Viaje a China: Gran Viaje China clásica y crucero por el río Yangtze

Duración 13 día/s, 11 noche/s
  • AGO
  • SEPT
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
Completo
Gran Viaje: China clásica y crucero por el río Yangtze
DURACIÓN: 13 día/s, 11 noche/s
Completo
Un destino maravilloso esperando a ser explorado

Tranquilo, viajero: todo lo que tienes que hacer es relajarte y prepararte para disfrutar del gran viaje de tu vida. Deja que sea China quien te muestre sus encantos, quien desvele sus secretos, quien te enseñe su cultura y sus tradiciones, y quien te haga entrega de un catálogo infinito de experiencias viajeras como nunca antes has vivido…

Itinerario

Día 1: España – Beijing. Siente cómo te invade la emoción del gran viaje

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

Después de semanas y semanas de preparar todo, al fin ha llegado el momento de ponerte en marcha para empezar tu esperado viaje. Es posible que no hayas podido dormir bien por los nervios, no importa. Empieza a disfrutar el viaje desde ahora mismo. No esperes a llegar a tu destino.

Todo lo que te espera, desde el momento en que te levantes de la cama, forma parte de tu aventura. Incluso el camino hasta el aeropuerto, la cola para deshacerte de las maletas, el, muchas veces, engorroso paso por el control de pasaportes, la espera en la puerta de embarque… Todo es parte de tu viaje hacia la República Popular China.

Desde el momento en que, ya sentado en tu asiento en el avión, sientas que los motores se ponen en marchar y que te elevas del suelo, poniendo rumbo al este, hasta que te anuncien que has llegado a Beijing, aún tienen que pasar muchas horas. Horas en las que tendrás tiempo para relajarte, para repasar, una vez más, tus mapas, tus apuntes, tus guías…, para soñar con todo lo que te espera y, también, para dormir ya que pasarás esta primera noche de viaje en el avión.

Día 2: Beijing. El primero de una larga lista de días inolvidables

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Quizás pensabas que el vuelo de España a China se te iba a hacer muy largo. Pero, entre leer alguna novela, repasar tus guías de viaje, ver una película y, por supuesto, echar algún sueñecito, antes de darte cuenta escuchas la voz del comandante anunciando que estás a punto de aterrizar en Pekín.

Seguro que te sentirás cada vez más emocionado conforme bajes del avión y empieces a fijarte en letreros con signos chinos y a ser consciente de que todas las personas con las que te vas cruzando y que te saludan con una sonrisa tienen los ojos rasgados.

Viajero, despierta, no es un sueño, por fin has llegado a China. En cuanto recojas tus maletas, te encontrarás con una persona que te dará la bienvenida y te acompañará al hotel. Una vez allí y después de hacer el check in, podrás ir a tu habitación para disfrutar del resto del día haciendo lo que más te apetezca: recorrer el hotel para conocer todo lo que te puede brindar, dar un paseo por los alrededores o, simplemente, quedarte en tu habitación para habituarte al cambio de hora.

Día 3: Beijing. Jornada de visitas únicas en la capital

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Beijing
ALOJAMIENTO Hotel

No tenemos la menor duda de que lo que vas a visitar y a ver hoy será algo que recordarás siempre. Nada más terminar tu desayuno, saldrás a conocer lugares que te ayudarán a comprender lo qué significa la capital de la República Popular China. Por cierto, Beijing no forma parte de ninguna región, sino que depende, únicamente, del gobierno central. ¿Estás listo, viajero?, pues ¡Vamos allá!

Lo primero que verás es la Ciudad Prohibida, llamada así porque, en la época imperial, solo los monarcas y los miembros de la corte podían entrar en ella, los demás ciudadanos únicamente podían acceder al recinto con un permiso especial. La Ciudad Prohibida se llama, en realidad, Museo del Palacio Imperial. Es una colosal construcción, mandada edificar, en 1406, por el emperador Yong Le y que fue el lugar de residencia de veinticuatro emperadores hasta 1911.

La inmensa Ciudad Prohibida está formada por novecientas ochenta edificaciones, que abarcan una superficie de setenta y dos hectáreas. En total cuenta con más de nueve mil habitaciones. Entre todas ellas, las que más llaman la atención son el Salón de la Armonía Conservada, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Suprema.

