Suiza: Suiza Alpina

Sueña despierto en el paraíso de los Alpes suizos

explore Explorar circuito

Suiza: Suiza Alpina

Duración Duración
8 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Circuito
Sueña despierto en el paraíso de los Alpes suizos
La región alpina de Suiza esconde multitud de rincones maravillosos; secretos naturales de una belleza explosiva. Aldeas, pueblos y ciudades, unas tradicionales y medievales, otras eclécticas y modernas. Visitarás los paraísos verdes y azules que tantas veces vimos de pequeños en la inocente serie de Heidi: cumbres nevadas, eternas campiñas floridas, impresionantes cascadas, mares de hielo, incontables lagos de grandes dimensiones, ríos que riegan de vida a su paso, localidades que ceden su nombre a uno de los quesos más conocidos del mundo, entre muchas otras sorpresas. Si tienes el paladar dulce, Suiza es una de las mecas internacionales para degustar los mejores chocolates. Si eres aventurero, foodie, aficionado al arte y la historia, la naturaleza y las actividades y el aire libre, o, si buscas un viaje diferente repleto de sensaciones, no lo dudes, estos días entre los Alpes suizos te van a sentar de maravilla.
Sumérgete en esta aventura que te transporta por algunos de los lugares más idílicos de Europa

El viaje comienza en la moderna ciudad de Zúrich, capital financiera de la Confederación Helvética, con una animadísima vida tanto de día como de noche. En Lucerna, capital del cantón de habla germana, descubrirás una preciosa localidad medieval, con muchos rincones maravillosos: el puente de la Capilla, sus calles medievales, el León Herido… Y desde aquí, podrás hacer un crucero por el Lago de los Cuatro Cantones, subir al Monte Rigi en el tren cremallera y degustar una amplia selección de las tradicionales fondues de queso. En el Valle de las 72 Cascadas, nos adentraremos en el corazón de los Alpes, en las únicas cataratas subterráneas de origen glacial de Europa: los saltos de Trümmelbach, un espectáculo visual y auditivo que te dejará cautivado. Es como si el rugir de los Alpes encontrase en esta apertura en la tierra el altavoz donde dejarse oír. Entre los lagos Thun y Birez está Interlaken, una preciosa ciudad alpina, donde disfrutar de unas impresionantes vistas de los montes circundantes. Y de aquí, rumbo a la cautivadora Berna, cuya Torre del Reloj lleva casi 6 siglos marcando las horas, y que fue hogar de Albert Einstein durante los años en que desarrolló la Teoría de la Relatividad.

“Degusta algunos de los mejores quesos y chocolates del mundo en los lugares originales donde se elaboran de forma tradicional durante siglos”

Los amantes del queso aprenderán mucho de la elaboración del queso de Gruyères en la localidad que le dio el nombre. Podrás degustar sus variedades y probar sus platos típicos con este intenso y estupendo ingrediente en alguno de sus restaurantes locales. Subiremos a Zermatt, considerado el Santuario de los Alpes, por estar rodeado por 12 picos que superan los 4.000 metros de altura. Es un rincón idílico y maravilloso, donde dejar que la imaginación y la fantasía vuelen. Desde aquí obtendrás algunas de las mejores vistas del Monte Cervino. En Ginebra exploraremos mucho más que sus bulliciosos bulevares repletos de boutiques, joyerías, relojerías y establecimientos de chocolate y queso. Nos acercaremos a Chamonix, al pie del Mont Blanc, la cumbre más alta de Europa Occidental. Ascenderemos en tren cremallera al Auguille du Midi y obtendrás una vista privilegiada sobre el Mar de Hielo. Como ves, no vas a tener un minuto para aburrirte. Nunca pensaste que Europa tuviese este paraíso natural tan cerca y con tanto para ofrecer. Es, sin duda, un viaje de ensueño.

