Viaje a Canadá: Circuito Rocosas Canadienses

Duración 8 día/s, 6 noche/s
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
Completo
Gran Viaje: Rocosas Canadienses
DURACIÓN: 8 día/s, 6 noche/s
Completo
Una aventura excepcional en las Montañas Rocosas

Seguro que alguna vez has soñado con cruzar el Atlántico y realizar un viaje inolvidable en un país lleno de atractivos y encantos como Canadá, ¿verdad? Ahora tienes la oportunidad, al alcance de tu mano, de hacer realidad ese sueño y emprender una aventura sin igual en el noroeste del continente americano. Allí te esperan los tesoros de grandes ciudades como Vancouver o Calgary, los encantos de pequeñas poblaciones como Kelowna, Canmore o Banff, la belleza de los parajes naturales que rodean las Montañas Rocosas y las experiencias más inolvidables junto a los glaciares, los ríos y los lagos canadienses. Solo tienes que dar el paso y emprender este maravilloso circuito que tienes ante ti.

Itinerario

Día 1: España - Vancouver. Aquí empieza tu aventura canadiense

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte Vuelo

¿Estás preparado? Ha llegado el momento de comenzar el apasionante e inolvidable viaje a Canadá que llevabas tanto tiempo esperando. Mete las últimas prendas de ropa en la maleta, asegúrate de que llevas el pasaporte, la documentación y la cámara de fotos y sal de casa con destino al aeropuerto.

Es importante que llegues con la suficiente antelación como para realizar todos los trámites sin prisas ni sobresaltos. Una vez que hayas facturado el equipaje y pasado el control de seguridad, podrás embarcar en el avión que te llevará hasta Vancouver, una de las ciudades más vibrantes y llenas de vida del país. Ponte cómodo, porque el vuelo es largo…

En cuanto aterrices en Vancouver, te darán la bienvenida y te trasladarán a tu hotel, donde podrás dejar las cosas y refrescarte un poco. A partir de ese momento, y hasta que llegue la hora de ir a dormir, tendrás tiempo libre para hacer lo que prefieras, desde quedarte en la habitación descansando y recuperándote del ‘jet lag’ hasta salir a dar un primer paseo por la ciudad. ¡Bienvenido a Canadá!

Día 2: Vancouver. Descubre los encantos de la gran ciudad

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Vancouver
ALOJAMIENTO Hotel

Vancouver es la ciudad más grande de la parte occidental de Canadá, y está considerada la gran puerta del país hacia el Océano Pacífico. Su moderna y vistosa arquitectura contrasta con los bellos paisajes montañosos de las afueras, y con el intenso color azul del mar que la baña. Hoy mismo, en cuanto termines de desayunar en el hotel, saldrás a realizar una visita panorámica para conocer los lugares más bonitos e interesantes de Vancouver.

Tu ruta por la ciudad comenzará en el Parque Stanley, considerado el parque municipal más grande de toda Norteamérica. Se trata de un precioso espacio abierto de alrededor de 400 hectáreas de superficie, por el que tendrás la oportunidad de caminar y disfrutar de los paisajes, de la vegetación y de los cientos de animales que viven en él. Paseando por los senderos que recorren el Parque Stanley, podrás ver una serie de monumentos al aire libre, así como varios tótems indígenas, herencia de los nativos americanos que antiguamente poblaban este lugar.

Después de pasear por el Parque Stanley, la visita panorámica seguirá en Prospect Point, un destacado enclave de la ciudad, desde el que podrás admirar y fotografiar el famoso Puente de los dos Leones, uno de los símbolos más reconocibles de Vancouver. Tu ruta continuará, de camino al West End, por el Barrio Chino, considerado el más grande del país. También harás una interesante parada en el Parque Reina Isabel, donde tendrás la oportunidad de pasear por sus bellos jardines. Llama la atención que este precioso parque se encuentre en el lugar donde hace muchos años había una simple y aburrida cantera…

Antes de dar por terminada la visita panorámica, tendrás la oportunidad de conocer el histórico barrio de Gastown, célebre por su peculiar reloj de vapor, construido en 1977. Esta zona de la ciudad también es conocida por el gran número de restaurantes, tiendas y galerías de arte que alberga. En las inmediaciones del barrio se encuentra, además, la terminal marítima desde la que zarpan los cruceros que van hacia Alaska. El edificio de la terminal es especialmente llamativo, ya que cuenta con un bonito diseño en el que destaca su techo, que simula cinco velas.

