Bélgica: Bruselas, Ámsterdam y el Rhin

Viaja por los Países Bajos y el Rhin

explore Explorar circuito

Bélgica: Bruselas, Ámsterdam y el Rhin

Duración Duración
5 días
Tipo de circuito Tipo de circuito
Circuito
Viaja por los Países Bajos y el Rhin
Mucha atención, viajero, porque con este viaje ponemos Europa a tus pies recorriendo los Países Bajos y Alemania, y ciudades tan interesantes como Ámsterdam, Bruselas, La Haya, Colonia o Frankfurt, incluída una experiencia muy especial que será difícil de olvidar: navegar por el Rhin.
Conoce en este viaje los Países Bajos y las ciudades del Rhin

Hay muchas razones para visitar Bruselas. Podemos enumerar algunas: arquitectura, cerveza, chocolate, patatas fritas… y gente de todas las nacionalidades que se da cita en la capital de Bélgica. Pero si quieres conocer Europa no puedes pararte aquí. Rotterdam y La Haya, en los Países Bajos, están en el camino. Descúbrelas a tu aire o déjate acompañar en una visita panorámica guiada que incluye la entrada al parque de Madurodam. Y dile ¡hola! a Ámsterdam, una ciudad bulliciosa, divertida y pintoresca a la vez, donde es imposible no mantenerse en forma. ¡Seguro que no has visto nunca tantas bicicletas juntas!

"Súbete a un barco y navega por el Rhin divisando castillos medievales, paisajes frondosos e idílicas localidades a ambas orillas de la red fluvial más importante del continente.”

Después de Bélgica y los Países Bajos llega el turno de Alemania donde podrás visitar dos de sus ciudades más destacadas: Colonia (en la desembocadura del Rhin) y Frankfurt (con el río Main atravesando toda la ciudad). Lo más interesante es la manera cómo viajarás de una ciudad a otra: navegando por las tranquilas aguas del río Rhin. Recorrer este importante río será una experiencia difícil de olvidar ya que, en el viaje entre Colonia y Frankfurt, podrás ver algunos de los paisajes más hermosos de Alemania, con sus ciudades, campos y viñedos y avistar numerosas fortificaciones y castillos medievales, típicos de la región de Renania. ¡Brújula al bolsillo!