Vive experiencias únicas

Descubre el itinerario

Plan de ruta
1 España – Zúrich. Comienza nuestra ruta
incluye
  • Cena.
Ciudades visitadas
  • Zurich
Después de planificarlo durante tanto tiempo, por fin ha llegado el momento: hoy comienza nuestro gran viaje. Tras recoger nuestro equipaje y asegurarnos de que no nos dejamos nada, pondremos rumbo al aeropuerto con, al menos, dos horas de antelación para evitar sorpresas desagradables. Una vez allí, tomaremos el vuelo que nos llevará hasta Zúrich, la ciudad que supone el punto de partida a nuestra ruta por los más bellos paisajes de los Alpes suizos. Al llegar, lo primero será acomodarnos en nuestro hotel: tras dejar el equipaje y refrescarnos, tendremos toda una jornada libre para sentir la ciudad como un habitante más.\r\nZúrich tiene fama de ser la ciudad más cara del mundo y quizá ello tenga mucho que ver en su elección como urbe con mejor calidad de vida del globo, además de la tranquilidad y el sosiego que se respira en sus calles. Claro que se puede disfrutar de una jornada en la ciudad sin necesidad de gastarse todo el presupuesto el primer día: para ello nada mejor que utilizar la bicicleta, el medio de transporte preferido por los suizos. \r\nEn un primer paseo lo aconsejable es no perderse el jardín de Lindenhof y, por supuesto, el lago de Zúrich, que podremos disfrutar en un paseo en barco para admirar las vistas de poblaciones cercanas como Thalwil y Erlenbach, rodeados de cisnes y con una vista imponente de los Alpes. En la ruta básica no defe faltar la iglesia románica de Grossmünster, fundada por Carlomagno, o el Teatro de la Ópera, un auténtico tesoro arquitectónico.\r\nEntre visita y visita, nada como deleitar el paladar con un chocolate caliente (no olvidemos que los suizos son considerados los reyes del cacao): los más exclusivos se encuentran en la avenida Bahnhofstrasse. Y tras un día en el que Zúrich nos conquistará, nuestro hotel nos espera para recargar pilas con una suculenta cena y un reparador descanso.
2 Zúrich (Cataratas del Rhin y Selva Negra). La fuerza mágica de la naturaleza.
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena.
Ciudades visitadas
  • Titisee
  • Zurich
Visitas
  • Cataratas del Rhin
  • Panorámica de Zúrich
En este segundo día en Suiza vamos a disfrutar de uno de los espectáculos más aclamados de esta zona europea: las cataratas del Rhin y el paisaje mágico de la Selva Negra.\r\nDespués del desayuno emprenderemos camino: las cataratas se encuentran a menos de una hora por carretera, pero el paisaje que vamos a encontrar a nuestro paso bien merece que se detenga el tiempo. Atravesamos frondosos bosques, fértiles valles y pueblos sacados de un cuento en los que no faltan lagos bellísimos. Uno de ellos es el de Titisee, donde haremos una parada para descubrir la estación turística más importante de la región.\r\nEl de Titisee es el lago natural más grande de la Selva Negra. Tiene origen glaciar y se extiende por más de un kilómetro cuadrado de superficie, a 850 metros de altitud, con 20 metros de profundidad. Ya en el pueblo, en un paseo por la calle principal nos sorprenderán los relojes de cuco, típicos de la zona, que se venden a casa paso en las tiendas de recuerdos.\r\nPero no vamos a detenernos demasiado: en la Alta Selva Negra nos esperan las cataratas del Rhin. Son el mayor salto de agua de Europa Central y se formaron hace unos 15.000 años. Tienen 23 metros de altura y 150 metros de ancho. Sin duda, la vista por cualquiera de sus miradores es única, y se completa con el peculiar e impactante sonido del agua al caer. Quienes quieran acercarse aún más al salto pueden atreverse con un paseo en barco durante el tiempo libre que disfrutaremos después del almuerzo.\r\nTras inmortalizar semejante paisaje volvemos a Zúrich. Es el momento de descubrir la ciudad de manera completamente distinta al día anterior: en una visita panorámica podremos contemplar el río Limmat, con sus ferrys navegando; la calle Bahnhofstrasse, la más importante y una de las más caras del mundo; las antiguas casas gremiales de Zúrich, levantadas durante la época medieval; el edificio del Ayuntamiento, de estilo barroco; y, por supuesto, las insuperables vistas del lago Zúrich.\r\nCae la noche y es el momento de regresar a nuestro hotel, donde repondremos fuerzas con una apetitosa cena para después retirarnos a nuestra habitación a descansar.
