Uzbekistán: La Ruta de Samarcanda

Vive Oriente Próximo en Uzbekistán

explore Explorar circuito

Uzbekistán: La Ruta de Samarcanda

Duración Duración
8 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Circuito
Recorre algunos lugares de la Ruta de la Seda
Uzbekistán es un país reciente pero con unas raíces profundas y una historia larga. Su cultura se remonta a tiempos lejanos donde Uzbekistán era tierra de comerciantes persas e iraníes, perteneciente durante siglos al poderoso imperio corasmio hasta que el gigante ruso lo conquistó. Toda esta mezcla de culturas y religiones hacen que este país sea cuanto menos interesante. Samarkanda, Tashkent y Bujara será alguna de las zonas que podrás conocer.
Disfruta de un buen té uzbeko, la bebida nacional

Uzbekistán te va a sorprender ya que es un país desconocido para muchos. Con una larga historia esta tierra era parada obligatoria en la famosa Ruta de la Seda por lo que, su riqueza del pasado le ha dejado el patrimonio del presente, el cual vienen a visitar muchos turistas de todas partes del mundo. Recientemente independizado de Rusia, concretamente en 1991, Uzbekistán ha sabido conservar sus raíces persan y muchas de las tradiciones de antaño aún se conservan. Comienza esta aventura por la capital, una ciudad interesante, donde vive el grueso de la población ya que la Universidad y las instituciones más importantes se hallan aquí. Conocerás esta peculiar urbe a través de una visita panorámica donde recorrerás la Plaza Jast Imom, la residencia del mufti, el Museo de Corán, el Mercado Chorsu, la Plaza de la Independencia y la Plaza de Amir Temur, entre otros lugares. Pero lo bueno aún está por llegar. Jiva te mostrará sus encantos. Minaretes y azulejos turquesas predominan en esta zona, parecerá que estás en un cuento de ‘Las mil y una noches’.

“La tradición del hammam lleva siglos en las vidas de los uzbekos. Lugares tranquilos donde el vapor de agua perfumada con menta y jazmín, hacen de estos baños una delicia para los sentidos”

Bujara y Samarkanda aún te están esperando, dos lugares con una belleza muy especial. Bujara fue una parada en la Ruta de la Seda y parece ser que se conserva casi intacta desde los principios de nuestra Era. Para no perderte detalle conocerás la ciudad mediante una visita panorámica en la que conocerás el mausoleo de Samani, la mezquita Bolo Jaus, la fortaleza Ark y la mezquita Magoki Attory, la más antigua de Asia. Si esta ciudad te ha gustado prepárate para conocer Samarkanda, una ciudad de leyendas y magia, también parada en la Ruta de la Seda. En el corazón de esta ciudad se halla la famosa plaza Registán, que en persa significa ‘lugar de arena’, un monumento de visita obligada.