Vive experiencias únicas

Descubre el itinerario

Plan de ruta
1 España – Bruselas. El primer día de nuestro gran viaje
incluye
  • Cena
Ciudades visitadas
  • Bruselas
Con toda la emoción de quien sabe que está a punto de empezar algo grande, nos dirigiremos al aeropuerto con, al menos, dos horas de antelación. Así nos aseguraremos de contar con tiempo suficiente para realizar todos los trámites previos a embarcar en el avión. Después del corto vuelo, aterrizaremos en Bruselas, donde nos estarán esperando para llevarnos a nuestro primer hotel. A partir de ese momento, dispondremos de tiempo libre durante toda la jornada, que podremos aprovechar para dar un primer paseo por la capital belga, familiarizarnos con sus calles y admirar sus monumentos. Aquí va un consejo viajero para quienes quieran vivir una primera experiencia especial sin esperar a mañana: recorrer la Grand Place de Bruselas al caer la noche, cuando todo se ilumina, es una auténtica maravilla. Tendremos la cena incluida en el hotel, y finalmente podremos irnos a dormir para coger fuerzas de cara a todas las emociones que nos quedan por delante.
2 Bruselas – Rotterdam – La Haya – Ámsterdam. Un día inolvidable entre Bélgica y Holanda
incluye
  • Desayuno. Cena
Ciudades visitadas
  • Roterdam
  • La Haya
  • Ámsterdam
Desayunaremos en Bruselas para dejar nuestro hotel con destino a una visita panorámica por la ciudad, que comenzará con la llegada a la Grand Place (Grote Markt en flamenco), una de las plazas más bellas de Europa, el corazón de la ciudad, en la que se encuentran enclaves como, por ejemplo, las Casas del Rey, de los Gremios y el Ayuntamiento (con una torre de 96 metros). La Catedral de San Miguel será otro de nuestros destinos, donde podremos contemplar este templo gótico que comenzó a construirse en el siglo XIII, además de otros de los emblemas populares de la ciudad, como el Mannenken Pis (que tiene 900 trajes en el Museo de la Ciudad), el Barrio de Sablon, el Palacio de Justicia, el Atomium, los comics (como Tintin y Los Pitufos) pintados en paredes en alguno de sus barrios, etc.\r\nPronto llegaremos a Rotterdam, escenario de uno de los mayores puertos del mundo, con puntos de interés como su barrio marítimo, el barrio de Delfshaven y sus canales, la iglesia de los Padres Peregrinos o la torre Euromast. Después podremos disfrutar de unos momentos de tiempo libre en La Haya, en la costa del Mar del Norte, la sede del Gobierno de los Países Bajos (la ciudad no solo alberga los edificios Binnenhof, sede del parlamento holandés, también la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional). En La Haya podremos visitar, por ejemplo, De Passage, una galería comercial similar a la célebre Vittorio Emannuele II de Milán y el Parque de Madurodam, que reproduce un típico pueblo holandés a escala.\r\nLa jornada termina con la esperada llegada a Ámsterdam, uno de los destinos turísticos más visitados en Europa. En la ciudad de los canales podremos realizar, opcionalmente, un inolvidable paseo en lancha que nos permitirá descubrir la ciudad el Barrio Rojo, el Canal de los Príncipes (enclave en el que se pueden ver la Iglesia del Oeste y la Casa de Ana Frank), el Canal de los Señores, el popular Puente Delgado sobre el rio Amstel, el complejo Stopera (con el ayuntamiento, la Ópera, la sede del Ballet Nacional de Holanda), etc. Después de esta ruta opcional, o del plan que se haya dispuesto a lo largo y ancho de la ciudad, llegará el momento de degustar la cena que nos espera y de aprovechar el descanso en nuestro alojamiento.
3 Ámsterdam. Recorriendo lo mejor de la capital holandesa
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Ámsterdam
Nuestro desayuno en el hotel de Amsterdam nos dejará listos para disfrutar del excelente recorrido que acometeremos con una visita panorámica de la ciudad del Dam. La Torre de la Moneda se encuentra entre los canales Singel y Amstel, pegada a la popular calle comercial Kalverstraat y punto de destino hacia el barrio de Rokin y el mercado flotante de flores, en plataforma y barcazas, y como tributo a la larga tradición de este país en el cultivo de flores. Después de disfrutar de este espectáculo multicolor, nos dirigiremos a la Plaza Dam, la más importante de la ciudad y en la que se instaló la primera presa del río Amstel en el siglo XIII. En su centro se encuentra el Monumento Nacional, un obelisco de 22 metros como homenaje a los soldados holandeses caídos en la II Guerra Mundial, y el Palacio Real domina, espectacular, la Plaza, con su estilo neoclásico.