3 Zúrich — Lucerna — Región del Bearnesado. El romanticismo de una ciudad de contrastes
incluye
  • Desayuno. Cena.
Ciudades visitadas
  • Lucerna
  • Berna
Visitas
  • Panoramica de Lucerna
Enmarcada con los Alpes al fondo y reflejada sobre las aguas del Lago de los Cuatro Cantones, Lucerna es una de las más bellas ciudades no solo de Suiza, sino de toda Europa Central. Hasta allí nos dirigiremos tras desayunar en nuestro hotel de Zúrich.\r\nVamos a descubrir Lucerna en una visita panorámica, la opción ideal para poder disfrutar de los encantos de esta ciudad medieval. Entre ellos destacan sus puentes en madera: de hecho, el puente Kapellbrücke, con su techo de madera y sus frontones pintados con imágenes de la historia suiza, ofrece la imagen más característica de Lucerna. Se construyó en 1333 y tiene una conservación exquisita.\r\nTambién encontramos frescos adornando las casas históricas del casco antiguo, donde a cada paso sorprenden plazas e iglesias. Sin embargo, a pesar de su origen medieval, también encontramos en Lucerna diseños innovadores, como el Centro de Culturas y Congresos (KKL) del famoso arquitecto francés Jean Nouvel.\r\nUna de las opciones más románticas que podemos disfrutar hoy es la excursión que se ofrece en esta jornada: combina un paseo en barco por el Lago de los Cuatro Cantones con una visita al monte Rigi, desde donde la vista se deleita con el paisaje panorámico de Lucerna. Subiremos en tren cremallera y descenderemos en teleférico, un modo ideal de disfrutar en altura de los impactantes paisajes suizos. \r\nEl paladar también es hoy protagonista: en el almuerzo disfrutaremos de una de las más célebres especialidades gastronómicas suizas, la fondue de queso. Se trata del plato nacional suizo por excelencia, original de la frontera entre Francia, Suiza e Italia, que combina el queso derretido con pan, carne o verduritas. Una magnífica manera de saborear la tradición suiza y, al mismo tiempo, combatir el frío.\r\nCon el gusto y el olfato satisfechos, continuamos nuestra ruta: en la Región del Bearnesado nos aguarda nuestro hotel, para disfrutar de la cena y, después, relajarnos en nuestra habitación.
4 Región del Bearnesado — Interlaken — Cataratas — Trumelbach — Berna. Cuando el agua se convierte en paisaje
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena.
Ciudades visitadas
  • Interlaken
  • Spiez
  • Berna
Pasado el ecuador de nuestro viaje seguimos sumergidos en un paisaje de cuento. Hoy es el turno del valle de Lauterbrunnen, hacia donde nos dirigiremos tras desayunar. El propio nombre del lugar da muestra de su singularidad: «Lauter Brunnen» significa «solo fuentes» y, de hecho, en este valle hay 72 cataratas. El propio Goethe se inspiró allí para escribir el poema «Canto de los espíritus sobre las aguas».\r\nEn este valle se encuentran las cataratas Trümmelbachfälle, donde caen hasta 20.000 litros de agua por segundo en sus diez saltos de agua, con una altura de 200 metros. Allí confluye el agua que baja de los glaciares Jungfrau, Eiger y Mönch y algunos de los saltos suman a su espectacularidad el hecho de ser subterráneos, escondidos en la roca de la catarata.\r\nImpresionados por el estruendo del agua, proseguimos a Interlaken, situada entre los lagos de Thun y Brienz y dominada por los tres montes de donde cae el agua de las cataratas que hemos dejado atrás. Este mágico paisaje montañoso hizo famosa a Interlaken a comienzos del siglo XIX: contó con visitantes ilustres y, con la llegada del ferrocarril, se convirtió en un destino turístico de primer orden.