Vive experiencias únicas

Descubre el itinerario

Plan de ruta
1 España – Tashkent. Comenzamos un viaje de leyenda por el lujo asiático.
incluye
  • Alojamiento
Ciudades visitadas
  • Tashkent
Leyenda, exotismo y suntuosidad se dan la mano en el viaje que hoy comenzamos: nos esperan ocho días recorriendo la Ruta de la Seda, un itinerario que desde el siglo I a. C. hasta el siglo XV de nuestra era se extendió por todo el continente asiático conectando China con Mongolia y generando riqueza y misterio a partes iguales.\r\nSamarcanda es la ciudad icónica de este recorrido y será el eje de nuestro viaje. Sin embargo, hasta llegar allí tendremos la oportunidad de descubrir verdaderos paraísos, como Tashkent. Hasta la capital de Uzbekistán volaremos desde España y, tras aterrizar y acomodarnos en nuestro hotel, tendremos la oportunidad de tomar un primer contacto con la ciudad en unas horas libres.\r\nAsí comenzaremos a deleitarnos con la herencia de los mongoles, que, ávidos de la luz del desierto, se propusieron llevarla a las ciudades. Es por ello que brillan con especial intensidad los azulejos de mezquitas como las de Jiva, Bujara y Samarcanda, así como las ricas sedas que podemos encontrar en todas las ciudades que nos sorprenderán durante nuestra aventura.\r\nClaro que hoy Tashkent suma a su riquísimo legado una vocación verdaderamente cosmopolita, multicultural y moderna. Lo notaremos desde nuestros primeros pasos por la ciudad, que podremos recorrer cómodamente en metro antes de regresar a nuestro alojamiento para descansar esta primera noche.
2 Tashkent. Entre la herencia musulmana y la modernidad.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena
Ciudades visitadas
  • Tashkent
Visitas
  • Metro de Tashkent
  • Panorámica de Tashkent
Despertamos en Tashkent: ayer abrimos el apetito por conocer la capital uzbeka y hoy, después del desayuno, vamos a dejarnos conquistar por ella en una visita panorámica.\r\nLa plaza de Jast Imam es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad y, además, núcleo religioso de Uzbekistán. Este complejo del siglo XVI está formado por tres mezquitas, dos madrasas y el mausoleo de Kaffal Shashi, construido en honor de uno de los principales imanes del mundo musulmán. \r\nDe la misma época es la madrasa de Barakjan, símbolo de la grandeza histórica de Tashkent en una época en la que la ciudad acogía a la elite cultural y artística del país. Frente a este edificio encontramos el Museo del Corán, donde se guarda el Corán del califa Osman, escrito en el siglo VII y que se considera la fuente originaria del libro sagrado.\r\nEl Mercado Chorsu es uno de los lugares más destacados de la ciudad, con su cubierta hecha con mosaicos de azulejos en colores azul, verde y amarillo. Lo veremos en esta visita panorámica, que también nos permitirá pasar por el Museo de las Artes Aplicadas, la Plaza de la Independencia (emblema de la Tashkent más moderna) y la Plaza de Amir Temur, majestuosa, junto a la que se levanta el Palacio de Foros, uno de los edificios más elegantes de la ciudad.\r\nTras conocer la ciudad desde arriba, vamos a sumergirnos en sus entrañas. Un paseo en metro es algo habitual en muchas urbes, pero en Tashkent adquiere un encanto especial, ya que el viaje gana enteros con las obras de artistas locales que decoran las diferentes estaciones.\r\nLlega el momento del almuerzo, para después disfrutar de una tarde libre en la que podremos dejarnos llevar por el ajetreo de esta enorme ciudad de tres millones de habitantes, una de las más grandes de Asia Central.\r\nEl día terminará con la cena y el alojamiento en nuestro hotel.
3 Tashkent – Urgench – Jiva. Un coqueto tesoro islámico.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena
Ciudades visitadas
  • Urgench
  • Khiva
Visitas
  • Panorámica de Jiva
Hoy vamos a cambiar por completo el registro de nuestro viaje: después de desayunar, nos trasladaremos al aeropuerto de Tashkent para tomar un vuelo con destino a Urgench y, desde allí, llegaremos a Jiva, una coqueta ciudad de la Ruta de la Seda que nos hará sentir como si fuéramos un personaje más de Las Mil y Una Noches.\r\nCuenta la leyenda que Sem, hijo de Noé, fundó este enclave cuando, después del diluvio, se acostó a descansar y, en su sueño, vio 300 antorchas ardientes. Entonces Sem, que tomó el sueño como un presagio, construyó la ciudad en forma de barco, tal como estaban situadas las antorchas, y excavó el pozo que llamó Keivha, palabra de la que proviene el nombre actual de Jiva. El agua es precisamente protagonista en la ciudad a lo largo de su historia: desde el II milenio a. C. la región desarrolló un complejo sistema de irrigación que permitía sobrevivir en un entorno árido.