Una vez concluida la visita panorámica, dispondrás de tiempo libre durante el resto de la jornada, que podrás emplear en seguir conociendo la vibrante y acogedora ciudad de Vancouver. Finalmente, regresarás al hotel para pasar la noche.

Día 3: Vancouver - Kelowna. Emprendiendo el camino hacia Kelowna

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Bodega La Misión
ALOJAMIENTO Hotel

Tu paso por Vancouver ha sido realmente memorable, ¿verdad? Pero ahora es el momento de decir adiós a esta maravillosa ciudad y continuar con tu recorrido por tierras canadienses. Una vez que hayas terminado de dar buena cuenta del desayuno americano en el hotel, abandonarás Vancouver y pondrás rumbo a la bella Kelowna. Pero no te llevarán directamente a ese lugar, sino que realizarás varias paradas por el camino para seguir conociendo algunos de los enclaves más destacados del país.

Al salir de Vancouver, tendrás la oportunidad de conocer el barrio italiano de la ciudad, así como la pintoresca ciudad de Burnaby antes de llegar a la autopista Transcanadiense. Esta colosal carretera vertebra el país de este a oeste, comunicando sus principales núcleos urbanos. Por el camino, cruzarás el río Fraser, llamado así en honor al comerciante y explorador Simon Fraser.

Estamos hablando del río más importante de esta parte del territorio canadiense, y de uno de los más largos del país (tiene casi 1.400 kilómetros de longitud). Al cruzar el río, entrarás de lleno en el Valle de Fraser, una fértil franja de terreno que, a lo largo de la historia, ha sido trabajada por inmigrantes menonitas y chinos, así como por indígenas americanos. Este pintoresco paraje rodeado de montañas está salpicado de granjas agrícolas, de campos de golf, de pequeñas cervecerías artesanales y de lugares donde los pescadores pueden hospedarse durante la temporada del salmón y del esturión.

Tras el inolvidable recorrido por el Valle de Fraser, llegarás a Hope, donde está el paso de montaña que te permitirá entrar a las Rocosas, sin duda uno de los parajes naturales más bellos e impactantes del planeta. A continuación, harás una parada en la localidad de Merritt para almorzar.

Es importante señalar que esta comida no está incluida en el itinerario. Después de comer, seguirás con tu magnifico recorrido por tierras canadienses, esta vez en el Valle de Okanagan, una zona de gran belleza en la que se producen exquisitas frutas y sensacionales vinos. Para que puedas comprobarlo por ti mismo, realizarás una visita a la Bodega La Misión, una de las más destacadas del valle. Desde este sitio podrás contemplar unas espectaculares vistas panorámicas del Lago Okanagan, una enorme masa de agua dulce que mide 135 kilómetros de largo y llega a alcanzar una profundidad de 232 metros. Este lago de origen glacial es un centro turístico de primer nivel, ya que además de su belleza, en sus aguas se pueden practicar toda clase de deportes acuáticos.

De todas las ciudades que salpican el Valle de Okanagan, Kelowna es la más importante y una de las más grandes, así como un enclave de belleza incomparable, rodeado de montañas y lagos de aguas cristalinas. Y es, además, tu siguiente destino. Así que, en cuanto llegues a la ciudad, serás trasladado al hotel para disfrutar de una merecida noche de sueño reparador. Como curiosidad, te diremos que en el idioma de los indios que llevan habitando estas tierras desde hace siglos, Kelowna significa, literalmente, ‘Oso Grizzly’.

