo lo que tienes que disfrutar en el día de hoy. Después de saborear el desayuno buffet del hotel, te dirigirás al Geoparque de Shilin: cerca de 350 kilómetros cuadrados que te asombrarán, como lo hicieron con los técnicos de la UNESCO que catalogaron, en 2007, como Patrimonio de la Humanidad esta increíble agrupación de formaciones kársticas (modificadas por la erosión), creadas a lo largo de 270 millones de años.

Un imponente paisaje, único en el mundo, que cuenta con el Bosque de Piedra de Kunming como lugar más famoso y fotografiado, por ser un excepcional conjunto de formaciones rocosas puntiagudas que parecen un bosque petrificado. Las cuevas Zhiyun y Qingfeng, los lagos Largo y de la Luna, las cataratas Feilong… son solo algunas de las maravillas presentes, a lo largo de los siglos en este extraordinario paraje natural.

Poco después de terminar este inolvidable recorrido, te estarán esperando en un restaurante local para saborear un almuerzo al estilo de Yunnan, provincia en la que se encuentra Kunming, de la que, por la tarde, conocerás el Mercado de las Flores y los Pájaros de Kunming. En pleno centro de la ciudad, es un gran punto de venta de puestos de flores y de pájaros, pero también de semillas de todo tipo, animales exóticos, insectos y peces de mil colores y tamaños, antigüedades, artesanía realizada en porcelana o jade… Una inmersión en la vida urbana de Kunming que precederá a tu vuelta al hotel, donde podrás descansar de una jornada tan emocionante como la de hoy.

Día 9: Kunming - Dali. ¿Estás preparado para conocer a los bai?

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

En pleno ecuador de tu gran viaje, aún quedan muchos lugares por ver y disfrutar. ¡Saborea cada gran momento, viajero, que aún quedan muchas oportunidades! Como los que vivirás en Dali, a donde irás desde Kunming, en tren de alta velocidad, para registrarte en tu nuevo hotel de esta ciudad situada al sur de la República Popular China.

En Dali, como Kunming en la provincia de Yunnan, habitan los miembros de la minoría étnica Bai, legado de unos tiempos en los que Dali fue la capital del reino Bai. Podrás contemplar su apasionante huella en la ciudad por la tarde pero, antes, por la mañana y nada más llegar a la ciudad, podrás visitar el Lago Erhai, una espectacular masa de agua a 2.000 metros sobre el nivel del mar.

Allí podrás volverte a sorprender con algo que presencias en este gran viaje: verás a los pescadores de etnia bai pescando con la técnica del cormorán. Una tradición con siglos de historia por la que se adiestra a estas aves para que capturen el pescado pero, en lugar de engullirlo, se lo entreguen a los pescadores. Tan increíble como cierto.

La apasionante visita al Lago Erhai dará paso al recorrido por los puntos más destacados de la antigua ciudad de Dali, para conocer el Templo Chongsheng, célebre en todo el país por sus tres imponentes pagodas blancas. La torre principal, llamada Qianxun, es una de las construcciones religiosas más altas de China: nada más y nada menos que 70 metros. Otra vista que volverá contigo, para siempre, a España, característica de un excepcional lugar en el mundo. Toca volver al hotel para descansar y prepararse para nuevas sorpresas.

Día 10: Dali - Lijiang. Directo al Estanque del Dragón Negro

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

El pequeño pueblo de Xizhou, cerca de la ciudad antigua de Dali, es el lugar donde viven los miembros de la etnia bai, una ancestral tribu china en cierto modo relacionada con el pueblo birmano y cuya lengua es de origen tibetano, como te explicarán durante la visita.