A continuación, irás a la Plaza de Tiannamen, que es otro de los lugares más importantes de Pekín y una de las plazas más grandes del mundo.

Tiannamen quiere decir “Plaza de la Puerta de la Paz Celestial” porque ese es el nombre de la enorme puerta que da acceso desde la plaza a la Ciudad Prohibida. La plaza tiene una superficie de cuarenta y cuatro hectáreas y es el centro neurálgico de Beijing. Siempre ha sido un sitio significativo, tanto desde el punto de vista político, como social, pero, cuando Mao Zedong la eligió para la proclamación de la República Popular China, pasó a ser, indiscutiblemente, el sitio más relevante de la capital.

En la Plaza de Tiannamen encontrarás varias de las construcciones más importantes y significativas de Beijing, por ejemplo, el Mausoleo de Mao Zedong, el Museo Nacional de Historia y de la Revolución, la Torre de Tiananmen, el Gran Palacio del Pueblo, sede de la Asamblea Nacional Popular o el Monumento a los Héroes del Pueblo.

Más tarde, irás a visitar el Palacio de Verano, edificado en 1750. El Palacio es una hermosa agrupación de construcciones, extendidas a lo largo de trescientas hectáreas, y formado por parques, teatros, pasarelas y diferentes salones y que fue lugar de ocio de los monarcas chinos y sus familiares durante varios siglos. La UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en el año 1998. Para dar por terminada esta fantástica jornada, puedes asistir a una interesante representación de acrobacias. Después volverás a tu hotel a pasar la noche.

Día 4: Beijing. A las afueras de Beijing para visitar la Gran Muralla

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena de pato laqueado.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas La Gran Muralla
ALOJAMIENTO Hotel

Seguro que sabes que la Gran Muralla, que vas a visitar hoy, es una de las siete maravillas del mundo moderno, junto con el Machu Picchu, en Perú; Chichén Itzá, en México; el Taj Mahal de la India; el Coliseo de Roma; la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro y la ciudad de Petra, en Jordania. ¿Estás listo?, toma un buen desayuno y prepara tu cuerpo y tu espíritu para disfrutar de una de las visitas más apasionantes de tu viaje.

¿Qué sabemos de la Gran Muralla?, vamos a ver: la construyeron los chinos hace más de dos mil años para protegerse de los ataques de los mongoles y los manchúes, sus enemigos del norte. En 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En su origen, esta colosal muralla llegó a tener casi veintidós mil kilómetros, concretamente 21.196, pero hoy en día, solo quedan en pie unos diez mil, de los que algunos se conservan en mejores condiciones que otros. Afortunadamente, uno de los que mejor se mantienen y que resultan más apabullantes, está a solo unos pocos kilómetros al norte de Pekín. Ese tramo es el que vas a poder visitar hoy.

Cuando termines de comer, volverás a la capital y tendrás la oportunidad de ver, por fuera, varios de los edificios que albergaron las pruebas deportivas durante los Juegos Olímpicos de 2008. Uno de ellos es el Estadio Nacional, verdadero corazón de los Juegos y llamado, popularmente, “Nido de Pájaro”. Te preguntarás el por qué. En cuanto lo veas, lo comprenderás: Se trata de un enorme entramado de acero que rodea al estadio dándole la apariencia de un auténtico nido.

Otra de las construcciones que podrás ver es el “Cubo de Agua”. Se llama así al Centro Acuático Nacional, proyectado por PTW Architects, debido a que tiene el aspecto de una caja hecha con millares de ampollas de agua.

El día está terminando, pero, antes de ir a dormir, participarás en una cena de bienvenida en la que tendrás la oportunidad de probar el famoso pato laqueado de Pekín.

Día 5: Beijing – Xi’an. Saliendo de Beijing con rumbo a Xi’an

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Templo del Cielo
ALOJAMIENTO Hotel

Viajero, tal vez pienses que ya nada puede igualar a la visita de ayer, que nada será comparable a la Gran Muralla. Te aseguramos que vivirás muy pronto otra situación que te dejará con la boca abierta.

En la jornada de hoy, después de un buen desayuno, harás la última visita que te queda por hacer en la capital del país, irás a conocer el imponente Templo del Cielo.