Día 4: Kelowna - Golden. Una jornada para disfrutar de la naturaleza canadiense

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Parque Nacional de los Glaciares Valle de Okanagan Parque Nacional Revelstoke
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy tienes por delante un día absolutamente inolvidable, en el que la más desbordante naturaleza canadiense será la protagonista. Así que lo mejor será que aproveches bien el desayuno americano que te brinda el hotel para coger fuerzas y afrontar la jornada con todas las energías posibles.

Para llegar hasta Golden, tu siguiente destino, atravesarás de nuevo una parte del Valle de Okanagan, y a continuación bordearás los lagos Wood y Kalamalka. Este último resulta especialmente pintoresco, ya que sus aguas van cambiando de color a lo largo del día, dependiendo de cómo se refleja la luz del sol en su superficie. Por eso es también conocido como ‘el lago de los mil colores’, y por eso tendrás la oportunidad de hacer una breve parada en este bonito lugar. Así podrás realizar unas cuantas fotos de postal y disfrutar del increíble paisaje.

Y así, tras contemplar las preciosas estampas de los lagos canadienses y disfrutar de la naturaleza de la región, llegarás a Vernon, una ciudad pequeña en tamaño pero enorme en lo que se refiere a su belleza e interés. Vernon es famosa por su respeto por el medio ambiente y por la calidad de sus cultivos, sobre todo las frutas. De hecho, tendrás la oportunidad de comprar algunas durante tu parada en la ciudad.

A continuación, seguirás tu camino hacia Golden, bordeando el Lago Mara, pasando por la localidad de Sicamuis y encontrándote de nuevo con la Carretera Transcanadiense. Al llegar a Revelstoke, harás una pausa para almorzar (esta comida no está incluida) y para admirar las aguas del Río Columbia, que antiguamente fue un medio de comunicación esencial para transportar las pieles de castor.

Después de comer, tu ruta te llevará al Parque Nacional Mount Revelstoke, que es al mismo tiempo una de las reservas naturales más pequeñas del país y una de las más bonitas. Tendrás la oportunidad de dar un paseo de unos veinte minutos de duración por sus pintorescos senderos rodeados de montañas cubiertas de nieve y de bosques de cedros rojos.

Como te decíamos al principio, esta jornada tiene a la naturaleza como única protagonista, y la siguiente visita de tu itinerario lo dejará bien claro. Se trata del Parque Nacional de los Glaciares, un lugar espectacular que fue fundado en 1886 y que alberga más de 150 glaciares, así como uno de los sistemas de cavernas más grandes de Canadá. En lo más profundo de sus bosques viven numerosos osos Grizzly en libertad, pero tranquilo, están muy lejos de los senderos y de las zonas de recreo.

Tu inolvidable recorrido de hoy terminará al llegar a la población de Golden, ubicada en el corazón de las Montañas Rocosas Canadienses. Esta pintoresca localidad cuenta con alrededor de 4.000 habitantes, y fue fundada por la compañía de ferrocarril Canadian Pacific. Una vez allí, tendrás tiempo libre durante el resto de la jornada, que podrás aprovechar para disfrutar de los espectaculares paisajes de los alrededores de Golden: montañas nevadas, estaciones de esquí, bucólicos lagos, parques nacionales, parajes que parecen sacados de una postal… ¡Lo que más te apetezca! Al final del día, eso sí, te estará esperando una confortable habitación en tu nuevo hotel para dormir plácidamente.

Día 5: Golden - Canmore. Lagos, glaciares y paisajes de impresión

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Explorador de hielo Parque Nacional Yoho Glaciar Athabasca
ALOJAMIENTO Hotel

Una vez que hayas terminado de dar buena cuenta del desayuno americano del hotel, te recogerán para iniciar un nuevo y apasionante recorrido por tierras canadienses. La primera visita del día será al Parque Nacional Yoho, una espectacular reserva natural que, con “solo” 1.300 kilómetros cuadrados de superficie, es la más pequeña del país.

