Viaje a Uzbekistán: Circuito La Ruta de Samarcanda

Duración 8 día/s, 7 noche/s
  • JUL
  • AGO
  • SEP
  • OCT
  • NOV
  • DIC
  • ENE
  • FEB
  • MAR
  • ABR
  • MAY
  • JUN
Completo
Circuito: La Ruta de Samarcanda
DURACIÓN: 8 día/s, 7 noche/s
Completo
Disfruta de la magia y el exotismo de Uzbekistán

Tashkent, la capital de Uzbekistán, será tu puerta de entrada al país y el primer escenario de tus andanzas en este inigualable destino. Allí tendrás la oportunidad de conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad, antaño un importantísimo enclave de la Ruta de la Seda. Por ejemplo, la Plaza Jast Imam, el Mausoleo de Kaffal Shashi, el Mercado Chorsu o las plazas de la Independencia y de Amir Temur. La siguiente etapa de tu viaje transcurrirá en la maravillosa Jiva, en la que destaca la ciudadela amurallada de Itchan Kala, un asombroso recinto lleno de palacios, mezquitas y madrasas que ostenta la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este mismo honor le fue también concedido al casco histórico de Bujara, tu siguiente destino. Allí te esperan tesoros como la Mezquita de Bolo Jaus, el complejo religioso de Poi Kalyan, la Madrasa de Ulugbek, los mausoleos de Samani y de Chashma Ayub, la Fortaleza Arq o el conjunto arquitectónico de Labi Khauz. Y para terminar con este maravilloso viaje, nada menos que Samarcanda, el plato fuerte de esta gran aventura en Uzbekistán. Allí podrás conocer la famosa Plaza de Registan, el Mausoleo Gur-Emir, la Mezquita de Bibi Khanum y la Necrópolis de Shaji-Zinda.

Itinerario

Día 1: España – Tashkent. Empieza la aventura por la Ruta de la Seda

RÉGIMEN Alojamiento
Transporte Vuelo
ALOJAMIENTO Hotel

Jiva, Bujara, Samarcanda… Los nombres de estas ciudades evocan historias remotas en torno a la legendaria Ruta de la Seda. Durante siglos, esa red comercial llenó de caminos el continente asiático, llevando a Europa y África los aromas de las especias, el brillo de las piedras preciosas y los marfiles y el tacto de los delicados tejidos nacidos en el lejano Oriente. A partir de este momento empiezas una aventura fascinante por Uzbekistán, donde podrás conocer las ciudades que fueron puntos clave de la Ruta de la Seda y que hoy son Patrimonio de la Humanidad. Tras conquistar todo Asia Central, los mongoles echaron de menos la luz del desierto y se propusieron traerla a las ciudades. Lo consiguieron: Jiva, Bujara y Samarcanda llevan siglos brillando, y tú podrás contemplar todo su esplendor durante los próximos días.

Pero primero debes comenzar este viaje. Por eso, debes presentarte en el aeropuerto dos horas antes de la salida de tu avión a Tashkent, la capital de Uzbekistán. El vuelo es largo, así que, en cuanto aterrices, te recogerán en el aeropuerto uzbeko y te llevarán al hotel. Después podremos disfrutar de una horas a nuestro aire para empezara a conocer esta maravillosa ciudad. Regreso al hotel donde, por fin, podrás descansar.

Día 2: Tashkent. Mezquitas, madrasas y una red de metro que parece un palacio

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Metro de Tashkent Panorámica de Tashkent
ALOJAMIENTO Hotel

Con casi 2,5 millones de habitantes, Tashkent es la capital de Uzbekistán y su principal centro económico y cultural. Durante siglos fue un enclave importante de la Ruta de la Seda, aunque su patrimonio no es comparable al de otras ciudades uzbekas que podrás conocer en los próximos días. La Revolución Soviética de 1917 destruyó muchos edificios antiguos de Tashkent y un terremoto en 1966 dio el golpe de gracia. Aun así, Tashkent es una ciudad que esconde algunos tesoros y podrás conocer sus lugares más emblemáticos con una visita panorámica después del desayuno.