Este grandioso templo, situado al sur de la Ciudad Prohibida, es el mayor de todo el país. Construido en 1420, es Patrimonio de la Humanidad desde 1998. Al contemplar esta impresionante construcción, es fácil imaginar el insigne pasado de Pekín. Consta de varios edificios y, de entre todos ellos, el más hermoso y conocido es el Pabellón por la Oración de la Buena Cosecha. Al acabar esta visita, recargarás las pilar con una buena comida.

Finalizado el almuerzo, irás a la estación y un ferrocarril de alta velocidad te trasladarás de Pekín a Xi’an, capital de la región de Shaanxi. Xi’an está situada en el centro-este del país y sus orígenes se remontan a más de tres mil años.

Fue capital del imperio durante cientos de años y lugar de partida de la Ruta de la Seda. Además, no olvides que es aquí, en Xi’an, donde se encuentra uno de los prodigios más increíbles de tu viaje: el impresionante ejército de soldados de terracota.

Esta ciudad también encierra otras muchas maravillosas sorpresas. Para vivir todo esto, tendrás que esperar hasta la jornada de mañana, porque hoy, cuando llegues a Xi’an, solo podrás registrarte en el hotel y retirarte a tu habitación a descansar.

Día 6: Xi’An. El ejército más antiguo que has visto jamás

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Xi'an Museo de Guerreros y Corceles de terracota
ALOJAMIENTO Hotel

Este nuevo día te va a ofrecer una serie de oportunidades únicas e imborrables. Por eso, te recomendamos que des buena cuenta del estupendo desayuno-buffet de tu hotel para estar en plena forma. Nada más acabar de desayunar, saldrás hacia el mausoleo del emperador Qinshihuang y el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota.

El emperador ordenó construir su lugar de enterramiento en el siglo III antes de Cristo y la UNESCO lo proclamó Patrimonio de la Humanidad en 1987. Se encuentra a treinta y cinco kilómetros, aproximadamente, al noreste de Xi’an y te aseguramos que es uno de los sitios más apabullantes e increíbles que podrás ver en el mundo entero.

Te darás cuenta que no exageramos al decir que es un lugar estremecedor cuando te encuentres ante un ejército compuesto por más de siete mil soldados, junto con sus carros de combate y sus caballos, realizado en barro cocido (terracota) y, además, todo ello a tamaño natural. ¿Por qué este ejército?, pues porque el emperador Qishihuang quiso que estuvieran con él en el más allá.

Este especialísimo mausoleo cayó en el olvido poco tiempo después de su construcción y así ha permanecido durante más de dos mil años, hasta que, de una forma totalmente casual, unos obreros, que trabajaban en esa zona, lo encontraron en 1974. Podrás visitar, no solo el museo, para ver algunas de las figuras más significativas del ejército, sino también verás, bien resguardadas en un inmenso hangar, las primeras excavaciones, en las que se sigue trabajando. No se excluye la posibilidad de hallar más figuras.

Después de esta extraordinaria visita, se habrá hecho la hora de comer y tomarte un descanso, viajero. Cuando termines, será el momento de seguir visitando otros interesantes lugares de la ciudad, como, por ejemplo, el templo Jianfu y la Gran Mezquita del Barrio Musulmán.

El Templo Jianfu es el más importante de Xi’an, debido a que en él está la Gran Pagoda de la Oca Silvestre, un santuario budista muy especial que se eleva hasta los sesenta y cuatro metros. La Mezquita, con una superficie de unos trece mil metros cuadrados, es una de las mayores de todo el país y fue construida en el siglo VIII. El programa del día termina aquí. Por lo tanto, es hora de volver al hotel a dormir tranquilamente.

Día 7: Xi’an – Chongqing. ¡Vamos, viajero, sube a bordo!

RÉGIMEN Desayuno. Cena.
Transporte Tren Alta Velocidad
Visitas Visita panorámica de la ciudad con guía de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

Los primeros días de tu gran aventura en China han estado llenos de emociones y de experiencias irrepetibles, ¿no es así, viajero? Concretamente, estamos seguros de que no olvidarás fácilmente todo lo vivido en Xi’an a lo largo de la jornada de ayer… Pero ha llegado el momento de abandonar esta maravillosa ciudad y de poner rumbo a tu próximo destino: Chongqing.

En cuanto termines de dar buena cuenta del desayuno estilo buffet del hotel, te dirigirás a la estación para tomar un tren de alta velocidad que te llevará hasta la enorme ciudad de Chongqing, uno de los cuatro municipios de China que no pertenecen a ninguna provincia, sino que están bajo el control directo del gobierno central de la República Popular.