\r\nEn Interlaken disfrutaremos de una de las experiencias imprescindibles en un viaje a Suiza: una degustación de chocolate. Los suizos son pioneros en la producción de este rico alimento: comenzaron en 1819 con François-Louis Cailler, a quien siguió Philippe Suchard en 1826. Más tarde sería Daniel Peter quien empezase a combinar el cacao con la leche, pero hasta 1879 no aparecería, de la mano de Rodolphe Lind, la técnica que logra que el chocolate suizo se funda en la boca: se trata del conchado, que hace una masa homogénea y consigue un desarrollo óptimo del aroma.\r\nTras unas horas de tiempo libre seguiremos la ruta hasta Spiez, a orillas del lago de Thun. De esta ciudad, enclavada entre colinas y viñedos, destaca su castillo, con una iglesia construida hace mil años.\r\nNo nos detendremos mucho: nos espera Berna, que nos sorprenderá con una vista panorámica desde su Rosaleda o Rosengarten. Podremos pasear por las calles de la ciudad en tiempo libre, la perfecta opción para perdernos en su casco antiguo, Patrimonio Mundial de la Unesco con sus fuentes, fachadas de arenisca, callejones y torres donde se detiene la historia. Las arcadas que atraviesan la ciudad, conocidas como Lauben, permiten hacer compras independientemente del frío o la nieve y las construcciones medievales del centro confieren a la ciudad un aire mágico y misterioso.\r\nCae la noche y es momento de regresar a nuestro hotel, donde cenaremos para luego descansar y reponer fuerzas para la recta final de nuestro viaje.\r\n* Según la situación del hotel en la zona del Bearnesado la realización de las excursiones pueden alterar el orden.
5 Berna — Gruyères — Zermatt (Täsch). La magia del cielo alpino
incluye
  • Desayuno. Cena.
Ciudades visitadas
  • Gruyères
  • Täsch
  • Zermatt
El paisaje que uno imagina cuando le nombran los Alpes tiene en la jornada de hoy su máximo exponente. Tras el desayuno emprenderemos camino a Gruyères, una ciudad medieval cuyo nombre conoce todo el mundo por ser allí donde se realiza el queso más famoso de Suiza.\r\nTendremos tiempo libre para pasear por sus calles, con ventanas repletas de flores, y descubrir el imponente castillo, que preside la aldea fortificada. Para los amantes del cine de ciencia ficción será interesante saber que en Gruyères puede encontrarse el Museo H. R. Giger, que muestra la obra de este artista gráfico, ganador de un Oscar a los mejores efectos visuales en 1979 por Alien: el octavo pasajero.\r\nPero lo que ven nuestros ojos es completamente real y de este mundo, aunque parece sacado de una postal. Así sucede cuando llegamos a Zermatt, considerada el Santuario de los Alpes. Llegaremos hasta allí en tren de cremallera o microbús, porque sus calles están libres de vehículos a motor.\r\nEn Zermatt está la estación de esquí más alta de Europa: no en vano, la ciudad está rodeada por más de doce picos que superan los 4.000 metros de altitud. Podremos disfrutar de la zona durante una tarde libre en la que nos deleitarán las vistas mágicas del emblemático Monte Cervino (la montaña más famosa de los Alpes, por su forma de pirámide), que se divisa de manera insuperables desde el mirador de Gornergrat.\r\nAsí, entre glaciares y montañas, llegamos al final del día. Nos espera nuestro hotel en Täsch, donde repondremos fuerzas con una deliciosa cena para después descansar con un reparador sueño en nuestra habitación.
6 Zermatt (Täsch) — Ginebra. Un paseo por la ciudad humanitaria
incluye
  • Desayuno. Almuerzo. Cena.
Ciudades visitadas
  • Ginebra
Visitas
  • Panorámica de Ginebra