Entre otros lugares, la visita incluye la Plaza Jast Imam, que una restauración llevada a cabo en 2007 le ha devuelto su esplendor de antaño. En ella se encuentra el hermoso mausoleo de Kaffal Shashi, la residencia del mufti principal de Uzbekistán; la madrasa -escuela coránica- de Barkjan, del siglo XVI y el Museo del Corán, que guarda uno de los coranes más antiguos del mundo, del siglo VII. También podrás pasar por el Mercado Chorsu, un bazar techado bajo una enorme cúpula de color azul; el Museo de las Artes Aplicadas, donde podrás admirar hermosa artesanía uzbeka; o las plazas de la Independencia y de Amir Temur. Además, podrás realizar un paseo en metro y conocer su maravillosa decoración, realizada por artistas locales, y que te dejará con la boca abierta.

Después del almuerzo podrás disfrutar de la tarde libre. Tashkent da para mucho, así que, aprovéchalo. Al final del día, en el hotel, te espera la cena y una cómoda habitación para retirarte a descansar.

Día 3: Tashkent – Urgench – Jiva. La maravillosa ciudadela de Itchan Kala

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o vanVuelo
Visitas Panorámica de Jiva
ALOJAMIENTO Hotel

Después del desayuno ha llegado el momento de dejar atrás Tashkent y poner rumbo al corazón de la Ruta de la Seda de Uzbekistán. A la hora indicada te llevarán al aeropuerto y tomarás un vuelo que te llevará a Urgench y, de ahí, por carretera, llegarás a Jiva, una de las joyas del país. Y no exageramos: como podrás comprobar, parece salida de un cuento de las “Mil y una noches”. Esta ciudad-museo fue un antiguo mercado dedicado a la trata de esclavas, aunque su origen está rodeado de leyenda.

Cuentan que Jiva fue fundada por Sem, hijo de Noé, que cavó un pozo llamado Keivah en busca de agua en el camino que llevaba a Merv, una ciudad del actual Turkmenistán. Algo de cierto tiene la historia, ya que desde el segundo milenio antes de Cristo esta región ya contaba con un avanzado sistema de irrigación que permitía a sus habitantes vivir en un entorno tan árido. Eso sí, el lugar también atrajo a los conquistadores persas, griegos, árabes, mongoles y uzbecos.

Podrás conocer a fondo la historia de Jiva con una visita panorámica por sus lugares más importantes y, en el camino, tomar el almuerzo. La parte más espectacular de la ciudad es el barrio de Itchan Kala, una maravillosa ciudadela amurallada en cuyo interior encontrarás maravillosos palacios, mezquitas, madrasas y mausoleos erigidos entre los siglos XVII y XIX y que están en un fantástico estado de conservación. El conjunto es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En la visita podrás conocer la imponente madrasa de Muhammad Amin Khan, la más grande de Asia Central, que destaca por su enorme alminar llamado Kalta Minor, con una base de 14 metros de diámetro; la fortaleza donde vivía el Kan, denominada Kunya Ark; la mezquita Juma; el bellísimo palacio de Tash-Khavli, construido durante el siglo XIX; el complejo Islam Khodja, en el que destaca el precioso alminar de ladrillo y tonos azules; el Mausoleo de Pakhlavan Makhmud, construido en el siglo XVIII, con su increíble cúpula azul turquesa…

Tras esta maravillosa visita, llegarás al final del día, y podrás retirarte a cenar y descansar en el hotel.

Día 4: Jiva – Bujara. Atravesando el desierto camino de Bujara

RÉGIMEN Desayuno. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
ALOJAMIENTO Hotel

Amanece en la maravillosa Jiva y hoy, después del desayuno, te espera otra joya arquitectónica aún más esplendorosa: la hermosísima ciudad de Bujara, cuyo casco histórico es también Patrimonio de la Humanidad. Para llegar hasta allí tomarás la llamada Ruta de las Caravanas, que atraviesa los legendarios paisajes de los desiertos de Kara-Kum y Kizil-Kum, “adornados” por la mancha verde del fértil cauce del río Amudarla.

Bujara fue una de las ciudades más santas del Asia central y, también, uno de los enclaves más importantes de la Ruta de la Seda a su paso por Uzbekistán. También es uno de los lugares más importantes para la cultura uzbeca. Por suerte, la localidad apenas ha cambiado en los últimos dos siglos y entrar en su casco histórico es como meterse en una máquina del tiempo y viajar al pasado.