\r\nMientras almorzamos, realizaremos una visita panorámica para dejarnos llevar por el magnetismo de Jiva, dividida en dos: la ciudadela antigua amurallada, llamada Ichan Qala, y la Ciudad Exterior o Ciudad Nueva, llamada Dishon Qala.\r\nConoceremos así algunos de los monumentos más importantes de esta coqueta ciudad: la madrasa Muhammad Amin Khan; el alminar Kalta Minor, forrado de maravillosos azulejos vidriados y sin terminar de concluir; Kunya Ark, la fortaleza donde vivía el Kan; la mezquita Jumma, con una sala de oración en la que reinan más de 200 columnas de madera grabada; Tash-Khlavi; el complejo Islam Khodjay con su impresionante alminar; o el mausoleo de Pakhlavan Makhmud, con una imponente cúpula azul turquesa, que es una de las obras maestras de la arquitectura islámica.\r\nLlegamos así al final del día y, tras disfrutar de una deliciosa cena, podremos retirarnos a nuestras habitaciones para cargar energías para una nueva jornada viajera.
4 Jiva – Bujara. Un viaje en caravana por el tiempo.
incluye
  • Desayuno. Cena
Ciudades visitadas
  • Bukhara
Nos despedimos de Jiva para dirigirnos a una ciudad vecina que compite en belleza y magia con la anterior: Bujara. El trayecto es en sí una experiencia de lo más exótico, ya que lo realizaremos siguiendo la Ruta de las Caravanas, que atraviesa los desiertos de Kara-Kum y Kizil-Kum siguiendo el cauce del fértil río Amu Daria.\r\nBujara fue en la antigüedad uno de los puntos más importantes de la Ruta de la Seda. Llegó a erigirse en capital de la dinastía persa de los samánidas en el siglo IX y además fue centro cultural y religioso del Islam en Asia Central. Hoy en día conserva su esencia antigua y se ha mantenido prácticamente inalterable en los últimos dos siglos. Quizá por ello resulta tan estimulante pasear por sus estrechas calles o sentarse a refrescarse en una concurrida terraza de sus plazas mientras se disfruta de la belleza de sus monumentos.\r\nEntre su impresionante patrimonio artístico destacan edificios como el Palacio del Emir, el complejo de Poi-Kalyan (con la mezquita y torre de Kalyan y la madrasa de Mir Arab, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) o los mausoleos de Ismail Samani y Baha al-Din Naqsbahn. Peregrinar tres veces a este último equivale a un viaje a La Meca.\r\nConcluiremos el día con una apetitosa cena antes de descansar en nuestro hotel.
5 Bujara. Seducidos por las joyas islámicas.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena
Ciudades visitadas
  • Bukhara
Visitas
  • Panorámica de Bujara
Hemos traspasado el ecuador de nuestro viaje por la Ruta de la Seda, pero aún nos quedan innumerables tesoros por descubrir. Uno de ellos es Bujara, la ciudad cuyos encantos empezamos a descubrir anoche, pero que hoy nos conquistará irremediablemente.\r\nVamos a conocer algunas de sus maravillas en una visita panorámica. Así nos deleitaremos con joyas como el mausoleo de Samani, del siglo XI, una verdadera obra maestra del arte islámico en Asia Central. Legendario es el mausoleo de Chashmi Ayub, donde cuenta la leyenda que Job dio un golpe de bastón que hizo surgir un manantial; por ello se convirtió en un centro de peregrinación al que aún hoy acuden peregrinos para beber de esa agua que consideran sagrada.\r\nMajestuosa y elegante resulta la mezquita Bolo Jaus, que contrasta con la construcción robusta de la fortaleza Ark. No nos olvidamos el bazar cubierto del siglo XVI y del complejo religioso Poi-Kalyan, construido entre los siglos XII y XV, además de las cúpulas de comercio.\r\nEn cuanto a madrasas, destacan la madrasa Ulugbek, del siglo XV, la de Abdulazizkhan y la de Chor Minor, conocida por sus impresionantes cuatro minaretes y su biblioteca. Y antes de conocer la mezquita Magokki Attori, la más antigua en Asia Central (levantada entre los siglos X y XVII), descubriremos el conjunto arquitectónico Labi Khauz.\r\nTras el almuerzo vamos a disponer de toda la tarde libre para seguir recorriendo las evocadoras calles de Bujara a nuestro ritmo antes de cenar y descansar en nuestro hotel.
6 Bujara – Samarcanda. Cautivados por la leyenda de una ciudad mágica.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena
Ciudades visitadas
  • Samarcanda
Visitas
  • Panorámica de Samarcanda
  • Gijduvan