En tiempos, curiosamente, fueron conocidos como Kunming, la ciudad cercana. Los podrás conocer nada más terminar tu desayuno en el hotel, así como el Templo Daci, un santuario tan original como la combinación de sus influencias en construcción y ornamentación: budismo, taoísmo, confucianismo, el Benzhu (culto religioso propio de la etnia bai), etc. Otro signo de distinción de este milenario enclave es el haber estado rodeado de una gran actividad comercial, por lo que el culto y el comercio convivieron durante años en este destacado entorno. Otra curiosa experiencia a apuntar en el cuaderno de viaje.

Después de conocer la aldea de Xizhou y su Templo Daci, el viaje continúa hacia Lijiang, con un trayecto de 180 kilómetros por carretera por la provincia de Yunnan. Una vez en Lijiang, conocerás por qué su casco antiguo es uno de los más apreciados de la zona: declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1997, sorprende por los canales que atraviesan la ciudad, y por los 300 puentes trazados sobre ellos.

Pasear por las callejuelas supone un auténtico viaje por el tiempo, con la presencia del agua como constante compañía. Desde allí te dirigirás al Estanque del Dragón Negro, la fuente de agua de todos los canales que recorren Lijiang, con una destacada presencia de edificios antiguos y de los numerosos reflejos de las montañas que rodean al estanque (como la Montaña Negra del Dragón de Jade), que constituye otro de los extraordinarios ejemplos de prodigiosa belleza natural que abundan en China.

Antes de seguir hacia nuevos destinos hay que descansar: te espera la cama de tu hotel en Lijiang después de una jornada en la que has caminado por calles que parecen pintadas al óleo y visitado un paisaje excepcional. ¡Un buen balance, viajero!

Día 11: Lijiang. Una nueva jornada recorriendo lo mejor de Yunnan

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Montaña Nevada del Dragón de Jade con guía local de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

Resulta difícil destacar un día sobre otro de este gran viaje, pero, sin duda, este se encuentra entre los que más recordarás. Como cada día, darás buena cuenta del desayuno estilo buffet de tu hotel para dirigirte hacia la Montaña Nevada del Dragón de Jade: un espectacular macizo montañoso, a solo 15 kilómetros de Lijiang, formado por trece picos que se distribuyen a lo largo de 35 kilómetros (y 25 kilómetros a lo ancho).

El evocador nombre de este accidente geográfico se debe a una línea imaginaria que une a estas trece cotas: sinuosa y serpenteante como el lomo lleno de púas de un gigantesco dragón… Sin duda, vas a recordar este imponente paraje, ya que, por ejemplo, en él se encuentra el glaciar más meridional del hemisferio norte (el pico más alto de los trece, llamado Shanzidou, a 5.596 metros sobre el nivel del mar), al que se puede subir sin saber escalar. Un telesilla, muy famoso en todo el país, recorre la suficiente para distancia para disfrutar de unas impresionantes vistas panorámicas del entorno, en el que conviven diversas especies de plantas y animales autóctonos protegidos por el Estado, como, en este último caso, el mono de nariz chata, el oso panda menor, el ciervo almizclero, distintas clases de faisanes… Todo un espectáculo natural.

El pueblo Longquan y la aldea Baisha serán tus dos últimas paradas antes de volver al hotel de Lijiang para pasar la noche. En Baisha conocerás la etnia naxi, uno de los 56 grupos étnicos reconocidos por el gobierno chino, que viven en la que fuera antigua capital del reino naxi, con bonitos rincones y pintorescas calles y, como testimonio de una esplendorosa época, sus palacios y templos albergan diversas pinturas murales que datan de la época de la Dinastía Ming.

Día 12: Lijiang - Shanghái. Y por fin… ¡La gran Shanghái!

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Tú último desayuno en el buffet del hotel de Lijiang, dará paso al traslado al aeropuerto para viajar hacia el extremo oriental del país, hasta Shanghai, la ciudad más abierta, internacional y cosmopolita de la República Popular China (en realidad, de todo el continente): con cerca de 25 millones de habitantes, es la metrópoli más poblada del mundo, detrás de Tokio, y una de las que está experimentado un mayor crecimiento económico en todo el planeta.