Chongqing es una de las ciudades más grandes y densamente pobladas de China: su población urbana es de alrededor de 18 millones de habitantes, y si contamos con toda el área municipal, esta cifra alcanza los 30 millones.

Cuando bajes del avión y salgas del aeropuerto, te llevarán a realizar una visita panorámica de la ciudad, para poder conocer sus lugares más emblemáticos: las pintorescas callejuelas del barrio antiguo de Chaotianmen, el Monumento a la Liberación, el Gran Salón del Pueblo y el siempre animado y bullicioso mercado de Shuangxianzi.

Después de esta visita panorámica, te llevarán directamente al puerto de Chongqing, donde embarcarás en el crucero sobre el que pasarás las próximas jornadas, recorriendo el fascinante río Yangtsé. Tras disfrutar de una agradable cena a bordo, podrás ir a tu camarote a dormir.

Día 8: Crucero por las gargantas de Yangtsé. Recorriendo el majestuoso Yangtsé

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena
Transporte Crucero fluvial
Visitas Navegación río Yangtze y visitas con guía local de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

¿Cansado de moverte por China en avión, en tren y por carretera? No pasa nada, tus deseos son órdenes, viajero: hoy podrás añadir el barco a la lista de medios de transporte de tu gran aventura en el Lejano Oriente. Las aguas del legendario Yangtsé serán el escenario donde transcurra la primera mitad de tu séptima jornada sobre suelo chino, y los asombrosos paisajes de sus orillas serán lo que contemplen tus ojos viajeros.

El Yangtsé es el tercer río más largo del mundo, después del Nilo y el Amazonas, y también el tercero más caudaloso, después del Amazonas y el Congo. Para que te hagas una idea de sus proporciones, te diremos que desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Mar de la China Oriental este río mide más de 6.000 kilómetros, y que hay algunos puntos de su cauce en los que llega a medir dos kilómetros de ancho.

Después de toda una mañana navegando y de un delicioso almuerzo en el barco, por la tarde desembarcarás para hacer una excursión por tierra a una de las localidades de la zona: el área sagrada del Emperador de Jade o Shi Bao Zhai. Será la empresa responsable del crucero la que marque en su programa cuál de los dos pueblos visites.

El área sagrada del Emperador de Jade se encuentra en la cima de la montaña sagrada de Taishan. Según la mitología china, el Emperador de Jade es considerado como el Dios Supremo, ya que tras varios intentos consiguió la inmortalidad dorada.

Si vas a Shi Bao Zhai, contemplarás boquiabierto un espectacular templo que parece descansar sobre la ladera de un monte.

Una vez que hayan concluido las actividades previstas para esta jornada, podrás regresar al crucero para disfrutar de una suculenta cena y de una nueva noche de descanso mientras el barco continúa su recorrido por el Yangtsé.

Día 9: Crucero por las gargantas de Yangtze. Prepárate, viajero, estás en la Presa de las Tres Gargantas

RÉGIMEN Desayuno. Comida. Cena.
Transporte Crucero fluvial
Visitas Navegación río Yangtze y visitas con guía local de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

¡Buenos días, viajero! A lo largo de la jornada de hoy tendrás la oportunidad de seguir disfrutando de todas las maravillas que te ofrece el río Yangtsé desde un punto privilegiado: a bordo de un estupendo crucero que surca sus aguas.

Después de desayunar sobre el barco, recorrerás dos de las tres gargantas que han hecho mundialmente famoso a este río: la de Qutang y la de Wu. La primera de ellas es la más corta y más estrecha de las tres; en algunos puntos, la anchura del río apenas llega a los 100 metros.

Para los estándares europeos, 100 metros no es demasiado estrecho, pero recuerda que el Yangtsé llega a medir dos kilómetros de ancho en algunos tramos de su cauce. La garganta Qutang Xia se cobró cientos de vidas en el pasado, ya que había una enorme roca en medio del río contra la que chocaban muchos barcos, pero fue eliminada en los años 50 para evitar naufragios.