\r\nLa ruta continuará por el edificio de la Bolsa de Berlage, utilizado desde 1988 como activo centro artístico y cultural, y de ahí nos dirigiremos a conocer otros recomendables destinos, como la Estación Central, la Iglesia de San Nicolás y el barrio judío (con el popular mercado de Waterlooplein, la plaza Rembrandtplein y la casa de Ana Frank. La visita incluye el paso por una fábrica de tallado de diamantes, en la que nos explicarán todo el proceso, desde la extracción del cristal en bruto a la conversión en brillante. Tendremos el resto del día libre, con la opción de apuntarnos a una interesante excursión que nos llevará hacia parajes de la Holanda más tradicional.\r\nLa jornada podrá terminar con unas horas de paseo por la que será inolvidable Ámsterdam o por los destinos incluidos en la excursión opcional. Entre ellos destaca Marken, una población pesquera de larga tradición protestante (fue una isla, que se unió a tierra por un dique) y Volendam, católica, donde, podremos comprar algún recuerdo dela zona y degustar algún bocado del pescado característico de la región. Casa de madera, molinos, zuecos y trajes típicos… sabor holandés antes de volver a nuestro alojamiento en el hotel.
4 Ámsterdam – Paseo en barco por el Rhin – Colonia – Frankfurt. Cita en Colonia, con un paseo en barco por el Rhin, destino Frankfurt
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Colonia
  • Frankfurt
Después de nuestro desayuno en Amsterdam, iremos hasta Colonia. Una de las principales ciudades alemanas, de fundación romana, en la que destaca su catedral de estilo gótico (el ‘Kölner Dom’), con 156 metros en su parte más elevada, lo que le otorgó durante muchos años la condición de edificio más alto del mundo. Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es uno de los monumentos más visitados de toda Alemania. Después de pasar por ella, podremos dar una vuelta por el casco histórico, pasear por sus grandes plazas, como la Alter Markt y la Heumarkt, pasar por las orillas del Rhin y por el puente de Hohenzollern… Una buena mañana en la gran Colonia.\r\nYa por la tarde, llegará la hora de una placentera experiencia más, la del embarque para realizar un agradable paseo fluvial por el Rhin, el río que nace en los Alpes y desemboca en el mar del Norte, mientras contemplamos poblaciones, viñedos y castillos característicos de la región de Renania. Un extraordinario entorno natural. Lo habremos visto en la televisión, o en libros, o en consultas en internet, pero las vistas que podremos contemplar nos sorprenderán aún más cuando seamos protagonistas de esta travesía, antes de seguir nuestra ruta hacia Frankfurt.\r\nDespués de desembarcar, ya nos quedará menos para llegar hasta Frankfurt, la capital financiera de Alemania y, durante dos siglos, lugar de coronación de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico. Nos quedarán unas horas de tiempo libre en la que podremos tener una primera toma de contacto con la ciudad, paseando por ejemplo por Römerberg (centro del casco antiguo), con sus casas patricias del s. XV y donde se encuentra el Römer (Ayuntamiento), con la Gerechtigkeitsbrunnen o Fuente de la Justicia, en el centro. Tiempo para degustar en la plaza o alrededores una cerveza, un vino de la tierra, unas salchichas, un poco de bethmännchen, el dulce tradicional de la ciudad hecho con mazapán y adornado con almendras o avellanas… Un gratificante paseo que nos conducirá hasta nuestro hotel para descansar de cara a la siguiente jornada.
5 Frankfurt – España. Llegó la hora de decir adiós
incluye
  • Desayuno
Ciudades visitadas
  • Frankfurt
Ha llegado el último día de nuestro gran viaje, así que no nos queda más remedio que recoger nuestras pertenencias, despedirnos de esta maravillosa ciudad y de todas las demás que hemos visitado, y volver a casa. Antes de partir, podremos disfrutar de un último desayuno en el hotel, y después tendremos tiempo libre hasta que llegue la hora acordada. Entonces, nos recogerán en el hotel y nos trasladarán al aeropuerto, donde nos estará esperando el avión que nos conducirá de vuelta a España. Ahora, ya solo queda decir “¡Hasta la vista!”.