«Cuanto he oído sobre la belleza de Samarcanda es cierto, salvo que es todavía más hermosa de lo que podía imaginar». La frase es de Alejandro Magno y, a pesar del paso de los siglos, sigue vigente en la actualidad, amplificada, si cabe, por el poso de la historia. \r\nMística y legendaria, Samarcanda se asoma a nuestro itinerario de viaje como destino final de la Ruta de la Seda. Pero antes de llegar hasta ella vamos a hacer una pequeña parada en Gijduvan, donde disfrutaremos de su especial artesanía cerámica.\r\nYa en Samarcanda, tras coger energías con un delicioso almuerzo, vamos a tomar contacto con la ciudad con una visita panorámica que nos permitirá conocer de forma privilegiada algunos de sus monumentos más importantes.\r\nEl Mausoleo Gur-Emir es uno de ellos. Construido en el siglo XV, allí se encuentra enterrado Tamerlán, conocido como «el Conquistador del Mundo». Su epitafio reza así: «Si me levantase de mi tumba, el mundo temblaría». Y lo cierto es que parece una sentencia profética, ya que el mismo día que un arqueólogo soviético desenterraba su cadáver, Hitler invadía la URSS y el mundo, efectivamente, se tambaleaba sobre sus cimientos. Leyendas aparte, estamos ante toda una obra de arte, en cuyo exterior destaca una espectacular cúpula turquesa, que, ya en el interior, sirve de cielo a una exquisita decoración con pintura mural dorada y mármol tallado.\r\nEl corazón de Samarcanda es la Plaza de Registan. El magnetismo de este espacio se puede sentir desde lejos. Allí se levantan tres imponentes madrasas: Ulughbek (del siglo XV), Shir-Dor (del siglo XVII) y Tilla-Kori (también del siglo XVII). Todas ellas cuentan con una decoración figurativa y policromada que las convierten en referente del arte islámico.\r\nLlegamos así al final del día, momento para disfrutar de una apetitosa cena antes de instalarnos en nuestro hotel para descansar del día.
7 Samarcanda – Tashkent. La seducción de un imperio majestuoso.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena
Ciudades visitadas
  • Tashkent
Visitas
  • Visita mezquita de Bibi Khanum
  • Centro de papel de seda
Samarcanda ofrece un sinfín de tesoros al viajero y en la mañana de hoy vamos a seguir cayendo rendidos a sus encantos. Tras el desayuno continuaremos la visita panorámica que iniciamos el día anterior y conoceremos, en primer lugar, la mezquita de Bibi Khanum. Ordenó su construcción el conquistador mongol Tamerlan a finales del siglo XIV y fue uno de los edificios más bellos y monumentales del mundo islámico. No en vano, Tamerlan quería que este tipo de construcciones simbolizasen su dominio: «Si dudan de nuestro poder, que miren nuestros edificios», expresó.\r\nEl mercado local cautiva por su vida y colorido, por su bullicio y el trasiego que va dejando la vida cotidiana. Contrasta, sin duda, con la majestuosidad de la necrópolis de Shaji-Zinda, con nichos suntuosos en los que destacan mosaicos de azulejos con láminas de oro, terracota labrada, cristales de color y madera tallada.\r\nY si algo distinguió al mundo musulmán fue su nutrida cultura astronómica, como queda reflejado en el Observatorio de Ulugbek, del siglo XV. Fundado por el astrónomo del mismo nombre, se considera uno de los mejores observatorios del mundo musulmán de aquella época.\r\nLa seda es el tesoro que da nombre a nuestra ruta y vamos a descubrir sus encantos en una visita al centro de papel de seda, una fábrica de papel artesanal donde aún hoy se sigue realizando el papel a mano, con las técnicas antiguas. El papel de Samarcanda, hecho con algodón, seda y corteza de morera, se caracteriza por su suavidad y comodidad para escribir y, aunque su producción casi desapareció a comienzos del siglo XX, algunos maestros modernos consiguieron recuperar las técnicas tradicionales y abrir un nuevo taller.\r\nLlega la hora de almorzar y regresar a Tashkent, hacia donde nos desplazaremos en el tren de alta velocidad Afrasiab. Ya en la capital uzbeka cenaremos y nos instalaremos en nuestro hotel para preparar las maletas y descansar antes de volver a casa.
8 Tashkent – España. Regresamos a casa.
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Tashkent
No lo hemos soñado: hemos sido los protagonistas de siete días de exotismo, magia y misterio. Pero nuestro viaje ha llegado al final y regresamos a casa.\r\nDespués de desayunar aún dispondremos de algún tiempo libre para hacer las últimas fotos y después nos trasladaremos al aeropuerto para tomar el vuelo a nuestra ciudad.