Después de la garganta Qutang te tocará recorrer la de Wu Xia, bastante más larga y amplia. Esta segunda garganta se caracteriza por su sinuoso trazado y sus serpenteantes cambios de dirección. A lo largo de sus 40 kilómetros podrás disfrutar de paisajes inolvidables, sobre todo en la zona llamada Los Doce Picos de Wu.

Las experiencias en plena naturaleza siempre abren el apetito, así que después de recorrer las dos primeras gargantas del Yangtsé podrás disfrutar de un nuevo y suculento almuerzo a bordo del crucero.

Tras saciar tu apetito, abandonarás el barco por unas horas, para subir en una de las pequeñas barcas, mucho más manejables y adecuadas. Sobre ellas, nos internaremos en la corriente del Rio de la Diosa.

Al terminar esta actividad, volverás a subir al crucero y te dispondrás a pasar la noche. Mientras duermes, el barco pasará a través de las esclusas de la Presa de las Tres Gargantas, de forma que mañana puedas ver el dique a plena luz.

Día 10: Crucero – Yichang – Shanghai. Baja del barco, viajero, te esperan en Shanghai

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Tren Alta VelocidadCrucero fluvial
Visitas Navegación río Yangtze y visitas con guía local de habla inglesa
ALOJAMIENTO Hotel

Como ya sabes, viajero, anoche tu barco pasó a través de las esclusas de la Presa de las Tres Gargantas, de forma que hoy, al despertar, te encuentras al lado de este apabullante proyecto hidroeléctrico, sin duda el más ambicioso jamás proyectado por el hombre. Para que puedas hacerte una idea de la grandiosidad de la represa que estás a punto de visitar, te diremos que tardó en construirse 23 años, que se utilizaron casi 30 millones de metros cúbicos de cemento y que la capacidad total del embalse es de 39.300 hectómetros cúbicos, y su superficie de 1.084 kilómetros cuadrados.

El gobierno chino desembolsó alrededor de 50.000 millones de euros para llevar a cabo el proyecto, y tuvo que realojar a un millón y medio de personas, así como reubicar varios yacimientos arqueológicos y garantizar la supervivencia de algunas especies animales y vegetales endémicas de la zona. Actualmente, la Presa de las Tres Gargantas no solo es la más grande del mundo -tiene 185 metros de alto y 2.300 de largo-, sino que también es la que más cantidad de energía produce: 98,8 millones de megavatios hora.

Cuando hayas terminado de asimilar la grandeza de la Presa de las Tres Gargantas, si es que lo consigues, será el momento de dejar atrás este prodigio de la ingeniería y dirigirte a la última de las tres gargantas del Yangtsé, la de Xiling. Se trata de la más grande de las tres pero, debido a sus corrientes y a la dificultad que presenta su recorrido, es la más peligrosa. Una vez que hayas completado esta experiencia, llegarás a Yichang, donde tendrás que desembarcar y decirle adiós al crucero que tantos bonitos momentos te ha proporcionado.

Te dirigirás a coger un tren de alta velocidad con destino a Shanghai, la metrópoli más abierta, internacional y cosmopolita del país.

Esta megalópolis de más de 20 millones de habitantes es la ciudad más poblada de China y, según las Naciones Unidas, la segunda del mundo, solo por detrás de Tokio, en Japón.

Se encuentra situada en el extremo oriental del país, justo en el delta que forma el río Yangtsé en su desembocadura, y es una de las cuatro ciudades chinas que no forman parte de ninguna provincia ni región autónoma, sino que dependen directamente del poder central -las otras tres son Beijing, Tianjin y Chongqing.

Cuando llegues a esta increíble ciudad ya será tarde, y te llevarán directamente al hotel para hacer el check in y retirarte a tu habitación para descansar.

Día 11: Shanghai. Recorre la ciudad en un tour memorable

RÉGIMEN Desayuno. Comida.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Shanghai
ALOJAMIENTO Hotel

Es muy probable que, cuando te planteaste viajar a China, pensaras que uno de los lugares clave para visitar sería la ciudad de Shanghai. Es completamente normal porque es una ciudad llena de sitios para conocer y de cosas que vivir. Así pues, nos pondremos en marcha en cuanto termines de desayunar.

Empezaremos por uno de los sitios más representativos, los Jardines de Yuyuan, situados al norte de Shanghai. Se trata de unos preciosos jardines del siglo XVI, de la dinastía Ming, repletos de resonancias históricas. En ellos podrás admirar cantidad de salones y pequeñas lagunas que confieren a este especial lugar una gran hermosura.