Bujara evoca historias legendarias y pasear por sus estrechas calles, disfrutar de los sonidos y aromas, observar a sus habitantes en animada conversación o sentarse en las mesas repletas de gente en las pequeñas plazas son placeres dignos de reyes que solo pueden disfrutarse aquí.

Mañana podrás conocer a fondo la ciudad, pero hoy te proponemos cenar y descansar en el hotel. Así podrás coger fuerzas para las experiencias que vivirás en cuanto salga el sol. Buenas noches.

Día 5: Bujara. Un casco histórico lleno de maravillas

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Panorámica de Bujara
ALOJAMIENTO Hotel

Amanece en Bujara, una de las ciudades más bellas de Asia Central. El sol ilumina su maravilloso casco histórico, donde predominan los tonos ocres y azules, y la emoción te embarga sabiendo que hoy vas a conocer uno de los enclaves más hermosos de la Ruta de la Seda. Tras el desayuno te lanzarás a la calle junto con el resto del grupo para recorrer Bujara en una visita panorámica.

La ciudad fue, durante los siglos IX y X, la capital de la dinastía persa de los samánidas y su patrimonio arquitectónico es apabullante. Entre otros lugares, podrás conocer el mausoleo de Samani, que data del siglo XI y está considerado una obra maestra del arte islámico en Asia Central. También pasarás por el mausoleo de Chashma Ayub, con su manantial que, dicen, tiene propiedades curativas, y por la bellísima mezquita de Bolo Jaus, construida en 1712. Impresionante es la fortaleza Arq, cuyo origen está en el siglo V pero el aspecto actual data de muchos siglos después.

Tras sus impresionantes murallas se guarda una verdadera ciudad de 4 hectáreas de extensión. No te pierdas tampoco el bazar cubierto, que data del siglo XVI, ni el complejo religioso de Poi Kalyan, formado por la mezquita, la madrasa y un maravilloso minarete que se ve desde mucha distancia, en medio de las llanuras de Asia Central. Poi Kalyan fue construido entre los siglos XII y XV.

La madrasa de Ulugbek, del siglo XV, y la de Abdulazizkhan; el conjunto arquitectónico de Labi Khauz, que data de los siglos XVI y XVII, y está formado por una mezquita y uno de los pocos estanques que aún quedan en la ciudad; o Chor Minor, que significa “cuatro minaretes”, una madrasa rodeada de enormes torres… El patrimonio de Bujara es interminable, pero podrás admirar una parte muy importante de él durante la mañana.

Después de esta completa visita podrás tomar el almuerzo y el resto de la tarde tendrás tiempo libre para ocuparlo como prefieras. Eso sí, por la noche te espera una cena en el hotel antes de retirarte a dormir.

Día 6: Bujara – Samarcanda. La ciudad más bella de Asia central

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte Autocar, minibús o van
Visitas Gijduvan Panorámica de Samarcanda
ALOJAMIENTO Hotel

Lo bueno que tiene este viaje es que todo lo que ves un día es, si cabe, más bello que lo que viste el día anterior. Es lo que va a ocurrir después del desayuno: dejarás atrás la bella Bujara, pero tu siguiente parada es nada menos que Samarcanda. Esta ciudad de nombre legendario fue una de las más importantes de Asia Central, debido a su situación clave en la Ruta de la Seda, y también es una de las ciudades del mundo más antiguas aún habitadas: se cree que tiene más de 2.700 años.

La fama de su hermosura en el mundo antiguo fue perfectamente definida por Alejandro Magno, cuando dijo: "Cuanto he oído sobre la belleza de Samarcanda es cierto, salvo que es todavía más hermosa de lo que podía imaginar”. No es de extrañar que todo su casco histórico sea Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Antes de llegar a Samarcanda harás una parada en Gijduvan, famosa por su colorida cerámica. Luego, en cuanto llegues a la joya de Uzbekistán, tomarás el almuerzo y, al finalizar, harás una visita panorámica por la ciudad para conocer sus lugares más emblemáticos. Entre ellos, el mausoleo Gur-Emir, que data del siglo XV. En él está enterrado Tamerlán, uno de los principales conquistadores nómadas de Asia central, conocido como el Conquistador del Mundo.