Después del desayuno en el pequeño pueblo de Täsch, ponemos rumbo a Ginebra, una de las ciudades más importantes de Suiza. Allí se encuentra la sede europea de la ONU y también la sede principal de la Cruz Roja. Por ello se la conoce como la «capital de la paz». Su tradición humanitaria se funde con su espíritu cosmopolita, lo que hace de Ginebra un destino ideal para el viajero.\r\nTras almorzar, descubriremos los enclaves más destacados de la ciudad en una visita panorámica, cuyo símbolo es el Jet d’eau, un surtidor de agua de 140 metros de altura que se encuentra en la orilla del lago Lemán. Podremos verlo desde el Pont du Mont Blanc, el más amplio de los cinco que cruzan el Ródano a su paso por Ginebra. Después llegaremos al casco antiguo de la ciudad, cuyo corazón es la Place du Bourg de Four, la más antigua de la urbe. En la zona se encuentra también la Grand Rue, muy bien conservada, donde nació el filósofo Rousseau.\r\nOtro de los puntos destacados de la visita panorámica será el Monumento Internacional de la Reforma, conocido como Muro de los Reformadores. Se levanta en el Parque de los Bastiones, junto a las antiguas murallas del siglo XVI, y cuenta con casi 100 metros de longitud. Es el homenaje de la ciudad a Calvino en el cuarto centenario de su nacimiento y 350º aniversario de la fundación de la Academia de Ginebra, que hoy es universidad. En él están representados los principales protagonistas de este movimiento político-religioso: Calvino, Farel, Teodoro de Bea y Knox, además de Cromwell o Federico Guillermo I de Brandeburgo.\r\nEl Palacio de las Naciones Unidas es también un lugar destacado de Ginebra: al cruzar su portón, se entra en territorio internacional. Se trata de un símbolo de la cultura humanitaria y pacifista de la ciudad, como lo es también el Museo Internacional de la Cruz Roja, donde nació esta entidad y que hoy acoge un recorrido por su fundación y trayectoria.\r\nAl caer la tarde nos instalaremos en nuestro hotel para disfrutar de la cena y un merecido descanso.
7 Ginebra (opcional a Chamonix). Un paisaje de leyenda
incluye
  • Desayuno.
Ciudades visitadas
  • Ginebra
Quienes quieran perderse por las calles de Ginebra y conocer de cerca el arte relojero de la ciudad podrán hacerlo en una jornada libre. Pero aquellos que sigan ávidos de belleza natural tienen a su disposición una excursión opcional a Chamonix.\r\nChamonix, al pie de los Alpes franceses, es emblema del alpinismo. Allí se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de Invierno, en el año 1924. Esta población gala se levanta junto al Mont Blanc, en la frontera de tres países: Francia, Italia y Suiza. \r\nEl Mont Blanc dota de una personalidad inigualable a Chamonix: hablamos de la cumbre más alta de Europa Occidental y la tercera en altura de todo el continente, con 4.810 metros. Se trata de un centro de peregrinación del turismo de invierno más chic, pero no solo para los amantes del esquí, sino para aquellos que quieren disfrutar de unos paisajes envidiables, con estampas tan bucólicas como la nieve cayendo tras los cristales, al otro lado de un salón donde reina una chimenea.\r\nLa excursión que ofrece nuestro viaje incluye la posibilidad de ascender a las Agujas del Midi, desde donde se disfruta de una vista panorámica de 360º de las montañas nevadas: el Mont Blanc, el Monte Maldito, los Grandes Orasses y el Goûter.\r\nY así, con estas vistas que ensanchan el alma, ponemos fin al día y regresamos a nuestro hotel en Ginebra, donde podremos relajarnos.
8 Ginebra – España. Deseando volver a Suiza cuanto antes…
incluye
  • Desayuno.
Ciudades visitadas
  • Ginebra
Terminamos nuestra ruta por los paisajes de montaña de Suiza. A lo largo de estos días hemos descubierto algunas de las estampas más admiradas en todo el mundo, esas vistas de película con las que soñamos al pensar en el invierno y la montaña. Ginebra nos despide, no sin antes disfrutar de un rato libre antes de que nos recojan en el hotel para trasladarnos al aeropuerto y tomar el vuelo de regreso a casa.