¿Un poco de cultura?, también tendremos visitas de este tipo. Por ejemplo, el Templo del Buda de Jade, tu siguiente parada. Se trata de un impresionante templo dedicado al culto budista. En su interior hay dos efigies de Buda: una en posición sedente y la otra reclinada, ambas de un penetrante color verde.

Para terminar las visitas del día, tendrás la oportunidad de pasear por el Malecón, llamado Bund. En este lugar podrás apreciar las diferencias que se dan entre unas partes y otras de Shanghai: Por un lado, están las bellas construcciones tradicionales de la época colonial y, con solo mirar al otro lado del río, verás las sensacionales vistas de los altos rascacielos del moderno Shanghai y el perfil de los edificios de los bancos y sedes de empresas de la zona llamada Pudong.

Con este paseo por el Malecón, habrás terminado la agenda del día, viajero. Ahora es el momento de regresar a tu hotel para relajarte, cenar y, antes de retirarte a dormir, recordar todo lo que has visto y sentido en este apasionante día.

Día 12: Shanghai. Siéntete libre por las calles de Shanghai

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Este doceavo día de viaje, no tienes que sentirte sujeto a ningún programa, ni cumplir ningún horario, viajero. Tienes todo el día libre para emplearlo como prefieras. No olvides que Shanghai es el corazón, tanto de la economía, como del comercio de China y, no solo eso, también es uno de los puertos principales del mundo.

Si a esto le unimos la vida que se respira en toda la ciudad y el atractivo de sus calles, nos encontramos con una de las urbes más atractivas del mundo para perderse en ella. Así pues, entre los miles de cosas que puedes hacer en este día libre, podemos sugerirte, por ejemplo, irte por ahí de compras, volver a ver algunos de los lugares que más te hayan llamado la atención, dar un paseo por el Malecón o, simplemente, dedicar el día a descansar en las instalaciones del hotel.

También podemos sugerirte que vayas a visitar algunos de los muchos lugares que ofrece esta fantástica ciudad: El Museo de Shanghai o El Museo de Arte.

Otra estupenda opción es ir a pasear por la zona de Xintiandi para admirar las numerosas viviendas clásicas que han sido remozadas. Esta parte de la ciudad está repleta de lugares para comer, comercios y sitios para hacer un alto en el camino tomando un café. También puedes acercarte a dar una vuelta por el barrio francés, un lugar lleno de encanto, o visitar el Gran Teatro de la ciudad.

Día 13: Shanghai – España. Esperamos verte pronto, viajero

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Estamos seguros que nunca olvidarás los lugares que has conocido a lo largo de estos días de viaje y que, Beijing, Xi'an, Chongqing, la excursión a lo largo del río Yangtsé o Shanghai, habrán dejado, sin lugar a duda, una impresión en tu alma que permanecerá para siempre y que habrán llenado tu cabeza y tu máquina de fotos de recuerdos fantásticos. Pero hay que volver a casa y decir adiós a estos días irrepetibles, aunque no nos cabe duda de que tu maleta pesará un poco más porque te llevas un poquito de China en ella.

En cuanto termines el que, de momento, será tu último desayuno chino, te pasarán a recoger, a la hora que te hayan citado, para ir al aeropuerto y tomar el vuelo que, viajando hacia el oeste, te devolverá a casa. Ha sido un placer disfrutar contigo este magnífico viaje. Ahora, en tu viaje de vuelta, te aconsejamos que empieces a soñar con tu próxima aventura. ¡Allí, sea donde sea, te esperamos!


NOTA: Según el horario del vuelo seleccionado, el regreso puede ser el mismo día o al día siguiente, manteniéndose el mismo número de noches en destino.

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es primera y primera superior.

Grand Mercure Shanghai Century Park
Shanghai, China

Grand Mercure Shanghai Century Park

Grand Mercure Hongqiao
Shanghai, China

Grand Mercure Hongqiao

Swisstouches Hotel Xi An
Xi An, China

Swisstouches Hotel Xi An

V-continent Beijing Parkview Wuzhou
Beijing, China

V-continent Beijing Parkview Wuzhou

Wanda Realm Beijing
Shijingshan, China

Wanda Realm Beijing

Prime Hotel Beijing
Beijing, China

Prime Hotel Beijing