En su mausoleo, Tamerlán mandó escribir: "Si me levantase de mi tumba, el mundo temblaría". Aunque no seas muy aficionado a creer leyendas, esta te parecerá, al menos, curiosa: el día en que un arqueólogo soviético desenterraba el cadáver de Tamerlán, Hitler invadía la URSS. En el maravilloso conjunto arquitectónico, donde predomina el color azul, destaca la cúpula de extraordinaria belleza, la pintura mural dorada y el mármol tallado de las fachadas.

Sin embargo, aunque el mausoleo de Tamerlán es magnífico, es quizá la Plaza de Registan la estampa más icónica de Samarcanda. Esta maravilla arquitectónica de irrepetible belleza fue el lugar más importante de la ciudad durante siglos y lo sigue siendo. En la explanada se alzan tres edificios con tres portales monumentales que forman un conjunto totalmente equilibrado. Se trata de tres escuelas coránicas o madrasas: la de Ulughbek, del siglo XV, y Shir-Dor y Tilla-Kori, ambas del siglo XVII. Todas están recubiertas con una decoración figurativa y policromada sin parangón en el mundo islámico.

Tras esta espectacular visita, podrás retirarte al hotel a cenar y descansar soñando con las bellezas que has visto hoy.

Día 7: Samarcanda – Tashkent. Samarcanda merece dos días de visita

RÉGIMEN Desayuno. Almuerzo. Cena
Transporte TrenAutocar, minibús o van
Visitas Visita mezquita de Bibi Khanum Centro de papel de seda
ALOJAMIENTO Hotel

Hoy, después del desayuno, continuarás con la visita panorámica por Samarcanda. Como habrás podido ver, esta ciudad tiene tantos atractivos que no caben en una sola jornada. Entre otros lugares podrás conocer la imponente mezquita de Bibi Khanum, construida por Tamerlán a finales del siglo XIV. Aunque está parcialmente en ruinas, su pórtico de 35 metros de altura te dará una idea de las dimensiones que debió de tener el templo.

También podrás curiosear por el mercado local y conocer la necrópolis de Shaji-Zinda, donde está enterrado un primo del profeta Mahoma. Además, el tour te llevará por el observatorio de Ulugbek, construido en el siglo XV, que cuenta con un enorme sextante -instrumento para medir la posición de los astros- de tres pisos de altura. También tendrás tiempo para visitar el centro de papel de seda.

Después del almuerzo pondrás rumbo a la estación de ferrocarril para tomar el tren de alta velocidad “Afrasiab” de regreso a Tashkent, la capital de Uzbekistán y primera ciudad del país que pudiste conocer. Una vez allí, podrás tomar la cena y descansar en el hotel que tienes asignado.

Día 8: Tashkent – España. Te llevas recuerdos legendarios

RÉGIMEN Desayuno
Transporte Vuelo

Amanece en Tashkent y ha llegado el momento de decirle adiós a Uzbekistán y a la Ruta de la Seda. Durante una semana has visitado ciudades de nombre legendario, has atravesado el desierto como si viajaras en una caravana en los tiempos de las “Mil y una noches”, has visto mausoleos cuya gloria no ha borrado el polvo de los siglos, mezquitas de belleza embriagadora…

Todo eso lo llevarás contigo en tu memoria y lo recordarás siempre. Pero se acaba el viaje y, después del desayuno, tendrás algo de tiempo libre hasta la hora indicada, en la que te llevarán al aeropuerto y tomarás un vuelo con destino a España. Con los dos pies en casa, se acaban nuestros servicios, pero esperamos verte pronto. ¡Hasta la próxima!

Alojamientos previstos o similares

Los hoteles previstos según la categoría seleccionada serán los siguientes:

Nuestro producto más habitual, hoteles de 4* y los mejores 3* seleccionados tras años de experiencia. Para Francia y Alemania, que usan un criterio de clasificación diferente, se utilizarán hoteles de 3* identificados como 3* S.

City Palace Tashkent
Tashkent, Uzbekistán

City Palace Tashkent

Toki Zargaron
Bukhara, Uzbekistán

Toki Zargaron

Grand Samarkand
Samarcanda, Uzbekistán

Grand Samarkand

Omar Khayyam Bukhara
Bukhara, Uzbekistán

Omar Khayyam Bukhara

Asia Samarkand
Samarcanda, Uzbekistán

Asia Samarkand

Asia Bukhara
Bukhara, Uzbekistán

Asia Bukhara