Conoce un poco más Uzbequistan

Indispensables para tu viaje
Documentación necesaria
Existen tres requisitos que deben cumplir los ciudadanos españoles que deseen viajar a Uzbekistán. En primer lugar, es necesario contar con un pasaporte en regla, y que este tenga una validez de, como mínimo, tres meses a partir de la fecha en que se solicita la entrada en el país. En segundo lugar, es obligatorio tener un visado turístico electrónico. Se puede solicitar en la web https://e-visa.gov.uz/main y tiene un coste de 20 dólares. Es aconsejable imprimirlo, y una vez en el destino, llevarlo encima en todo momento junto con el pasaporte. En tercer y último lugar, hay que registrar el pasaporte ante la policía uzbeca al llegar al país en un plazo máximo de tres días laborables. Este trámite suele ser realizado por el personal de los hoteles, así que solo debe ser motivo de preocupación para quienes viajen por su cuenta.
Moneda
La moneda oficial de Uzbekistán es el som. Su abreviatura es UZS, y se divide en 100 tiyin. Hay monedas de 1, 5, 10, 25, 50, 100, 200 y 500 som, y billetes de 1, 3, 5, 10, 25, 50, 100, 200, 500, 1.000, 5.000, 10.000 y 50.000 som. Actualmente, el cambio es de aproximadamente 1 euro por cada 9.500 som.
Tarjetas de crédito
En las grandes ciudades del país y en los principales núcleos turísticos se puede pagar con las tarjetas de crédito internacionales más habituales sin ningún problema: Visa, MasterCard, etc. Sin embargo, no siempre es sencillo encontrar cajeros automáticos en los que sacar dinero, por lo que se recomienda llevar efectivo suficiente para afrontar los gastos cotidianos. Además, de cara a evitar problemas desagradables, lo mejor es llevar apuntado el teléfono de la entidad emisora de la tarjeta o tarjetas de crédito. De ese modo, podremos llamar inmediatamente para solicitar su cancelación en caso de pérdida o robo.
Divisas
Al entrar en Uzbekistán conviene hacer una declaración de las divisas que llevemos encima, aunque no es obligatorio. Pero si al salir del país llevamos objetos de valor o divisas que no declaramos al llegar, las autoridades aduaneras podrían multarnos.
Tasas
En Uzbekistán existen tasas de entrada y salida del país pero, como ocurre en muchos otros lugares, están incluidas en el precio de los billetes de avión o de los paquetes turísticos.
Salud
No hace falta ponerse vacunas para viajar a Uzbekistán; al menos así lo afirman el Ministerio de Asuntos Exteriores y el de Sanidad. Lo que sí resulta recomendable es, por un lado, observar las normas básicas de higiene, no tomar alimentos crudos ni agua que no esté embotellada. Y, por otro, contratar un seguro de amplia cobertura médica, que cubra cualquier accidente o enfermedad. Así evitaremos imprevistos y sorpresas desagradables.
Información general
Idioma
El idioma mayoritario en el país es el uzbeco, aunque existe otra lengua oficial llamada karalpako, que se habla exclusivamente en la región autónoma de Karakapakstán. Otros idiomas no oficiales pero ampliamente extendidos por el país son el ruso, el tayiko, el turkmeno o el kirguiso. El porcentaje de la población que habla inglés es bastante reducido, pero no tendremos problemas para comunicarnos con el personal de los hoteles, los restaurantes y las zonas comerciales.
Corriente eléctrica
No es necesario viajar con adaptador a Uzbekistán, ya que la corriente eléctrica en el país es de 220 V a 50 Hz, siendo los enchufes de los tipos C y F.
WiFi
Por lo general, hay WiFi en todos los hoteles, restaurantes y centros comerciales de Samarcanda, Tashkent y otras grandes ciudades de Uzbekistán. Pero en las zonas rurales, en el desierto y en regiones alejadas de los principales núcleos urbanos puede ser bastante complicado encontrar una conexión inalámbrica de calidad.
Hora local
El huso horario en Uzbekistán es UTC+5, y allí no hacen el cambio de hora en verano. Por lo tanto, la diferencia respecto a la España peninsular es de cuatro horas más en invierno, y tres horas más en verano.
Clima
En Uzbekistán, el clima es de tipo continental extremo, por lo que los cambios bruscos de temperatura son la principal característica a tener en cuenta. Entre el día y la noche, y entre los meses de verano y los de invierno, las diferencias pueden ser enormes. En diciembre, enero y febrero, los termómetros de algunas regiones del país pueden llegar a los diez grados bajo cero, mientras que lo habitual es que superen los 35 en verano. En el desierto, de hecho, las temperaturas sobrepasan los 40 grados durante más de tres meses al año.
right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.