Conoce un poco más de Suiza

Indispensables para tu viaje
DOCUMENTACIÓN NECESARIA
Como país miembro de la Unión Europea o del Acuerdo Schengen, pacto por el que se suprimen los controles de aduanas en las fronteras comunes, los ciudadanos que pertenezcan a algún país de la Unión Europea solo necesitan llevar consigo el DNI o el pasaporte en vigor. Los menores deberán viajar obligatoriamente con su propia documentación. Se recomienda no viajar con una documentación que pierda su validez antes de tres meses desde la entrada del país. Otras nacionalidades, rogamos consulten en las embajadas y consulados en sus países de origen los requisitos actuales de entrada al país. Los viajeros que quieran viajar con su propio coche o si tienen previsto alquilar uno, deberán viajar con el carnet de conducir y la Carta Verde.
Aduanas
En caso de necesitar información o para consultar sobre el transporte de productos especiales, pueden dirigirse a la Agencia Nacional de Aduanas del país o consultando el portal de la Unión Europea.
MONEDA
La moneda oficial es el franco suizo. Es posible pagar en euros en la mayoría de los hoteles, restaurantes y comercios de las principales ciudades y centros turísticos más destacados. También puede ser posible que le entreguen el cambio en francos suizos y según el tipo de cambio establecido ese día.
Divisas
En Suiza es posible cambiar divisas en los aeropuertos, estaciones de trenes y bancos. Los bancos suelen cobrar una comisión que ronda el 5%.
Tarjetas de crédito

Los cajeros automáticos, conocidos en el país como bancomats y postomats, están en todo el país y casi todos aceptan tarjetas de crédito de uso más común (Visa, MasterCard, Maestro, Cirrus, American Express, entre otros) y ofrecen instrucciones en varios idiomas.

Para evitar problemas desagradables, lo mejor es apuntar en un papel o en el móvil los teléfonos de las entidades emisoras de tus tarjetas de crédito. Así, si se da el caso de que pierdas o te roben alguna, podrás llamar inmediatamente a tu banco y pedir que la bloqueen.

SALUD

No hay ninguna vacuna que sea necesaria. Antes de realizar el viaje, se recomienda contratar un seguro privado. Los ciudadanos de la Unión Europea que dispongan de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) expedida por las autoridades sanitarias de cada país tienen derecho a una asistencia médica imprescindible, y la compañía de seguros no pagará el coste que supere el límite de esta asistencia imprescindible. Si el viajero debe ir al hospital, se recomienda acudir siempre con el pasaporte, la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) y las tarjetas de crédito. Si necesita más información puede ponerse en contacto con los servicios de la Seguridad Social o seguro médico privado de su país. Si requiere viajar o comprar algún medicamento, intente viajar siempre con el embalaje y la receta original expedida por su médico.

Los extranjeros quizá tengan que pagar por adelantado algún tratamiento médico que, posteriormente, les reembolsaran su compañía sanitaria ya sea pública o privada. Para ello, es necesario guardar toda la documentación y facturas originales.

INFORMACIÓN GENERAL
Idioma
Suiza es un país multilingüe donde se hablan alemán, francés, italiano y retrorrománico.
Corriente eléctrica
La corriente eléctrica es de 230 voltios a 50 Hz.
WiFi
Todos los hoteles y la mayoría de restaurantes y bares ofrecen conexión gratuita a Internet (WiFi) de alta velocidad. Además, existen puntos de acceso a Internet en los aeropuertos, estaciones de trenes y cibercafés en los principales enclaves del país.
Clima

Por lo general, Suiza recibe al viajero con un clima templado, continental y húmedo. El clima es un importante factor a tener en cuenta por el viajero que elige viajar al país. Primavera y verano son ideales para aquellos que buscan buen tiempo y una alternativa recomendable si viajas al país para disfrutar de la naturaleza, realizar excursiones a pie o en bicicleta, o disfrutar en sus ciudades situadas junto a los lagos. Durante estas fechas, el país amanece con los prados floridos y bellas estampas alpinas.

Por su parte, los amantes de los deportes invernales y de montaña y los mercadillos de Navidad suelen elegir los meses de diciembre a marzo para realizar su visita al país. En los meses más fríos los Alpes, con sus excelentes pistas, glamurosas estaciones y pueblos de montañas llenos de encanto se encuentran en pleno apogeo. En este periodo de tiempo, las temperaturas pueden oscilan entre los 2 y los 7 grados centígrados, registrándose en las latitudes más altas valores en negativo. Recuerda que el clima de Suiza varía significativamente según la ubicación y la altitud a la que nos encontremos.

Hora local
La hora oficial en Suiza es GMT +1, es decir, la misma que en España peninsular y Baleares. El cambio al horario de verano tiene lugar el último sábado de marzo. El cambio al horario de invierno tiene lugar el último sábado de octubre, cuando se retrasa una hora el reloj.
right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.