Este parque, fundado en 1885, cuenta con un buen número de bosques, montañas nevadas, lagos de aguas cristalinas e increíbles cascadas. Una de las imágenes más reconocibles y famosas del Parque Nacional Yoho es la del Lago Esmeralda, llamado así por el color de sus aguas.

Está rodeado de montañas y árboles, y se alimenta del deshielo de los glaciares circundantes. ¡Realmente precioso! Después de hacer una parada en el Lago Esmeralda para disfrutar del paisaje y de las vistas del Glaciar Leche, realizarás una segunda parada en un lugar llamado ‘Natural Bridge’. Su nombre significa ‘Puente Natural’, y se trata de una curiosa formación rocosa fruto de la erosión del agua, que fue perforando la piedra caliza a lo largo de los siglos hasta crear un puente natural de lo más pintoresco.

Tras tu paso por el Parque Nacional Yoho, será el momento de dejar atrás la provincia canadiense de Columbia Británica y entrar en la de Alberta. Allí te espera otro maravilloso parque natural: el de Banff, uno de los más populares y visitados de las Montañas Rocosas.

Cuenta con una extensión de 6.641 kilómetros cuadrados, y fue fundado en 1885. Algunos de los reclamos de esta espectacular reserva natural son sus frondosos bosques, sus montañas cubiertas de nieve durante todo el año, sus campos de hielo, sus cascadas, sus lagos, su flora y su fauna salvaje.

Después de conocer el Parque Nacional Banff, reemprenderás tu ruta, tomando la Carretera 93, también conocida como la carretera de los campos helados, hasta llegar al Glaciar Athabasca. Se trata de una de las masas de hielo más grandes que hay por debajo del Círculo Polar Ártico, así como una de las más importantes de toda Norteamérica. Tal es su belleza que la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1984.

Para que puedas sacarle el máximo partido a tu paso por el Glaciar Athabasca, hemos incluido en tu itinerario un recorrido de una hora y media a bordo de un autobús turístico conocido como ‘El Explorador de Hielo’. Subido en este singular vehículo, podrás admirar los bellos paisajes y disfrutar a lo grande del glaciar. Te recomendamos que metas en tu maleta un buen abrigo y unos buenos zapatos de piel que te permitan permanecer calentito a lo largo de esta jornada.

Una vez que haya concluido tu paseo en el ‘Explorador de Hielo’, tendrás tiempo libre para almorzar tranquilamente por la zona (esta comida no está incluida en tu itinerario) y, a continuación, tomarás de nuevo la pintoresca Carretera 93 para poner rumbo a Canmore, tu siguiente destino.

Por el camino realizarás varias paradas que enriquecerán aún más tu experiencia viajera en Canadá. Conocerás, por ejemplo, el Lago Peyto, situado a 2.000 metros sobre el nivel del mar, y cuyas aguas de color azul turquesa y su precioso entorno lo convierten en uno de los más bonitos del país; el Lago Bow, casi a la misma altura que el anterior, alimentado por el deshielo del glaciar del mismo nombre y que es uno de los más grandes del Parque Nacional Banff, o el Lago Louise, que se encuentra a 1.750 metros sobre el nivel del mar y que está considerado uno de los lagos más fotografiados del planeta.

Después de conocer estos tres preciosos lagos, y de pasar un día entero disfrutando de la naturaleza canadiense, llegarás, por fin, a Canmore, un bonito pueblo en el que tendrás tiempo libre hasta que llegue la hora de retirarte al hotel a descansar.

Día 6: Canmore - Calgary. Rumbo a la capital de los cowboys

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Calgary Cataratas del Río Bow
ALOJAMIENTO Hotel

Para afrontar esta sexta jornada de viaje con plenas garantías, te sugerimos disfrutar del suculento desayuno que te brinda el hotel de Canmore antes de salir hacia Calgary. Te espera un día apasionante y lleno de experiencias inolvidables…

La localidad de Banff, situada en el parque nacional del mismo nombre, es el primer lugar que visitarás hoy. Se trata de la segunda ciudad a más altura sobre el nivel del mar de la provincia de Alberta, y está considerada, junto con la vecina Montaña Sulphur, uno de los lugares más bonitos del mundo. Apodada ‘La Joya de Alberta’, Banff cuenta con numerosos atractivos, tanto dentro de su casco urbano como en sus alrededores. Por ejemplo, el Monte Rundle, la Montaña Cascada, el Monte Norquay, la Stoney Squaw o las Cataratas del Río Bow.