Conoce un poco más de Bélgica, Países Bajos y Alemania

Indispensables para tu viaje
Documentación necesaria

Como países miembros de la Unión Europea o del Acuerdo Schengen, pacto por el que se suprimen los controles de aduanas en las fronteras comunes, los ciudadanos que pertenezcan a algún país de la Unión Europea solo necesitan llevar consigo el DNI o el pasaporte en vigor. Los menores deberán viajar obligatoriamente con su propia documentación. Se recomienda no viajar con una documentación que pierda su validez antes de tres meses desde la entrada del país. Otras nacionalidades, rogamos consulten en las embajadas y consulados en sus países de origen los requisitos actuales de entrada al país. Los viajeros que quieran viajar con su propio coche o si tienen previsto alquilar uno, deberán viajar con el carnet de conducir y la Carta Verde.

Moneda
La moneda oficial es el euro y puede que al retirar efectivo se le aplique alguna comisión bancaria. Antes de viajar, le recomendamos consultarlo con su entidad.
Tarjetas de crédito

Los cajeros automáticos, llamados ATMs o Cash Machines, están en todo el país y casi todos aceptan tarjetas de crédito de uso más común (Visa, MasterCard o Cirrus). En la pantalla de los cajeros aparecerán los logos de las distintas tarjetas que acepta cada uno. También en la mayoría de los establecimientos, restaurantes y hoteles suelen permitir el pago con tarjetas de crédito y débito. En zonas rurales o enclaves especialmente pequeños, es aconsejable disponer de dinero en efectivo.

Para evitar problemas desagradables, lo mejor es apuntar en un papel o en el móvil los teléfonos de las entidades emisoras de tus tarjetas de crédito. Así, si se da el caso de que pierdas o te roben alguna, podrás llamar inmediatamente a tu banco y pedir que la bloqueen.

Divisas
En Alemania no existen restricciones de moneda, sea local o extranjera y en los Países Bajos y Bélgica es obligatorio declarar si portas una cantidad superior a los 10.000 euros en aduanas.
Salud

Alemania

No hay ninguna vacuna que sea necesaria. Antes de realizar el viaje, se recomienda contratar un seguro privado. Los ciudadanos de la Unión Europea que dispongan de la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) expedida por las autoridades sanitarias de cada país tienen derecho a una asistencia médica imprescindible, y la compañía de seguros no pagará el coste que supere el límite de esta asistencia imprescindible. Si el viajero debe ir al hospital, se recomienda acudir siempre con el pasaporte, la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) y las tarjetas de crédito. Si necesita más información puede ponerse en contacto con los servicios de la Seguridad Social o seguro médico privado de su país. Si requiere viajar o comprar algún medicamento, intente viajar siempre con el embalaje y la receta original expedida por su médico.

Los extranjeros quizá tengan que pagar por adelantado algún tratamiento médico que, posteriormente, les reembolsaran su compañía sanitaria ya sea pública o privada. Para ello, es necesario guardar toda la documentación y facturas originales.

Países Bajos y Bélgica

Si bien no es necesaria ninguna vacuna para viajar, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todo viajero esté vacunado contra la difteria, el tétanos, el sarampión, las paperas, la rubéola y la polio, independientemente de su destino.
Información general
Idioma
El idioma oficial predominante en los Países Bajos es el neerlandés pero en general, la mayoría de personas habla y entiende inglés. En Bélgica también se habla el neerlandés aunque como oficiales además encontramos el francés y el alemán. El idioma oficial en Alemania es el alemán.
Corriente eléctrica
La corriente eléctrica en Alemania es de 220 voltios a 50 Hz y en Bélgica y Países Bajos es de 220/230 a 50Hz. Los enchufes son de tipo europeo (de clavijas redondas), iguales que en España.

WiFi
La gran mayoría de los lugares de alojamiento ofrecen conexión gratuita a Internet (WiFi) de alta velocidad. Además, se puede conseguir conexión en muchos cafés, centros públicos y atracciones turísticas.
Hora local
En Berlín, Ámsterdam y Bruselas la hora oficial es GMT+1, es decir, la misma que en España peninsular y Baleares.
Clima

Alemania

El clima puede variar según la región. Las zonas más calurosas se encuentran en el valle del Rin. En el este y en el sur es donde más bajan las temperaturas y donde suele haber más variaciones entre las diferentes estaciones del año. De hecho, en el este el mercurio suele alcanzar las temperaturas mínimas y, por el contrario, en verano puede hacer mucho calor. En el norte y noroeste llueve en todas las estaciones y los veranos suelen ser suaves.

Países Bajos y Bélgica

Estos países se encuentran muy influenciados por los vientos del Atlántico. El aire sopla constante del oeste, trayendo humedad y lloviznas durante todo el año.

Por tanto, debemos hablar de un clima templado y húmedo:

- El invierno es suave; el mes más frío es enero, con temperaturas medias en torno a los 4 °C. A menudo las temperaturas se ponen bajo cero y, en los inviernos más fríos, se llegan a congelar los canales.

- El verano es templado y agradable. Los termómetros marcan medias de 20 °C, pero no es raro llegar a los 30 °C los días más calurosos de julio y agosto.

right2
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Pulsando Acepto consideramos que aceptas su uso.