El delta del río Yangtsé aporta un increíble entorno natural a la ciudad, una de las cuatro que, por su condición especial, no es ni provincia ni región autónoma, sino que dependen directamente del poder central (como Beijing, Tianjin y Chongqing).

Como toda gran ciudad, Shanghai tiene muchos lugares que mostrar, y podrás ver varios de ellos, en un lugar en el mundo en el que se cruza lo antiguo con lo moderno, lo tradicional con la última moda, la calma propia del budismo o el taoísmo con el frenético ritmo de una gran urbe. Los jardines Yuyuan, el barrio antiguo, el malecón de la ciudad, el Templo del Buda de Jade… podrás conocerlos mañana, después de registrarte en el hotel y de mantener un plácido sueño para cargar las baterías.

Día 13: Shanghái. Visitando una de las urbes más fascinantes del planeta

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Mientras disfrutabas de todo tipo de gratos encuentros con China durante estos días sabías que, además, podrías conocer Shanghai, una de las ciudades-referencia del planeta, un fascinante enclave urbano. Tienes la suerte de alojarte en un acogedor hotel en el que se ofrece un espléndido desayuno buffet, durante el que te prepararás para apurar a conciencia este penúltimo día de viaje, empezando por los Jardines Yuyuan, en la zona norte de la ciudad, una zona anclada en la historia que data del siglo XVI, en tiempos en los que la legendaria dinastía Ming gobernaba el imperio. Estanques, pabellones y todo tipo de árboles conforman un bello pulmón verde en esta gran concentración urbana.

Como ha sucedido en otras etapas de este gran viaje, cada día conocerás aspectos nuevos sobre la historia y la cultura del país que visitas (de hecho, es uno de los motivos para viajar, ¿no?). Visitarás el Templo del Buda de Jade, un santuario budista en el que podrás contemplar dos estatuas de Buda (una sentado, otra recostado), con un peculiar verde intenso.

Y te espera el Bund, el malecón de la ciudad, una de las representaciones del bullicio y cosmopolitismo de esta gran urbe, en la que, como sucede a lo largo y ancho de la ciudad, se cruzan tradición y modernidad. En este caso, a un lado destacan los edificios clásicos de estilo colonial y, en el otro, podrás ver el impresionante “skyline” de Pudong, el distrito financiero, uno de los más populares del mundo, aún más por la noche.

Un cierre de cinco estrellas en un país extraordinario… Contigo como testigo y protagonista de una aventura personal y todo tipo de experiencias que no olvidarás. Es hora de descansar para prepararse ante la vuelta a España.

Día 14: Shanghái - España. Parecía que no iba a llegar nunca este momento, pero…

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Pocos viajes como este ofrecen tantos enclaves espectaculares, tantos lugares conocidos en todo el mundo. La experiencia termina, pero, al menos y por suerte, has podido disfrutarla a fondo, desde la más pequeña aldea a las imponentes Beijing y Shanghai, desde magníficas creaciones del hombre a maravillas naturales reconocidas en todo el planeta. Viajero, no ha estado nada mal y, aunque te vayas, China se mantendrá en tu recuerdo para siempre: sabores, personas, lugares, sensaciones… todo junto, viajero, en tu mente y en tu espíritu.

Terminas tu último desayuno en el hotel de Shanghai, revisas el equipaje antes de partir… Se acerca el momento de abandonar Shanghai y China, para desplazarte de este a oeste en el globo terráqueo. Gracias, viajero, por confiar en nosotros para organizar estos días de gran viaje en uno de los destinos más espectaculares y deseados del planeta, para que, desde tu propio camino de vuelta, seas consciente de que hay un antes y un después de estas sensaciones vividas en China. ¡Hasta el próximo viaje!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Palace Hotel of Lijiang Wang Fu
Lijiang, China

Palace Hotel of Lijiang Wang Fu

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An