En las tres primeras montañas existen pistas de esquí, mientras que la Stoney Squaw es un destino puntero para los amantes del ciclismo de montaña. En lo que respecta a las cataratas, en las que realizarás una interesante parada, podemos decir que han sido el escenario de varias películas, como ‘Leyendas de Pasión’ o ‘El río sin retorno’. Además de todas las visitas y de las maravillas que podrás ver en esta jornada, se te ofrecerá la oportunidad de realizar una experiencia totalmente inolvidable, de esas que permanecen para siempre en la memoria: dar un paseo en helicóptero para contemplar la belleza de las Montañas Rocosas desde una perspectiva inmejorable.

Tras tu paso por Banff, continuarás tu recorrido hasta llegar a Calgary, el cuarto núcleo urbano más poblado de Canadá después de Toronto, Montreal y Vancouver. Está considerada, además, la capital del mundo cowboy, y constituye uno de los mejores lugares del mundo para la práctica de los deportes de invierno. Cuando llegues a Calgary, realizarás un tour panorámico que te permitirá conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Entre otros enclaves, visitarás Crescent Heights, uno de los barrios más antiguos de Calgary, en el que hay varias casas que datan de principios del siglo XX; Scotsman’s Hill, una colina desde la que se pueden contemplar las mejores vistas panorámicas de la ciudad; The Bow, un rascacielos que se encuentra entre los edificios más altos de toda Canadá, y el Scotiabank Saddledome, un espectacular recinto deportivo con capacidad para hasta 21.000 espectadores.

Cuando termine la visita panorámica por lo mejor de Calgary, dispondrás de tiempo libre hasta el final del día, momento en que podrás ponerte cómodo en la habitación de tu hotel y prepararte para pasar tu última noche en Canadá.

Día 7: Calgary - España. Llegó la hora de volver a casa

RÉGIMEN Desayuno.
Transporte Vuelo

Tras una inolvidable semana recorriendo algunos de los lugares más bellos e interesantes de Canadá, ha llegado el momento de emprender el viaje de regreso a España. Podrás disfrutar al máximo de tu último desayuno en el hotel de Calgary, y cuando sea la hora convenida, te recogerán allí mismo para trasladarte al aeropuerto, donde te estará esperando el avión que te llevará de vuelta a casa.

Las ciudades, los monumentos, los lagos, las cascadas, las montañas y los impresionantes paisajes que has conocido a lo largo de los últimos días te acompañarán para siempre en forma de recuerdos imborrables. ¡Buen viaje de regreso y hasta siempre!

Día 8: España. El siempre melancólico regreso

RÉGIMEN Sin comidas.
Transporte A tu aire
ALOJAMIENTO Hotel

Todavía adormecido, y con el aroma del café del avión aún en el aire, aterrizarás en España después de sobrevolar durante toda la noche el Océano Atlántico. Este viaje ha sido totalmente irrepetible, pero no por ello debes sentir tristeza: lo mejor de una aventura que se acaba es que ya queda menos para que comience la siguiente…

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

La categoría de los hoteles es turista y turista superior

Georgian Court Hotel Vancouver
Vancouver, Canadá

Georgian Court Hotel Vancouver

Ramada Plaza by Wyndham Calgary Downtown
Calgary, Canadá

Ramada Plaza by Wyndham Calgary Downtown

Ramada by Wyndham Kelowna Hotel & Conference Center
Kelowna, Canadá

Ramada by Wyndham Kelowna Hotel & Conference Center

Days Inn by Wyndham Golden
Golden, Canadá

Days Inn by Wyndham Golden

Quality Resort Chateau Canmore
Canmore, Canadá

Quality Resort Chateau Canmore